Mostrando entradas con la etiqueta accidente. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta accidente. Mostrar todas las entradas

jueves, 21 de noviembre de 2013

Vidas y muertes de ciclistas. Las bicicletas son para el verano, pero no tienen defensa contra la barbarie

La bella chica de la bicicleta
La bicicleta es una máquina tan literaria que cuando estaba casi recién inventada ya empezó a circular por las novelas. Leyendo este verano Misericordia he descubierto algo que no recordaba de esa novela asombrosa, que se publicó en 1897: uno de los personajes alquila una bicicleta para ir de Madrid a El Pardo. En el Madrid de arrabales macabros y personajes desgarrados que Valle-Inclán aprendió a mirar y a escuchar gracias a Galdós —dándole el pago ingrato que aún se le sigue celebrando— esa bicicleta insospechada es un sobresalto ágil de vida moderna en medio del atraso, el oscurantismo, la injusticia cruda y el pobreterío. Uno quisiera saber algún detalle más sobre ella, y se la imagina elevada y veloz, democrática, futurista, circulando entre carretones lentos, entre jinetes arrogantes y coches de caballos de la aristocracia. Marcel Proust sentía debilidad por todas las formas de transporte moderno, en particular los automóviles y los aeroplanos, pero cuando quiso contar la visión primera de las “muchachas en flor” que deslumbran a un adolescente en la claridad de un paseo marítimo las describió montadas en bicicletas, avanzando en bandadas con tules blancos y esos vestidos deportivos libres de perifollos barrocos y agobios de corsés que el hábito del ciclismo permitió a las mujeres en el cambio de siglo. H. G. Wells observó que cada vez que veía a un adulto subido en una bicicleta crecía su confianza en la posibilidad de un mundo mejor. Casi no hay adulto más difícil de imaginar en bicicleta que Henry James, tan estirado siempre en sus retratos, pero hay constancia de que intentó aprender a montarla, aunque con consecuencias desastrosas. Se lanzó por un camino rural y perdió el control de su bicicleta, atropellando, aunque no gravemente, a una niña que jugaba a la puerta de una granja. Que esa niña llegara a ser de mayor Agatha Christie (1) es uno de esos grandes azares que a los aficionados a la literatura y al ciclismo nos maravillarán siempre.

A Ramón Casas  le gustaba sugerir un erotismo moderno de mujeres ciclistas, mujeres en automóviles, mujeres fumadoras de cigarrillos. En uno de los mejores cuentos escritos en español, y también uno de los más tristes, La cara de la desgracia, Juan Carlos Onetti recobra de Proust el motivo del veraneo y de la muchacha ciclista. Pero quien la mira pasar desde un balcón es un hombre desolado que gracias a ella revive, deshaciéndose de deseo y ternura. Una figura en bicicleta es pasajera, pero no tan rápida que sea también fugaz. La vertical necesaria favorece el perfil. El ritmo del pedaleo resalta la belleza de las piernas.

Pero la cumbre del arte inspirado o alentado en torno a las bicicletas es quizás un corto de  François Truffaut de 1957, Les mistons, un poema visual de 17 minutos que consiste sobre todo en largos planos sinuosos de una mujer muy joven, la actriz Bernadette Lafont, pedaleando descalza en una bicicleta, las piernas desnudas, el pelo y la tela del vestido liviano agitados por la brisa de la velocidad.
La bicicleta es una máquina silenciosa y perfecta, como un velero, tan práctica que uno se asombra de que también sea tan poética. Las bicicletas son para el verano, le dice un padre a su hijo adolescente en esa comedia triste en la que Fernando Fernán-Gómez  puso lo mejor de su talento y lo más verdadero de su memoria y de su imaginación, el infortunio de crecer en una ciudad en guerra y la añoranza de un padre que era más entero y más noble porque en el caso de Fernando era un padre inventado. El verano puede ser un modesto paraíso para los aficionados a las bicicletas, sobre todo para los ciclistas de ciudad que lidian con el tráfico de los días laborables, más todavía en las ciudades españolas, que con dos o tres excepciones son tan hostiles no sólo para el que se atreve a ir en bici, sino para cualquiera que aspira a ejercer el derecho soberano y saludable a caminar de un sitio a otro.

Y también, desde luego, para los débiles, los lentos, los distraídos, los abuelos. Cuando se vuelve de países con tráfico más civilizado cuesta adaptarse a la agresividad crispada de tantos conductores en España. Nueva York no es precisamente Ámsterdam ni Copenhague en las facilidades que ofrece para moverse con seguridad en bicicleta, pero cuando yo vengo de Nueva York a Madrid y salgo con la mía noto que se me impone un cambio instintivo de actitud. Hay que estar mucho más alerta, más a la defensiva, vigilando siempre acelerones bruscos; hay que acostumbrarse a que la visible fragilidad de uno raramente le hará recibir alguna deferencia; incluso hay conductores que se vuelven más agresivos precisamente porque uno es frágil: como si se despertara en ellos esa impaciencia bronca del que da un acelerón en un paso de peatones, o deja cruzar a quien va despacio conteniendo el impulso del motor como si apretara los dientes, como si caminar lentamente fuera una ofensa que mereciera desprecio y en ocasiones castigo.

A las siete de la mañana, a la hora de la fresca, en ese silencio de las calles anchas y vacías en el que uno puede ir en bici como si planeara en un ultraligero, también puede ocurrir el espanto. Las bicicletas son para el verano, para el ejercicio saludable y la movilidad sin emisiones tóxicas, pero no tienen defensa contra la barbarie. Las bicicletas son para pasear holgazanamente, pero también para ir a diario al trabajo. Óscar Fernández Pérez, un camarero de 37 años, iba al suyo en Madrid el miércoles 6 de agosto cuando fue arrollado por un conductor que se dio a la fuga y lo dejó agonizando en la calle. Óscar Fernández Pérez está muerto y el malnacido que lo mató no tiene gran motivo de preocupación. En 2012 lo detuvieron por conducir borracho de forma “negligente y temeraria” y le retiraron el carnet. Pero en febrero de este año lo habían vuelto a detener conduciendo y el único castigo fue una ampliación en la retirada inútil del carnet. Con un historial así, y habiendo huido después de atropellar mortalmente a un ciclista, cabría esperar que la justicia lo tratara con algo de rigor. Pero en nuestro país las leyes y el sistema judicial protegen casi siempre a los poderosos contra los débiles, a los corruptos contra los honrados, a los bárbaros contra las personas apacibles, a los conductores contra los ciclistas y los caminantes. El golpe que mató a Óscar Fernández Pérez fue tan fuerte que su bicicleta despedazada quedó a 15 metros de su cuerpo, pero el juez ha considerado que el conductor sin carnet que lo atropelló y no tuvo ni la compasión de parar y ayudarle merece quedar en libertad con cargos, después de declarar. El único delito que su señoría ha apreciado es homicidio por imprudencia. La pena por acabar así con una vida va de uno a cuatro años. José Javier Fernández Pérez, hermano de Óscar, lo ha resumido mejor que nadie, con unas pocas palabras verdaderas: “La justicia es una mierda. Matar sale muy barato en este país”.
www.antoniomuñozmolina.es
(1)Las técnicas de éxito de Agatha Christie. y La fórmula del éxito.

martes, 6 de agosto de 2013

El accidente de tren y una carta de una madre a su hija muerta en dicho accidente.

