Mostrando entradas con la etiqueta Aznar. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Aznar. Mostrar todas las entradas

viernes, 5 de abril de 2019

La triple valentía de Josemari Aznar

El más aguerrido acto de arrojo del expresidente fue poner las patas en la mesa camilla del rancho de George W. Bush

El expresidente del Gobierno José María Aznar, este miércoles en el acto electoral organizado por el PP de la Comunidad Valenciana.
Este Josemari Aznar exhibe la torpe gracia del matonismo ridículo propio de los wésterns. Dijo el jueves en Valencia: “A mí, mirándome a la cara, nadie me habla de una derechita cobarde, porque a mí no me aguanta la mirada”.
Se ve que matizaba así, al estilo granujón, a su hijo predilecto Santiago Abascal. Pero el motivo de su prédica importa nada. Interesa su enjundia. Bravuconerías verbales aparte,

La derechita de Aznar siempre fue brutalmente valiente.

Digamos valiente, primero, contra el franquismo. Todavía en plena Transición ensalzaba al dictador. Perifrásticamente, claro, pues ya no se atrevía a hacerlo directamente. Lo formulaba al compás de que la Villa de Gernika había retirado “todos los honores concedidos al anterior jefe del Estado”.

Lo cual encontraba fatal porque “aunque moleste a muchos, gobernó durante cuarenta años” (La Nueva Rioja, 9-5-1979). Se ve que a él no le molestaba para nada. Y que haber prolongado su autocracia cuatro décadas debía ser timbre de gloria. Valiente también con la corrupción, sobre la que asentó sus reales durante bastante tiempo. Dijo en Valencia que llamaba a votar a su pupilo “desde mi autoridad moral”.

Es de aurora boreal. El individuo que presidió un Gobierno de cuyos 14 ministros 12 fueron procesados, imputados o condenados. El patrón de Eduardo Zaplana, el íntimo de Jaume Matas, el hermano de sangre de Miguel Blesa, el protector de la Alí Babá valenciana, el anfitrión de la Gürtel en pleno en la fiestita de la boda de la niña, dice de sí mismo que tiene ¡autoridad moral! Será bajo los rigurosos criterios de Ana Botella, la vendedora de pisos sociales a fondos cuervo, que adivinen a quién tienen mensualmente subvencionado.

La tercera valentía de Aznar es nunca haber confesado claramente que militó contra la Constitución, y acusar ahora a los socialistas de haber “dejado de ser constitucionalmente fiables”.

Pero Josemari, ay, justificó la “abstención beligerante” (así, en abstracto) contra la Constitución (en el mismo diario, un 23 de febrero de 1979). Y calificó su diseño territorial de “charlotada intolerable que ofende al buen sentido” (ídem, 30 de mayo). Al lado de este beligerante, Manuel Fraga era trotskista. Su más aguerrido acto de arrojo fue poner las patas en la mesa camilla del rancho de George W. Bush... tras haberse dejado pasar la mano del presidente por encima de su manso lomo, en las Azores. Para vergüenza de España.

Aznar, ese hombre.

Fuente:
El País.  . https://elpais.com/elpais/2019/03/31/opinion/1554047983_258958.html

Más sobre Aznar y la invasión de Irak, en la que participó España ordenado por Aznar sin pasar por el parlamento como  obliga la Constitución y después tienen cara estos del PP en llamar anticonstitucionalista a todo aquel que no se doblega a sus mentiras. La Constitución para ellos es como un ladrillo que sirve de arma arrojadiza para darle golpes a los partidos y ciudadanos que ellos con sus criterios anticonstitucionales señalan.

https://verdecoloresperanza.blogspot.com/2019/03/a-16-anos-de-la-invasion-irak-la-gran.html

El PP gobierna en Andalucía, pese a haber perdido más votos que ninguno de los otros partidos, cuando se les llenaba la boca de solicitar que gobernase el partido más votado (en este caso el PSOE, pero que olvidaron inmediatamente cuando ya no les convenía) gracias al apoyo de VOX, que está en contra de las autonomías, de las leyes (constitucionales) en defensa de la mujer y que son claramente fascistas, antidemocráticos y totalitarios en sus comportamientos y afirmaciones. Es decir claramente anticonstitucional. Y acusa de anticonstitucional a los otros.