...se publicaba en un diario gallego una carta de Carolina Besada [1]. Estaba dirigida a su hija fallecida en el accidente de Santiago. También a todos nosotros... y a quien corresponda:

Soy la madre de Carolina Besada Garrido, escribe la señora Garrido, madre de la la joven que falleció a los 18 años en el accidente de tren de Santiago. “Me gustaría hacerles llegar este escrito y les agradecería que le diesen la máxima difusión. Mi hija siempre me dijo que se sentía orgullosa de que fuese una luchadora y sé que no le hubiese gustado que me quedase callada. Esto es en homenaje a ella. A todas aquellas personas que ayudaron a nuestros seres queridos y a nosotros mismos en esos duros momentos quiero decirles que cada uno de sus gestos llenan de calor nuestra alma. Los que se sintieron conmocionados por lo ocurrido han de saber que su empatía nos da fuerza. Todos nos habéis recordado que el mundo está lleno de seres excepcionales. A los que, como nosotros, sienten dolor por su pérdida, les envío un abrazo sincero y todo mi cariño. Pensemos que están en paz y dejemos que el tiempo nos ayude a que su recuerdo nos inunde de amor. Gracias por todos los abrazos, besos y palabras de ánimo sincero que hemos recibido, incluso de personas a las que no conocíamos, anónimas o con "cargos".

Por último, prosigue la madre de la joven fallecida, “quiero dirigirme a los que se creen "importantes" y desfilaron ante nuestros ojos para las cámaras, con sus trajes y uniformes, para "hacerse ver", cuando llevábamos doce horas de angustia, sin saber si podríamos volver a abrazar a los nuestros. También al maquinista que, de confirmarse, nos ha destrozado con su irresponsabilidad. A los que vinieron a darnos un falso pésame porque su cargo o su partido se lo "exigía" (que sepáis que eso se transmite; habríais demostrado alguna compasión quedándoos en vuestros lujosos despachos). A los que cedieron a las presiones "de arriba" y nos torturaron prometiendo información que luego no nos daban. A los que prefieren "recortar" vidas a tener que renunciar a su coche oficial. Para deciros que vuestros actos os están pudriendo el corazón, pero que quizá no sea demasiado tarde para que rectifiquéis y colaboréis en hacer de este mundo un lugar en el que lo importante vuelvan a ser las personas.

Va por ti, mi niña.”

Se entiende, es comprensible, la referencia al maquinista del tren accidentado.

La anterior es una carta de una mujer luchadora que habla a su hija también luchadora -“va por ti, mi niña”-, una carta en la que habla de seres excepcionales y de otros muchos que desfilan, que simplemente desfilan y posan ante las cámaras...
[1] http://www.farodevigo.es/galicia/2013/07/30/nina/853411.html

viernes, 2 de agosto de 2013

Mentiras y medios en el acccidente del tren de Santiago

Errores y mentiras en los medios sobre el accidente de tren en Santiago
 imagen 1evening sun ANTONIO MAESTRE | 28/07/2013 | 46 El 15 de abril de 1912,

la mañana después del hundimiento del Titanic, el Baltimore Evening Sun publicó un reportaje en portada que titulaba “A salvo todos los pasajeros del Titanic”. La realidad fue que murieron en el naufragio más de 1.500 personas.

A la hora de cubrir tragedias, la prensa ha cometido numerosos errores de este tipo a lo largo de la historia. Y los seguirá cometiendo. En ocasiones, el medio reconoce el error. En otras, no; y pasan a convertirse en informaciones falsas. Algunas, intencionadamente.

La tragedia del accidente de tren en Santiago de Compostela del pasado 24 de julio ha dejado en evidencia una cobertura de los hechos cuanto menos cuestionable, por parte de algunos medios. Analizamos el caso más llamativo, el del periódico ABC.

La construcción del relato del “maquinista culpable”

El código deontológico de la Federación de Asociaciones de Periodistas Españoles (FAPE) incluye en su punto 5 lo siguiente:

“El periodista debe asumir el principio de que toda persona es inocente mientras no se demuestre lo contrario y evitar al máximo las posibles consecuencias dañosas derivadas del cumplimiento de sus deberes informativos. Tales criterios son especialmente exigibles cuando la información verse sobre temas sometidos al conocimiento de los Tribunales de Justicia”.

Si bien es cierto que el respeto a la presunción de inocencia es un problema muy habitual de los medios de comunicación, en el caso que nos ocupa, el incumplimiento de este mandato ha sido especialmente grosero.

Múltiples medios, intentando preservar impoluta la imagen de la Alta Velocidad Española (AVE) como joya de la Corona de la depauperada Marca España, vieron la posibilidad de volcar toda la responsabilidad sobre el maquinista. Es importante señalar que esto se produce en un momento en el que un consorcio de 11 empresas, entre las que se encuentran ADIF y RENFE, opta a un contrato de 12.000 millones de euros en Brasil para la construcción de una línea de Alta Velocidad entre Rio de Janeiro y Sao Paulo. La concesión del contrato se falla el 19 de septiembre.

El fallo humano del maquinista, que circulaba a 190 kilómetros por hora cuando la velocidad de paso por A Grandeira era de 80, es posible. E, incluso, pudiera ser que sí, que fuera el único responsable de la tragedia, al margen del resto de posibles fallos y problemas. Pero lo cierto es que no está probado, que el maquinista no ha declarado ante el juez, que las cajas negras todavía no han mostrado su contenido a los investigadores, que los peritos e ingenieros no han dado un informe sobre las verdaderas causas del accidente.

Nada de esto ha importado en los últimos días para que ciertos medios hayan condenado al maquinista frente a la opinión pública, no sólo con datos verificados, sino incluso con manipulaciones, falsedades y, lo que es más grave, mentiras.

ABC y la foto de Facebook

El diario ABC publicó una noticia el día siguiente del accidente con una foto de la cuenta de Facebook del maquinista, en la que se veía el velocímetro de un tren que circulaba a 200 kilómetros por hora. Fue, sin duda, el punto clave en el que el relato del “maquinista culpable” alcanzó su cúspide.

El rotativo hacía así noticia de un hecho de dudoso carácter informativo, con la intención de hacer responsable al maquinista del accidente. Un tren circulando a 200 km/h es algo muy normal. A los maquinistas de alta velocidad se les paga por conducir a esas velocidades. De hecho, en el tramo previo al accidente, según marca la hoja de ruta, el tren debe circular a 220 km/h. Por eso se llama “Alta Velocidad”. El diario ignoró además un comentario de la misma foto el maquinista que señalaba que no podía ir a más velocidad porque si no le multaban.