Y aún tienen la desfachatez de pedir la ilegalización de Podemos y partidos nacionalistas. Más claro agua, ¿cómo titularíamos a ese comportamiento? Más cuando se permite acusar a Pedro Sánchez de vender a España por la razón de que se ha apoyado en los partidos nacionalistas (PNV y Catalanes) para sacar adelante algunas leyes.

Solo hace falta acudir a la hemeroteca para comprobar todas las veces que el PP se ha apoyado en ellos e incluso gobernado... El cinismo y la hipocresía es infinita. La última acción conocida es la de presentar como programa político el expulsar a Pedro Sánchez del gobierno. A cambio de qué, de incumplir todas las promesas de sus programas cuando gobiernan.

Y la democracia se fundamenta en el Pacto Social, es decir, los partidos presentan sus programas que se suponen van a hacer todo lo posible por cumplir en caso de ser elegidos por el pueblo, con su voto. Y el PP se caracteriza por incumplir sistemáticamente sus promesas, todas las que van a favor del bienestar del pueblo. Claro que después gobierna claramente para los poderosos dándoles amnistía fiscal para que, ni paguen impuestos, ni sean multados por ello. Dan dinero, de todos, a los bancos sin obligación de devolverlo, compra a buen precio empresas en ruina para que los dueños, poderosos amigos, no tengan pérdidas, estas pasan al pueblo, a los humildes.

Suben el IVA, después no solo de negar la subida sino de hacer campaña contra el IVA, por ser "un impuesto injusto y que castiga a los más humildes, por subvencionar a colegios que hacen discriminación por sexo y campañas contra los centros públicos porque afirman que adoctrinan si enseñan educación cívica y no decir u ocultar que si hablamos de adoctrinamiento es la Iglesia quien más ha adoctrinado adoctrina y seguirá adoctrinando si nadie lo remedia. Aznar concedió el adueñarse de edificios públicos a la Iglesia con la sola firma del Obispo de turno y sin pagar impuestos de ninguna clase.... podíamos seguir todas sus enormes cantidades de mentiras que nos perjudican y nos humillan tratandonos como idiotas...

Ver lo que dice el catedrático Juan Torres López en su blog:
https://verdecoloresperanza.blogspot.com/2019/04/pablo-casado-y-el-partido-popular.html

viernes, 21 de diciembre de 2018

Aznar viola la Constitución

El expresidente urge a que Gobierno y Senado repliquen para Cataluña el artículo 155 de la Constitución, en una versión integral y permanente, durísima, inconstitucional

Hay distintas formas de violar la Constitución. Una es dar un golpe parlamentario que la abrogue. Es lo que hizo el secesionismo catalán en otoño de 2017.

Otra es proponer que los demás la conculquen. Es lo que hace José María Aznar, urgiendo a que Gobierno y Senado repliquen para Cataluña el artículo 155 de la Constitución, en una versión integral y permanente, durísima, inconstitucional.

Este golpe en estadio de tentativa verbal lo formula así: ante los vaivenes de la Generalitat que él califica de “situación insurreccional”, resulta “indispensable” volver a aplicar ese artículo para activar “una intervención a fondo de la autonomía catalana, sin límite de tiempo y de todas sus instituciones”.

Es una barbaridad jurídica, amén de un desatino político. Porque el 155 no permite nada de eso. Solo autoriza a que si una autonomía incumple alguna ley o “atenta gravemente al interés general de España”, sea obligada al “cumplimiento forzoso” de las obligaciones impuestas por esa ley. Para ello, o para asegurar la protección del interés general invadido, el Gobierno “podrá dar instrucciones a todas las autoridades” de esa autonomía.

Una intervención indefinida o permanente, como pretende Aznar —y alguno de sus émulos—, sin límite de tiempo, contradice el requisito exigido por la configuración remedial (como remedio), la única que contempla el propio artículo: solo hasta que se logre el “cumplimiento forzoso” de la ley esquivada. Ni un minuto más. El plazo está definido por la consecución del objetivo. Ergo no puede ser indefinido, carente de plazo.

Si Aznar leyera bien la Constitución, sabría que el 155 es la más suave de las intervenciones previstas en ella. Las más graves van en el artículo 116. El estado de alarma (por catástrofes) se decreta por un plazo máximo de 15 días. El de excepción (con limitación de derechos fundamentales) con un tope de “treinta días, prorrogables por otro [o sea, solo una vez] plazo igual”.