Falseo de un entrecomillado
Lo más grave de esta noticia fue la manipulación del entrecomillado en el titular:

“Qué gozada hacer saltar el radar a la Guardia Civil. Menuda multa para RENFE”.

En realidad, el maquinista había escrito en una conversación en su cuenta de Facebook lo siguiente:

“QUE GOZADA SERIA IR EN PARALELO CON LA GUARDIA CIVIL Y PASARLES HACIENDO SALTAR EL RADAR JEJE MENUDA MULTA PARA RENFE JEJE”. Un entrecomillado debe recoger literalmente lo dicho por el maquinista y no se puede hacer ninguna modificación que cambie el significado y la intención del declarante. El hecho de cambiar el tiempo verbal del condicional al presente es sintomático de la intencionalidad que se buscaba en el titular. Convertir algo que jamás se produjo en un hecho. Insinuar la culpabilidad del maquinista por un hecho pasado independiente y sin relación con la tragedia.

El periodista David Randall, en su manual sobre periodismo El periodista Universal, dice al respecto de las citas entrecomilladas:

“Dos pequeñas marcas en los extremos opuestos de una serie de palabras indican que lo que hay entre ellas es una reproducción literal de lo que se dijo. No una versión editada, una exposición pasada a limpio o resumida. Tampoco lo que alguien quiso decir, o habría dicho si hubiera sido suficientemente culto como para emplear frases gramaticales correctas. Se trata de una reproducción exacta, palabra por palabra y sílaba por sílaba, de lo dicho”.

El Manual de estilo de El País recoge:
“Las comillas deben emplearse sólo para encerrar frases reproducidas textualmente”.

El de La Voz de Galicia:
“En los textos se usarán comillas para indicar que lo que comprenden es una cita textual”.

En el caso de ABC, no se puede concluir que se tratase de un error. La periodista que redactó la noticia defendió su trabajo: “No hay nada manipulado. Está el literal de la captura de una red pública”. Algo que a la luz de los hechos es claramente falso.

Muchos otros medios recogieron la dudosa noticia de la foto del Facebook del maquinista, pero no falsearon sus declaraciones.

Además, ABC no sólo recogió la cita falseada de Facebook. Horas después, la portada de la edición en papel del mismo periódico -a pesar de haberlo podido corregir- incluyó el mismo titular entrecomillado falso haciendo al maquinista culpable de la tragedia.

La detención ordenada por el juez
Otro de los casos de errores manifiestos en la información sobre el maquinista del Alvia accidentado se dio en el momento de su detención.

A las 21:52 horas del 25 de julio, ABC titulaba en su página web: “El juez ordena la detención del maquinista del convoy siniestrado en Galicia”. El texto incidía en la orden que el juez instructor había dado para que se detuviese al maquinista. El texto estaba publicado casi una hora después de que el Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSTG) hubiese mandado un comunicado que posteriormente fue publicado en la web del Poder Judicial, en el que negaba taxativamente que el juez hubiese ordenado detención alguna.

Extraña mucho que ABC no tuviese el comunicado del TSJG que negaba la detención del maquinista por parte del juez. El hecho es que, después, el titular y el cuerpo de la noticia fueron modificados, incluyendo, entonces sí, que la detención fue realizada por la Policía, no por el juez.

Pudiera parecer un error menor, si no tenemos en cuenta que el cuerpo de policía forma parte del Ministerio del Interior y el juez instructor no, circunstancia de unas connotaciones políticas nada desdeñables.

Las causas de un accidente de este tipo son vitales para la construcción del relato y la historia que ayude al lector a comprender un hecho de este tipo, tanto las inmediatas y particulares, como las generales. El problema es que conocer las causas de un evento de este calado suele llevar mucho tiempo, un tiempo que los medios de comunicación no respetan. En su manual de periodismo, David Randall incide en que no hay que tener prisas en asignar culpas.

Lamentablemente, ABC tiene experiencia en la asignación de culpas prematuras. El 28 de noviembre de 2009, en su portada de la edición de papel, llevaba la foto de Diego P.V. acompañado del siguiente texto: “La mirada del asesino de una niña de tres años. Tenerife llora la muerte de Aitana, que no superó las quemaduras y los golpes propinados por el novio de su madre”.

Diego fue puesto en libertad a los pocos días y la autopsia reveló que su muerte se debió a una caída accidental desde un columpio. El diario ABC destrozó la vida de un joven por no respetar la presunción de inocencia. Algunos creyeron que aquella portada cambiaría el modo en que algunos medios y periodistas realizan su trabajo. El tiempo ha demostrado que la ignominia es perenne.

Marius Roman says:
29/07/2013 at 09:09
Si, de acuerdo, los medios de comunicación españoles no hacen su trabajo bien, por decir algo suave. Pero el maquinista es culpable. Es hermoso el mundo este que nos hemos montado en el que al final nadie se hace responsable de nada. Si el tren entro en la curva a esa velocidad es por culpa del maquinista, si no habría pedido ayuda o habría pruebas de ello. De hecho el mismo lo admite.
Es el mundo real: alguien tiene que hacerse responsable de las cosas.
Reply
Victor says:
29/07/2013 at 10:50 EL MAQUINISTA NO ES CULPABLE 100%!!! INFORMATE BIEN!! NO SE PUEDE DEJAR LA RESPONSABILIDAD DE UN TREN DE ALTA VELOCIDAD EN UNA SOLA PERSONA!! LOS SISTEMAS DE SEGURIDAD NO EXISTIAN EN 4 KM ANTES DE LA CURVA!! LO ACABA DE RECONOCER EL SINDICATO FERROVIARIO EN TV HACE UN RATO!!

Reply
Valeria says:
29/07/2013 at 08:54
Sensacionalismos y mentiras aparte, el papel de la prensa en el tratamiento de la tragedia tiene un reverso claro en el tratamiento de la noticia.
Ha juzgado al maquinista absolviéndolo, ha dado explicaciones sobre esa absolución que ponen en cuestión la existencia de los códigos penales, opiniones como pobrecillo bastante tiene él,en algunas noticias se ha omitido la referencia al exceso de velocidad.
Cualquier periodista informba sobre la alta velocidad, los sistemas de frenado y sobre cuestiones técnicas sin tener ni la menor idea al respecto.
Cuando se aludía a que la caja negra no estaba aún abierta,se argumentaba en contra pero no a favor. Efectivamente, no estaba abierta pero ni para ellos, ni para tí. Quiero decir que todx su parafernalia técnica sobraba. El exceso de velocidad parece ser un despiste en este accidente, pero no lo fue por ejemplo en el caso de Ortega Cano y otros muchos, como el reciente indulto del gobierno a un conductor de Valencia… La demagogia y la falta de rigor periodístico son preocupantes.
Claro que la prensa ha hecho un juicio, ha fallado la absolución del maquinista, claro que sí.
Me gustaría saber si todxs estos habrían escrito lo mismo si hubieran sido padres, madres, etc de las víctimas.
Porque esa es otra, ni siquiera habéis podido esperar a que se abriera la caja negra por respeto a las víctimas.
El periodismo español está en crisis profunda. No se puede dar opinión por información y esto es todo.
Por cierto, soy de izquierdas y mucho.
Defiendo la libertad, la igualdad y la solidaridad. Y la verdad por encima de todo.

Reply
Toni Cañabate says:
29/07/2013 at 10:55 Caramba Valeria, debemos leer la prensa de diferentes países.
El artículo que yo he citado más abajo no lo escribe “Cualquier periodista” informando a su criterio, sino que se basa en fuentes con cierta experiencia en el tema: “Adif reconoce…”, “Esta información fue confirmada el sábado por un portavoz oficial de Adif …”, “Ingenieros de caminos que han participado en la construcción de varias líneas de alta velocidad y en la adaptación de algunas convencionales confirmaron, …”, “Estas fuentes indicaron que no existe en toda la red española otro tramo…”, “Los ingenieros citados han asegurado que…”

Por otra parte, no tengo ni idea cómo reaccionaría yo en este tema si tuviese la desgracia de que un familiar mío hubiese fallecido en el tren, seguramente como la mayoría. Seguramente los periodistas que escriben en la prensa también están hechos de la misma materia o el juez, el fiscal o los abogados de la defensa. Muy comprensible por cierto.

Pero sería muy peligroso que encargásemos los artículos de prensa o nombrásemos jueces, fiscales y abogados de la defensa a las víctimas de cualquier accidente del que se derivasen responsabilidades. Muy objetivos seguro que no serían. En el ámbito jurídico, ese detalle, o implicaciones más leves, descalificaría automáticamente a la persona para ejercer de juez, fiscal o abogado.

Imagina por un momento que te llamas Diego P.V., tienes una novia separada con una hijita y la niña muere tras una caída accidental en el columpio del parque. Entonces, ABC publica esa portada que has visto con tu foto y nombran forense a la abuela paterna de la niña y juez al padre al que además no le caías muy bien porque, según él, fuiste la razón de su ruptura con su esposa y su alejamiento de su hijita y ahora encima la has asesinado. ¿Eso es lo que estás proponiendo? Vaya con la gente de izquierdas y mucho.

Reply
Antonio says:
29/07/2013 at 08:48
Magnífico artículo. Sólo hay una cosa en la que difiero: no me parece buena idea reproducir la portada de ABC con “la mirada del asesino”, es tan impactante que aún en un contexto que la justifica como ejemplo de mal periodismo parece convincente. Máxime si hay gente que no termina de leer este artículo. Al final lo que queda es esa foto y ese titular acusando a un inocente. Un saludo.

Reply
Jaume says:
29/07/2013 at 08:42 Me parce que nadie ha hecho alusión a la portada de “La Vanguardia”. Debajo de la foto en que un policía y un voluntario acompañan a una víctima, se puede leer: “He descarrilat, què hi farem!” Un maquinista confessa per telèfon el que va passar; ell i el seu company, il·lesos

Supongo que en la versión castellana: “He descarrilado, qué le vamos a hacer” Un maqunista confiesa por teléfono lo que ocurrió; él y su compañero, ilesos.

Gracias por el artículo

Reply
Ruben Villar says:
29/07/2013 at 02:58
Quizas no tengan ningun titulo de periodistas los vecinos que auxiliaron a el Maquinista el cual expreso su culpa del descarrilamiento publicamente, quizas su testimonio no es valido, quizas no tengan ningun curso de gallego aprobado, quizas no sean validas sus declaraciones y si las de todos los demas. Pero por que tanta defensa del Maquinista, el mismo se declaro culpable es que es tan dificil entender eso. nadie lo esta acusando, se le esta dando valor a sus palabras.

Reply
Toni Cañabate says:
29/07/2013 at 10:34
Rubén, nadie está defendiendo al maquinista. Se está defendiendo 1) la presunción de inocencia como principio jurídico básico para el maquinista y para cualquiera y 2) que la prensa se atenga a unos mínimos códigos éticos e informe y no avance juicios que corresponden al juez.
Yo puedo entender perfectamente que la gente de a pie se haga su opinión, e incluso se forme su juicio sin las pruebas adecuadas, pero no me parece nada bien que la prensa haga eso encima con técnicas demagógicas y poco éticas y que, por otra parte, no diga ni mu de las más que probables responsabilidades de algunos cargos de ADIF que no me extrañaría que fuesen amigos o familiares del ministro o secretario de estado de turno en el momento de su nombramiento.

Reply
Toni Cañabate says:
29/07/2013 at 02:29
Estar tan seguro de que el maquinista es culpable es ignorar las posibilidades, que las hay, de que el maquinista no pudiese frenar el tren por algún motivo que está por investigar aun. Evidentemente que hay también muchas posibilidades de que le maquinista sea culpable, pero no hay aun, ni mucho menos, la certeza. Por tanto de bien nacido es otorgarle el derecho a la presunción de inocencia. Recordemos que el maquinista iba a bordo del tren y por su profesión y experiencia debía ser muy consciente de que a 190 el tren descarrilaría en ese tramo. Quienes dan tan por cierto que el maquinista es culpable deberían pensar un ratito si no es un poco raro que una persona que sabe perfectamente que va a descarrilar dejaría que el tren descarrilase a 190 viajando él a bordo. Que algunos tengan tan claro que el maquinista es culpable y no hagan esa mínima reflexión es una prueba del poder de manipulación que tienen los medio y que tiene su fundamento en la falta de raciocinio crítico de buena parte de la población que parece tener las neuronas en modo standby.
Por otra parte, me llama mucho la atención que ningún medio haya apuntado a las más que posibles responsabilidades de algún directivo de ADIF. Alguien tiene que ser responsable de la seguridad en la red y debe tomar decisiones. En este artículo http://www.eldiario.es/sociedad/Alvia-Adif-Renfe-Asfa-Digital_0_158184435.html destacan que “En toda la red no hay otro punto que obligue a bajar la velocidad de 200 a 80 km/h en cuatro kilómetros con la única ayuda del Asfa Analógico que data de los años 60” y que la instalación de un sistema más moderno que hubiese reducido drásticamente la posibilidad de accidente tiene un coste de 12.000 €. Una minucia comparado con 79 vidas y más de 100 heridos de diversa gravedad.
Infinitamente menos que el coste de más de una estación de AVE que casi nadie utiliza y que casualmente ha beneficiado a los intereses inmobiliarios de algún familiar de alguna expresidenta de CCAA. Un maquinista puede desmayarse o sufrir algún percance que lo inutilice para gobernar un tren con más de 200 pasajeros a velocidades de vértigo. El o los responsables de la seguridad de la red ferroviaria en ADIF están obligados a identificar estos riesgos y a tomar las decisiones oportunas para minimizarlos, máxime cuando en este caso concurren un tramo especialmente peligroso y un coste muy bajo para el sistema de prevención. Si no lo hacen, en mi opinión, son presuntamente culpables de negligencia que, en este caso en concreto, se traduce en homicidio negligente múltiple que puede conllevar pena de varios años de cárcel. Lo dicho, me llama mucho la atención que el juez no haya notificado a estas personas que tiene que quedar para aclarar unas cositas y que la prensa no haya señalado este hecho.