Como el 155 persigue fines menos severos, su duración también se limita (al plazo de cumplir la condición). Solo el estado de sitio —equivalente al de guerra, y que involucra al Ejército—, este sí provocado por una “insurrección” o un “acto de fuerza contra la soberanía o independencia de España” o su integridad territorial o el ordenamiento constitucional “que no pueda resolverse por otros medios” puede ser indeterminado.

Ahora bien, la guerra contra la autonomía catalana era, en su última concreción histórica, exclusiva del Caudillo.

https://elpais.com/elpais/2018/12/16/opinion/1544981193_623807.html

miércoles, 7 de noviembre de 2018

Herencias recibidas La ley del suelo del PP y la burbuja inmobiliaria especulativa posterior son el origen de los problemas

En el debate del Congreso del miércoles sobre la situación económica, el presidente del Gobierno habló de un país que no existe. Su triunfalismo tenía que ver con algo que recogió Cayo Lara: Rajoy nos está curando de una tendinitis cuando lo que padecemos es un cáncer. Solo así se entienden autosatisfacciones tan artificiales como la de que “estamos realizando la mejor política de empleo posible”.

Se podría objetar que lo anterior son puntos de vista. Mucho menos lo es su continua apelación a la herencia recibida para justificar una política económica que está suponiendo un gran salto hacia atrás de este país, en tantos aspectos. “Lo único que no podemos hacer es volver a las políticas económicas que nos han traído aquí”, dijo Rajoy. El líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, se revolvió en la enésima ocasión en que Rajoy regresó al manido argumento, pero no explicó por qué, quizá por falta de tiempo.

A saber: de la crisis que estamos sufriendo desde el año 2008 en España no es responsable ni el déficit público (superávit) ni la deuda pública existentes entonces (muy baja), sino la inmensa deuda privada motivada por la gigantesca burbuja especulativa en lo inmobiliario, activada por el PP con la ley del suelo del año 1998. Recordemos una vez más los datos que Rajoy jamás menciona como causas del desastre: entre 1997 y 2007 (periodo mayoritariamente gobernado por el PP), la construcción creció a un ritmo de un 5% anual. En esos años, el parque de viviendas aumentó en 5,7 millones de casas, casi el 30% del total existente, y la revalorización del precio alcanzó un 191%.

En 1998, la construcción suponía casi el 14% del empleo global en España, el doble que en Alemania y cinco puntos más que en Reino Unido. Entonces, ese año, José María Aznar aprueba una ley del suelo que multiplica la exuberancia irracional del sector de la construcción: todo el suelo se declara urbanizable, salvo que esté expresamente prohibido.

Con ese bonito principio liberal se favorece un boom inmobiliario de la construcción. Pero no en el sentido que decía el PP (aumentará el número de pisos y, por tanto, bajarán los precios de los mismos), sino en el especulativo: se adquirían viviendas endeudándose, no porque fuesen baratas, sino porque eran caras y en el futuro lo serían más, con lo que se podría especular con ellas. La especulación desencadenó la continua recalificación municipal de los terrenos y los Ayuntamientos engordaron sus arcas.

La responsabilidad de José Luis Rodríguez Zapatero fue no pinchar esa burbuja y cabalgar a lomos de la opulencia. Se debe discutir si sus planes de expansión de la demanda cuando empezaron las dificultades fueron precisamente óptimos. Pero la transformación de la deuda privada en deuda pública en una continua socialización de pérdidas llega de Aznar, no de Zapatero. Esta sí es una insoportable herencia recibida.

viernes, 5 de octubre de 2018

-- ¿Quién ofende?

--  Juan Rivera|
Rebelión

Al fariseo de golpe en el pecho y paja en el ojo ajeno, tan abundante por el terruño llamado España, hay que preguntarle un “Hijo, a tí ¿qué te ofende tanto?”. Si hacemos una encuesta responderá con un rotundo “¡No!” ante el ¿Te ofende acaso?:

¿La pederastia en la que han incurrido por todo el mundo miles de sacerdotes de tu Iglesia y que ha ocasionado decenas de miles de víctimas comprobadas, muñecos rotos, más la legión aún mayor que calló abusos y violaciones por miedo a las consecuencias?