Reply
Susana S. says:
29/07/2013 at 02:21
Periodista corporativista, di el nombre de tu colega, la que quiere cargarse al maquinista, se llama Cruz Morcillo, Morcillo, espero que pronto vaya al paro y nadie la llame, la muy z…

Reply
Victor says:
29/07/2013 at 01:37
Lo que ocurre aqui es lo siguiente: en un video explicativo sobre los sistemas de seguridad de la Alta Velocidad he visto que explicaban que sea cual sea la velocidad de un tren, se DEBERIA haber activado un sistema automatico de FRENADO del tren que tendria que haber funcionado perfectamente. Es decir, que la Alta Velocidad tiene mecanismos para detener el tren ante la fatidica curva sea cual sea la velocidad anterior. QUE PASA? Que lo que ha fallado es el MANTENIMIENTO DE LAS INFRAESTRUCTURAS!! POR FALTA DE DINERO TAL VEZ?? Lo que pasa es que ahora se inventaran una falsa comision de investigacion con los tipicos enchufados de adif, renfe, el ministerio de fomento o la madre que los pario y nos haran creer que la culpa ha sido del maquinista y no de los responsables de las infraestructuras de seguridad de las vias. COMO SIEMPRE! COMO EN EL ACCIDENTE DE METRO DE VALENCIA!!! CERO RESPONSABLES!!

Reply
Isaías says:
29/07/2013 at 01:28
Independientemente de las acusaciones y todo el bulo que le rodea, un maquinista al igual que un conductor de autobús, un médico, o un piloto de avión, son profesionales que tienen en sus manos la vida de muchas personas, y muchos de ellos no son conscientes, o no realizan su trabajo tan profesionalmente como deberían, y luego pasan cosas similares a éstas. Normalmente muchos de los funcionarios se acomodan en sus trabajos creyendo que por haber aprobado unas oposiciones lo tienen todo hecho, sino mirad a vuestro alrededor.
Para mí, el maquinista es culpable de homicidio imprudente, aunque tenemos que dar por hecho que el mantenimiento de las infraestructuras es lamentable.

Reply
Victor says:
29/07/2013 at 10:53
lamentable no, es patetico e insuficiente como han reconocido el sindicato de ferroviarios. Simplemente NO habia dispositivo de frenado del tren en 4 km antes de la curva. Basta ya de culpabilizar a una persona y prestemos mas atencion en todo lo que hay detras!! intereses politicos, falta de mantenimiento en infraestructuras porque cuestan dinero… etc

Reply
Navarrés says:
29/07/2013 at 01:16
Es cierto que alardeaba el maquinista de la velocidad, como también es cierto que se alardea de la velocidad del AVE, hasta en el telediario, es su razón de ser, la velocidad.

Reply
Hugo says:
29/07/2013 at 00:47
Veo que aqui hay opiniones de todo tipo y eso es bueno para abrir un debate. Ahora bien, yo solo voy hacer una pregunta ya que todos juzgamos. EL primero que me la responda antes que los datos de las cajas negras y de la declaracion del maquinista podre decir que es un ser supremo, ahi va ¿EL TREN DESCARRILO A 190 POR QUE EL MAQUINISTA ALARDEABA DE VELOCIDAD O POR QUE SE DIO CUENTA DE ALGO IBA MAL Y NO CONSIGUIÓ FRENARLO? Solo eso. POR FAVOR SERIEDAD CON EL TEMA.

Reply
Victor says:
29/07/2013 at 10:55
Bravo!! por fin alguien inteligente!! efectivamente, el maquinista no pudo frenar porque el tren lo deberia haber frenado un sistema de frenado de emergencia que deberia haber estado en el tramo de 4 km antes de la curva. PERO NO EXISTIA. Asi que dejemos de ser como borregos en masa a culpar directamente al maquinista…

Reply
Roscow says:
29/07/2013 at 00:33
Vamos a ver, para empezar NO HA SIDO UN AVE, ha sido un Alvia.
Segundo, el tren en esa zona no funciona solo, ni es automático ni nada similar, no se conduce solo, es decir hay alguien que lo conduce, un ser llamado maquinista, que iba mucho más rápido de lo que debería e hizo descarrilar el tren. Si os informáis de cómo funcionaba el tren en sitios especializados y no de periodicuchos sensacionalistas sabríais que pasó. El sistema que utiliza en ese tramo funciona de manera que alerta al piloto, si el piloto no pudiera darle al botón de “hombre vivo” el tren se para, es decir el piloto confirmó el sistema ASFA.
Tercero hay un vídeo de el tren, con un simple cálculo matemático, cualquiera puede adivinar que iba +0- a 190km/h.
Es como pretender echar la culpa a un constructor de carretera con limite a 50, porque un tío en autobús iba a 200 y se estrelló.
Dejar de demonizar por que sí.
Por otro lado el sensacionalismo de la prensa con este tema y con cualquiera prejuzgando da asco. Pero esta vez lo único que salvaría al maquinista de la quema serian una serie muy, muy, incompresible de fallos de seguridad, en los cuales él no pudiera hacer nada. Vamos como si al autobús le explotase una rueda, se le rompiera el volante, se quedara sin frenos y un pájaro se estrellara contra el cristal todo a la vez.

Reply
Victor says:
29/07/2013 at 10:57
Bravo!! por fin alguien coherente! FALTA DE MANTENIMIENTO DE SISTEMAS DE SEGURIDAD!!

Reply
Angelus says:
28/07/2013 at 23:48
El primer error periodístico es llamarle “de alta velocidad” (hasta 350km/h) a un tren que no es AVE (menos de 200 Km/h). El segundo error periodístico es llamarle “de alta velocidad” a un tramo de la vía que no es de alta velocidad. La línea de alta velocidad acaba antes del túnel por donde salió antes de la curva, ya que comienza el acceso a centro urbano (igual que pasa en Atocha). El tercer error periodístico es no esperar a la declaración del maquinista ante el juez, haciendo de especuladores informativos. El cuarto error periodístico es no esperar a saber qué a registrado la caja negra del tren, haciendo de especuladores informativos. El quinto error periodístico es no esperar al estudio de los restos del tren siniestrado, haciendo de especuladores informativos. Y no sigo…
Vivimos en la generación Twitter, donde hay que saber las causas y el/los culpable/s al segundo. Dónde ha quedado la paciencia.

Reply
Nonito says:
28/07/2013 at 23:43
En ESPAÑA estos medios y los políticos a los que defienden, tienen chupado inocular mierda y falsedad en la gente. España está llena de fascistas y obreros que votan al PP con un nivel intelectual patético.

Reply
frabato says:
28/07/2013 at 23:15
Osea que si un conductor se duerme, desmaya, o le da por ir excesivamente rápido, las consecuencias serán las mismas que si lo hacía un conductor hace 100 años? 15 millones de euros x km, para hacerlo igual o peor que hace 100 años? Si (como es obvio) estas infraestucturas estan hechas con el culo, que no habrán costado realmente ni 1 mill. x km, donde están los 14 mill. restantes x km? Ah, claro es verdad, los sobres de Rajoy y la Cospedal, y compañía.
Sí, la culpa es del conductor “solo”, claro. Pero ahora sabemos que NO hay ninguna medida de seguridad, si un conductor se duerme, desmaya, o se le cruzan los cables. Si la causa es el conductor, y nada más se cambia: volverá a pasar.
También tiene gracia que según el gobierno, lo que allí pasó fue un terremoto. Luego al sr Feijó, que no le dio la gana de abrir las unidades y quirofanos cerrados del hospital al lado del accidente.
Solo si quieren masacrar a su población, como hace el gobierno español, y los regionales, del pp, sólo si eso quieren, solo así contratarán en Brasil la alta velocidad española. Porqué, como nosotros, iban a querer pagar 12.000 millones de euros, por un sistema ferroviaro, como el primero que hubo hace 100 años? La reducción de inversiones en mantenimiento en un 70% de RENFE, eso puede ser una causa también? Con lo del Prestige y ahora esto, se nota que a los gallegos les va el sado, con la barbaridades que hacen al ir a votar. Por eso yo digo, por mucho que no gusto: Ni culpa del conductor, ni del gobierno, de LOS VOTANTES. Sarna con gusto no pica. No fueron unos “hilitos” o noseque? Pues ala, gallegos, ara no os quejéis, por un “terremoto” de nada.

Conclusión: puede que el conductor fuera demasiado rápido, pero está claro que ABC se lleva parte del dinero que era para los sistemas de seguridad de las vías, que luego no están ahi o no funcionan, aunque SI se cobran a los contribuyentes. ¿Por que, sinó, ABC omite la noticia: los sistemas de seguridad, eran los mismos que había en el primer trayecto de tren de la historia? Me pregunto cual es la parte que se lleva ABC, dentro de esta mafia. (cosa obvia, al silenciarlo)

Reply
Hardrada says:
28/07/2013 at 21:20
Lo que me parece mas grave y peligroso de todo, es que la mayoria de gente, dejando a un lado los periodicos y medios de comunicacion que tambien lo hacen, es que la gente esta condenando al maquinista pero con saña, es decir, no estan condenandole por imprudencia si no por homicidio. La gente parece arder en deseos de ver una voluntad, una intencion por parte del maquinista de estrellar el tren y eso me asusta un poco.

Reply
Pedro says:
28/07/2013 at 23:51
“Homicidio imprudente”… Una “imprudencia” que tenga como resultado una muerte es un “homicidio”. Un “homicidio” NO es lo mismo que un “asesinato”. El “asesinato” es la acción voluntaria de matar, mientras que el “homicidio” es una acción u omisión que sin intención tiene como resultado la muerte de otra persona. El “homicidio” (por eso de dar info completa) puede ser voluntario o involuntario. Es voluntario si la acción que desencadena la muerte una persona ha sido voluntaria (como por ejemplo ir a 200 por la autopista), e involuntaria si la propia acción desencadenante ha sido involuntaria (alguien se apoya en una maceta inestable que cae desde un tercero y mata a alguien). Ambos son homicidio, y probablemente el conductor sea acusado de homicidio en tanto que su comportamiento, bien por ir a una velocidad indebida por evitar el retraso (voluntario), bien por despiste (involuntario), ha desencadenado muertes. Un saludo.

Reply
Anónimo says:
28/07/2013 at 20:31
Venga ya, me estas diciendo que por quitar un ”jeje” en el titular de un periódico, ¿¿se cambia el significado de lo que dice??
No sé qué ha pasado, lo único que sé es que han muerto 80 personas y que el maquinista alardeaba por internet sobre la velocidad a la que iba… No sé cómo te tomarás tú eso, pero yo me lo tomo mal.
Además en televisión explicaron por qué no saltó el sistema de seguridad que hace parar el tren y otras posibles causas, cierto es que la investigación no ha finalizado, pero está claro que el maquinista ha sido un inconsciente. Las pruebas ya dirán lo que pasó, mientras tanto, en vez de escribir (y, sobre todo, en vez de escribir mal)acerca de lo que unos dicen sin saber, espérate tú a saber también.

Reply
Osiris says:
28/07/2013 at 20:56
El maquinista sacó una foto en 2012 (no esta semana) en la que conducía un AVE a la velocidad que DEBE IR e hizo comentarios inocentes que SÓLO SON de mal gusto con la óptica de ahora. Pero NO son de ahora.

Reply
Hardrada says:
28/07/2013 at 21:07
Vamos a ver como se abren los ojos de un ciego:
1- Titular del periodico: “Qué gozada hacer saltar el radar a la Guardia Civil. Menuda multa para RENFE”.
2- texto del facebook: “QUE GOZADA SERIA IR EN PARALELO CON LA GUARDIA CIVIL Y PASARLES HACIENDO SALTAR EL RADAR JEJE MENUDA MULTA PARA RENFE JEJE”.

No se a ti pero yo veo algo mas que un “jejeje” de diferencia. Igual la lectura comprensiva no es lo tuyo, pero al menos respeta a los que si poseen ese talento.

Respecto a alardear de velocidad, creo que un señor que trabaja conduciendo un vehículo al que se le permite alcanzar grandes velocidades puede alardear de ello dado que no esta haciendo nada raro o es que deberíamos meter en la cárcel a un piloto de avión, o uno de formula 1 si tiene un accidente?
Por último no parece muy lógico que un señor que trabaje con ese tipo de vehículos decida tomar una curva de 80 km/h a 190 km/h estando el dentro a menos que sea subnormal profundo, más que nada porque no hay que ser catedrático de física para saber el resultado de semejante acción.

Si careces de lectura comprensiva y además careces de los conocimientos de física de un chimpancé lobotomizado, adelante, sigue con ese tipo de argumentos mientras no haya pruebas de ningún tipo.

Reply
Laura3886 says:
29/07/2013 at 02:03
Completamente de acuerdo contigo Hardrada, y con tu permiso matizo, por si algún lumbreras sigue sin entender la hironía del comentario de facebook: si pasas por delante de un radar de la guardia civil a gran velocidad (pero permitida para este transporte en concreto) salta, chis, plas….. y he ahí la gracia del chiste. Punto, nada que ver con lo ocurrido ahora. Y no me repito, por que ya ha dicho Hardrada lo que yo también opino.

Reply
Selene says:
28/07/2013 at 23:38
Tu sigue creyendo todo lo que te ponen en la televisión. Así va el país…

Reply
pepe says:
29/07/2013 at 08:48
pues claro que un entrecomillado cambia el sentido de una frase todo el mundo sabe que el ABC es un periódico bien mandado y genuflexo; que ha destrozado la verdad en muchas ocasiones sin importarle las consecuencias. Su razón de ser es resucitar a Franco.