¿Las afirmaciones de obispos retrógrados “made in Spain” capaces de declarar a los medios de difusión sandeces tipo “si una mujer aborta da al varón licencia sin límites para abusar de su cuerpo/ no son abusos a niñas es porque van provocando/ hay menores que desean el abuso e incluso provocan/ el aborto es como los trenes de Auschwitz/ para juzgar el robo de bebés hay que hacerlo con criterios de aquel tiempo/ La UNESCO tiene programado hacer homosexual a la mitad de la población...”? [cortamos los ejemplos para no convertir el artículo en la historia interminable].

¿Las Inmatriculaciones, pervivencia legal franquista reactualizada por Aznar, que -con el mirar cómplice hacia otra parte de los Zapateros de turno- han trasvasado un patrimonio incalculable, bajo el lema “Gratis total”?

¿El control de las mentalidades al entregarle a la Jerarquía una porción cada vez más grande de la Enseñanza mediante el sistema de socavar la Pública y favorecer la Concertada, pagando todo ello con nuestros bolsillos?

¿La “persecución de las creencias” a golpe de talonario mediante el curioso sistema de entregar a la Jerarquía religiosa ingentes cantidades de dinero, salido de las arcas del Estado?

.¿La muerte sin sentido de los emigrantes en alta mar, la pobreza rampante, el alineamiento con los poderosos, la abismal diferencia entre prédica y práctica?... [para qué seguir].

No, nada de ello parece ofender a muchos de quienes alardean de creencias y sentimientos religiosos. Lo único que les enerva y ofende son las siguientes palabras de Willy Toledo: “Yo me cago en Dios y me sobra mierda para cagarme en el dogma de la santidad y virginidad de la Virgen María. Este país es una vergüenza insoportable. Me puede el asco. Iros a la mierda. Viva el coño insumiso”

Conviene no perder de vista elementos esenciales:
El contexto. Se hicieron como crítica a la decisión de una jueza sevillana de enjuiciar la procesión del “coño insumiso” que se realizó en una fecha tan emblemática del santoral como es el 1º de Mayo. Ya se sabe, históricamente la fecha nada tiene que ver con reivindicaciones proletarias y movimiento obrero, “solo con flores a María”.

El ordenamiento constitucional teóricamente vigente en el país, con una "ley magna" (visto lo visto y para el caso que le hacen es mejor escribir el término en minúscula ya que la aplicación práctica de los artículos con Derechos es menguante y microscópica) que en su artículo 16.3 dice –aunque parece que le pega más el término “reza”-: “Ninguna confesión tendrá carácter estatal”. Pero claro, donde se ponga una buena herencia nacional-católica de las que imprime carácter...

El cacareado “Estado de Derecho, defensor de la libertad de expresión”. Por favor, ¿cómo puede estar la libertad de expresión, la sátira, la burla, la sal gorda, la obscenidad incluso... por encima de los sensibles oídos de unos denunciantes que han sufrido escuchando "frases potencialmente ofensivas para la religión católica y sus practicantes".

Pero no nos equivoquemos. Willy Toledo es el chivo expiatorio, la cabeza de turco elegida por el integrismo patrio en su Cruzada liberticida. Con la saña e inquina quieren comprobar, por una parte, hasta donde llega el silencio cómplice de la masa (ya cuentan con el apoyo incondicional de los “A por ellos”) y, por otra, hasta dónde la resistencia de quienes nos llevamos las manos a la cabeza ante tamaña aberración.

Estamos ante un intento de control desde el Poder, en su manifestación de creencia religiosa que uniformice, para romper el brazo al heterodoxo, continuando la ancestral tradición patria de cazar herejes. Para ello les es imprescindible mantener, y que nadie cuestione, uno de sus mayores tesoros: la impunidad.

Pasemos el algodón: ¿cuántas veces estos fanáticos ultramontanos que día a día atacan las creencias que no son suyas, a la mujer, al inmigrante, al de color diferente cuando es pobre o escupen homofobia (que ya es caradura, visto lo visto) han sido molestados por la Justicia? Nunca.

Hagámonos una pregunta simple: ¿Alguien conoce o se ha intentado averiguar el porcentaje de togas que puedan ser a la vez miembros activos de instituciones u organizaciones religiosas?. Interesante tema para investigar periodísticamente.