Reply
anto says:
28/07/2013 at 20:15
Al rato, ya estaba en otros medios…

http://www.elmundo.es/elmundo/2013/07/25/espana/1374751101.html

http://www.publico.es/459629/el-maquinista-presumio-en-facebook-de-circular-a-200-kilometros-por-hora-en-2012

http://www.que.es/ultimas-noticias/sucesos/201307251616-maquinista-jacta-facebook-kilometros-hora-cont.html

http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/maquinista-exhibia-facebook-velocidad-2532530

Reply
Lu says:
28/07/2013 at 19:57
Si fueran sólo algunos medios… pero es que fueron todos. Yo me paseé por distintas ediciones digitales y es que no había ninguno que no condenara al maquinista. Vamos, en El País se limpiaron el culo son su manual de estilo. Ahora, coincido que el peor de todos fue el ABC, sin duda alguna.

Reply
Carlos Belizón says:
28/07/2013 at 18:10
Deberías completar el artículo con la falta de ética periodística de La Razón publicando la vivienda del maquinista del tren.
http://www.larazon.es/detalle_normal/noticias/3129828/la-razon-en-casa-del-conductor-no-me-diga#.UfVB8I30F8F

Reply
Antonio says:
28/07/2013 at 17:55
En TVE pude ver dos ejemplos claros de manipulación en un informativo de la tarde:
1 – El presidente de Renfe, afirmando que todos los sistemas funcionaron sin fallo, cuando eso es algo que solo podrá afirmar la comisión de investigación, que ni siquiera se ha formado aún.
2 – Bajo la secuencia de imágenes del momento del accidente, aparece un subtítulo diciendo que el maquinista tomó la curva a 190Km/h. Obviamente no fue el maquinista, sino el tren, el que tomó la curva probablemente a velocidad excesiva. Las causas de esto es lo que deberá investigar la comisión. Esos subtítulos inculpan injustamente al maquinista.

Reply
Carbonero says:
28/07/2013 at 18:59
Claro, claro, el tren iba a 190km/h pero el maquinista iba más despacio,... O quizá era el tren el que gobernaba al maquinista y no al revés,... como lo de piedra-papel-tijera-maquinista-tren, donde piedra aplasta tijera y tren desautoriza a maquinista. Desde luego.

Reply
Hardrada says:
28/07/2013 at 21:14
Gracias Sara.
(por si acaso no lo entiendes no es una enhorabuena precisamente)

Reply
Noel says:
28/07/2013 at 17:50
Lo del facebook está claro que es asqueroso por parte del ABC (y no digamos ya de otros medios que justo es no hacerles ni mención).
Lo que no comprendo es la avalancha de defensas a este hombre cuando ha confesado que iba a 190 km/h en un tramo de 80 km/h diciendo que ojalá no hubiera muertes porque caerían en su conciencia.
Y aparte de eso ya se pueden buscar más motivos secundarios, pero este hombre es el responsable directo por negligencia de la muerte de 80 personas (que por supuesto lo decidirá un juez, y no yo) pero no es un pobrecito que haya tenderle el brazo como muchos estáis haciendo.

Reply
Héctor says:
28/07/2013 at 18:57
Al parecer existen testimonios que afirman que el maquinista dice eso (que iba a 190), pero desde luego él aún no lo ha dicho en el único lugar donde corresponde decirlo y tiene valor: declarando ante el juez.

Y en todo caso, que fuese a 190 no significa que intencionalmente fuese a 190. Quizás fallaron frenos, alarmas, sistemas,… lo que fuese. Él podría haber dicho que iba a 190 pero también puede significar que no fue capaz de frenar a tiempo. De hecho sí se aprecia en el vídeo que frenó el tren, pero tarde. ¿Por qué no lo hizo a tiempo? Eso tendrá que explicarlo y después sacar conclusiones. Precipitarte a considerarle responsable como tú haces sobra.

Además cuando se supone que afirmó eso lo hizo estando en shock y habiendo sufrido traumatismos. No me parece que cualquier cosa que se diga en ese estado y no sea confirmada posteriormente pueda tomarse como prueba de nada.

No solo no ha declarado, es que aún no se ha abierto la caja negra, que indicará si realmente iba a 190 o no, cuándo intentó frenar, etc. Lo que no se entiende es que tú quieras condenarle ya cuando aún no se ha accedido a la más elemental prueba.

Respecto a lo de su conciencia, es algo que puede decir cualquiera incluso aunque no se considere responsable del accidente.

Por último, tu comentario es contradictorio: afirmas que tendrá que ser el juez quien decida si el maquinista es o no responsable, pero al mismo tiempo tú ya emites una sentencia.

Yo suelo tender a mi brazo a todos los perseguidos por Torquemadas que corren peligro de ser quemados en hogueras cuando la investigación sobre su presunta culpabilidad está aún en pañales. ¿Tú prefieres ser uno de esos Torquemadas? Pues tú mismo.

Reply
Carbonero says:
28/07/2013 at 22:42
Eso mismo le pasó a Ortega Cano

Reply
Héctor says:
29/07/2013 at 08:29
Lo que los Torquemadas estáis haciendo es lo que le pasó a Dolores Vázquez.
¿Ahora qué? ¿Tú citas a Ortega Cano con la esperanza de que ese caso inconexo te sirva como prueba de cargo contra el maquinista? Pues yo cito otro caso de linchamiento público y mediático en el que la acusada terminó siendo completamente inocente. ¿Eso me da la razón?

Reply
Miguel Rodríguez says:
28/07/2013 at 14:34
Mi más sincera enhorabuena a Antonio Maestre por este pedazo de artículo. Esto es lo que se conoce por periodismo.

Reply
León rojo says:
28/07/2013 at 14:31
Muy buen artículo, Antonio.
Solo un detalle puramente editorial. Hay un enlace que da error, al menos a mí. Me refiero al vínculo sobre la noticia del reaccionario y amarillo “ABC”, el de “una noticia”.
Saludos.

Reply
Alberto López Marín says:
28/07/2013 at 14:02
Magnífico y necesario contenido, aunque duela leerlo.

Reply
ant49 says:
28/07/2013 at 13:34
Excelente artículo, del mismo modo que ABC hace este tipo de barbaridades, por eso mismo y no sólo nombrando al periódico deberías poner el nombre de él o la periodista que ha hecho el artículo y que se sepa que tal sr ó sra del periódico ABC ha hecho ese reportaje manipulador y dañido

Reply
Héctor says:
28/07/2013 at 13:48
Quien firma eso (me niego a usar ‘periodista’) se llama Cruz Morcillo, y tanta responsabilidad como ella (o más) tiene quien dirige el periódico, Bieito Rubido.

Fuente: La marea. http://www.lamarea.com/2013/07/28/errores-y-mentiras-en-los-medios-sobre-el-accidente-de-tren-en-santiago/

jueves, 25 de julio de 2013

Accidente del tren en Santiago.

Una cámara captó el instante en que el tren se descarriló cerca de Santiago de Compostela, dejando más de 78 muertos y más de 140 heridos.

ADIF, la empresa que gestiona la infraestructura ferroviaria en España, confirmó a BBC Mundo que estas son "imágenes reales del accidente".
Sin embargo, apuntaron que ellos no distribuyeron estas imágenes que fueron difundidas en Youtube y tampoco pudieron confirmar que fueran grabadas por una de sus cámaras de seguridad.