Ningún ateo, agnóstico o laico se opone a que las personas con creencias religiosas en su cosmovisión opten por darle un papel esencial a un personaje femenino representado por una diosa virgen (bueno, el papel de diosa es un añadido al guión primitivo y el de la virginidad no lo tuvieron tan claro todos los sectores de los primeros creyentes, no en balde el dogma de la Inmaculada Concepción es del XIX), que crean en un dios -hombre que resucita después de ir a los Infiernos, tras haberse encarnado en la Virgen anterior y que realicen manifestaciones públicas de fe mediante procesiones (otra cosa es la gracia que la representación divina en estatuas les pudiese hacer a unos fundadores anicónicos o las revueltas iconoclastas que con periodicidad han cuestionado, destruyéndolas, desde sus propias bases tanta figura sacra).

Ejemplos de todas esas acciones las encontramos en religiones anteriores. Solo como pincelada y sin abandonar Grecia, Hestia, Atenea y Artemisa eran diosas vírgenes (curiosamente en Efeso, la ciudad donde estaba el templo más espectacular de esta última, el Artemisión, fue donde la tradición cristiana situó la muerte -tránsito- asunción, elección a la carta, de María), con Osiris se producía la resurrección, Hércules u Odiseo entraban y salían del Hades, fecundaciones poco “canónicas” tenemos a montones, que le pregunten a Zeus y sus formas de fabricar descendencia, a la madre de Rómulo y Remo, a Krishna...

Nadie cuestiona el Derecho a la creencia. Se cuestionan los privilegios “a costa de” o que la visión terreno-celestial que siguen debe sernos impuesta a todos como por desgracia ( "A Dios rogando y con el mazo dando”) consiguieron hacerlo tantos siglos.

Leyendo un precioso libro (“Los brigadistas de habla inglesa y la Guerra Civil española”) se colaba el concepto de “antifascista prematuro”, es decir la motivación de aquellos jóvenes que desde lejanas tierras acudieron en tropel a un país desconocido a jugarse la vida porque intuían que en ese tablero se jugaba la libertad de todos. El tiempo les dio la razón en forma de aberraciones de la Segunda Guerra mundial.

Salvando las distancias y afortunadamente de momento sin la carga de violencia anexa a la anterior referencia histórica, es hora de poner sobre la mesa en nuestro país el "Antifanatismo prematuro", la defensa a ultranza de un Estado aconfesional y laico. En él no se podría dar la delirante situación que ha tomado cuerpo con el intento de escarnio de Willy Toledo.

¡Y qué enciman algunos tengan el morro de hablar de persecución! Ojalá el Gobierno persiga de la misma manera a Pensionistas, Enseñanza y Sanidad Pública. Con barra libre a cargo de los presupuestos del Estado.

En un país propenso (por seguir el tono bíblico del artículo) al “estigma de Caín” y al éxodo doloroso de sus hijos –basta mirar las expulsiones de 1492, 1609-13, 1939- no podemos dejar que se consolide la trilogía Blasfemia- Nacionalcatolicismo-Neofranquismo.

De las fosas comunes donde aún yacen miles de cadáveres mejor hablamos otro día. Total, eso no ofende.

Juan Rivera. Colectivo Prometeo

miércoles, 19 de septiembre de 2018

Aznar* niega que el PP sea corrupto y se enfrenta con todos en el Congreso. La oposición aprovecha una comparecencia del expresidente en la que se desmarca de Correa, de los sobresueldos y de la financiación ilegal para cuestionar todo su mandato.

Lo negó todo, no entonó ningún mea culpa ni asumió ninguna autocrítica. Al contrario, fue retador. El expresidente del Gobierno, José María Aznar, negó haber conocido, contratado o haberse reunido nunca con el fundador de la trama Gürtel, Francisco Correa, rechazó haber cobrado algún sobresueldo del PP y cuestionó incluso el sentido de la sentencia impuesta por la Audiencia Nacional en el juicio central de ese caso de corrupción que acabó con la carrera de Mariano Rajoy. Afirmó así que su partido no es corrupto y que no montó en su seno un sistema de financiación ilegal. Toda la oposición le tenía ganas y aprovechó su presencia para arremeter contra su tono, su estilo y, sobre todo, los espinosos ángulos oscuros de todo su mandato de presidente del Gobierno y del PP. Aznar no solo no eludió los enfrentamientos sino que los alentó contra el socialista Rafael Simancas, el republicano Gabriel Rufián y contra Pablo Iglesias.