Pero, ¿qué conclusiones pueden extraerse de estas imágenes?
Sim Harris, experto en redes ferroviarias de la revista británica Rail News, describió a BBC Mundo lo que puede desprenderse del video.

"Lo que vemos es lo que se esperaría que ocurriera. Puede verse que el tren viaja a una velocidad de 190 o 200 kilómetros por hora en un tramo de vía en el que debería viajar a 80 km/h".

"Se puede ver claramente cómo la velocidad causa que las ruedas del tren provoquen una presión enorme contra la vía y lo que sigue a esta presión es el incremento de la fuerza centrífuga, que ocurre en cualquier curva, y que produjo el descarrilamiento".

"En resumen, lo que se ve en el video es que la más probable causa del accidente fue la velocidad con que viajaba el tren".

Las imágenes, dice Sim Harris, también muestran que la vía por la que viaja el tren es un tramo nuevo, o construido recientemente.

"Sabemos que España está actualmente tratando de estandarizar su red ferroviaria de acuerdo con las normas europeas, algo que está ocurriendo en varios países de Europa". "Y en el video se ve que el tramo en el cual ocurre el accidente es nuevo".

Esto, agrega Harris, no debería ser un problema en los trayectos de los trenes.

Vía "híbrida"

La mayoría de los trenes de estas características, explica el experto, deben contar con un sistema de control automatizado que cuenta con un frenado automático cuando el tren supera la velocidad permitida.

Gran parte de la red ferroviaria española, en particular los trenes modernos, cuentan con este sistema o están actualmente actualizando sus sistemas de acuerdo al llamado ERTMS (European Rail Traffic Management System o Sistema de Gestión del Tráfico Ferroviario Europeo).

Tal como explica Sim Harris, varias de las líneas de alta velocidad en España comienzan como vías convencionales y continúan en tramos de alta velocidad, con las señalizaciones correspondientes para el ERTMS.

"Son líneas 'híbridas' que existen en muchos países, pero esto no debería ser un factor en el accidente".

"Lo que realmente es extraordinario es por qué el tren viajaba a esa velocidad en este tramo, una sección cercana a Santiago de Compostela donde el conductor tenía que haber bajado la velocidad".

Si la velocidad fue la causa, dice el experto, entonces hay varias preguntas que la investigación que se lleva a cabo tendrá que responder.

"La primera -dice Sim Harris- es: ¿tenía el tren un sistema de control automatizado?. Y si lo tenía, ¿por qué no funcionó?. En segundo lugar, ¿si no tenía sistema de control automatizado, porqué no lo tenía? Todos los trenes modernos deben contar con estos sistemas. Y en tercer lugar, si tenía sistema de control y éste funcionaba, ¿por qué no frenó? ¿Servía el sistema de frenos?".

Ver vídeo del accidente aquí. Fuente: BBC. Es interesante leer lo que dice el sindicato CO.BAS sobre el paso de poder rodar a 200Km/h a 80 Km/h en una corta distancia. Esto es lo que muchas veces nos ocurre a los conductores de autos ver de pronto una señal que para cumplirla tendríamos que frenar a fondo, ¿es racional esta reducción? aquí. Más aquí en El País: 78 muertos, 12 preguntas sobre el accidente de tren en Santiago. Técnicos, maquinistas, empresas y fuentes de la investigación responden a cuestiones esenciales sobre los sistemas de control y frenado en la línea siniestrada Madrid-Ferrol

jueves, 2 de agosto de 2012

Oswaldo Payá y Harold Cepero, cubanos fallecidos la semana pasada en Bayamo en accidente de circulación, después que su coche se estrellara contra un árbol conducido por el español Ángel Carromero

Bailar en la casa del trompo
Más allá de la política, también está la fatalidad
En Cuba hay dichos muy redondos para calificar situaciones especialmente delicadas en las que una persona se ve envuelta debido a su impericia o irresponsabilidad. Una de estas frases, quizás la mejor para el caso de alguien metido en un berenjenal por hacerse el listo, es: “Vino a bailar a la casa del trompo”. Y es que, antes o después, ir de tigre cinturita en los predios de un experto bailador, más cuando uno no lo es, suele traer malas consecuencias. Este, lamentablemente, parece el caso del español Ángel Carromero, dirigente de Nuevas Generaciones del Partido Popular, que conducía el vehículo en que viajaban Jens Aron Modig, de la Liga Juvenil Cristiano Demócrata de Suecia, y los opositores cubanos Oswaldo Payá y Harold Cepero, ambos fallecidos la semana pasada en Bayamo luego de que su coche se estrellara contra un árbol.

Como antes hicieron otros dirigentes y eurodiputados del PP, Carromero entró a Cuba con visado de turista para sostener contactos con Payá y apoyar logísticamente a su Movimiento Cristiano Liberación. Estos viajes de turismo político opositor —también los hay de turismo revolucionario— suelen terminar antes de empezar con una expulsión en el mismo aeropuerto. Se consigue así el titular buscado. En otras ocasiones el régimen cubano deja hacer a los políticos europeos, que por algunos días se pasean por la isla creyéndose una especie de James Bond, o bien una tarde va y los deporta, creándose de este modo un escenario de crisis diplomática en el que, por cierto, La Habana se mueve como pez en el agua.
Más allá de la política, también está la fatalidad. Que un extranjero al volante de un coche de turismo se encuentre un terraplén o un caballo en medio de una carretera o incluso de una autopista, y que se estampe provocando muertos, por desgracia es bastante habitual. En el Consulado español de La Habana las estadísticas hablan: casi todos los años se dan varios casos de españoles condenados por “homicidio por conducción imprudente”, penado entre uno y diez años de cárcel. Tan frecuente es el problema que el Ministerio de Asuntos Exteriores en su página web aconseja que, en el caso de viajes al interior de la isla, se contraten “los servicios de un chófer, dado que la eventual responsabilidad penal del conductor/a en caso de accidente automovilístico suele dirimirse al cabo de largos procesos judiciales durante los cuales las autoridades cubanas impedirán la salida del país de los implicados”.

La tesis de una tenebrosa conspiración para matar a Payá, que la familia y parte de la oposición sugirió al principio, se desvanece luego de las declaraciones del propio Carromero y Modig confirmando que todo fue un accidente fatal. Al parecer, el azar y la imprudencia política se han cruzado hoy de modo macabro en una carretera de Cuba y, paradójicamente, el disidente más apoyado por el PP ha fallecido en un coche que iba pilotado por un joven inexperto de este partido. Carromero viajó a Cuba con las bendiciones del PP y ahora puede ser condenado a varios años de cárcel, o perdonado, pero en ese caso el Gobierno de Mariano Rajoy deberá un favor. Y si “bailar en la casa del trompo” es un refrán cubano, otro, para momentos complicados como este, es: “La situación es de pánico terror”. Leer aquí en El País a Mauricio Vicent,. Más en Público. 50 años de la Chica de Ipanema. Vídeo.