Fue un aquelarre que duró más de cuatro horas y quince minutos. El presidente de la comisión sobre la financiación ilegal del PP, el canario Pedro Quevedo, resultó además muy permisivo y dejó que el asunto fuese sobrepasado con creces y los portavoces de los distintos partidos y el propio Aznar se mostraran encantados de resolver algunas cuitas pendientes.

La cita comenzó ya fuerte, con el socialista Rafael Simancas dejando para la oficialidad de las actas confidencias de pasillo de diputados actuales del PP -que se refieren a Aznar con la confesión de que ellos, ahora, se están comiendo “toda su mierda”-. Simancas le exigió al expresidente popular que reconozca los hechos de la caja oculta y opaca del PP “y no escurra el bulto”, que pida perdón y disculpas a la “hastiada” sociedad española y que asuma alguna responsabilidad. Nada de eso sucedió.

La Gürtel, uno de los puntos centrales
El portavoz del PSOE se agarró para sus ataques iniciales a la sentencia de la Audiencia Nacional sobre la pieza central del caso Gürtel, conocida el pasado mes de mayo y que determinó condenas de hasta 51 años de cárcel a 29 de los 37 acusados, que suman 351 años de presidio, una resolución que puso en solfa la credibilidad del testimonio del expresidente Rajoy y que condenó al PP a pagar 245.492 euros por lucrarse de ese entramado de corrupción para la organización de varios actos electorales.

Fue en ese punto cuando Aznar rebatió que le parecía “un poco exagerado” acusar a todo el PP de ser un partido corrupto tras haber sido condenados a título lucrativo, cuando, apuntó, esa sentencia está recurrida ante el Tribunal Supremo y afecta solo a dos casos en dos ayuntamientos madrileños (Pozuelo y Majadahonda) por un importe total de unos 200.000 euros. Enseñó entonces también cuál iba a ser su estrategia de defensa: el ventilador. Al PSOE le reprochó en varios momentos el caso de los ERE de Andalucía, con 320 cargos afectados y una cuantía de 855 millones de euros, la condonación de 50 millones de euros en los bancos y hasta Filesa.

Aznar contestó a Simancas -y luego lo repitió a otros portavoces- que nunca “conoció ni contrató a Correa”. El diputado socialista le recordó que el jefe de Gürtel fue padrino en la boda de su hija, “en la que había más delincuentes que en una película de Coppola” y le enumeró la ristra de sus excolaboradores afectados por casos de corrupción: Luis Bárcenas, Ana Mato, Jesús Sepúlveda, Eduardo Zaplana… “¿Y usted pasaba por allí? cuando la sentencia establece que hubo una caja b y una estructura paralela a la oficial, de dinero negro u opaco, desde 1989”. Aznar tomó el mando total del PP en el congreso de 1990 y no lo dejó hasta 2004. Fue la época de florecimiento de Gürtel y Correa dentro del PP.

Aznar optó por minimizar la valía de la sentencia de Gürtel y se parapetó en que, tras diez años de instrucción del caso, tres jueces y múltiples testimonios recogidos en el juicio, él no ha sido nunca citado a declarar, ni imputado. Aznar se aferró a su idea de que “no existe una caja b del PP ni una trama para actos delictivos” sino, en todo caso, algunas personas que pudieron cometerlos y que no son todo el partido. El expresidente se declaró “orgulloso de haber sido presidente 14 años del PP” y de su hoja de servicios y hasta rescató la posición del actual presidente, el socialista Pedro Sánchez, que aseguró al ganar la moción de censura que “el PP no es un partido corrupto”.

A la pregunta de Simancas sobre la acusación de que Aznar recibió sobresueldos, en sobres, en su época de presidente del partido, el exlíder del PP lo negó y detalló que solo compaginó, en su época, el salario de jefe del ejecutivo y responsable del PP, ambas retribuciones declaradas a Hacienda. El diputado del PSOE le recordó a Aznar que algunos cargos del PP, como Eugenio Nasarre, Jaime Ignacio del Burgo, Jaume Matas o Pío García Escudero, han reconocido que recibieron dinero del partido que figuraba en la contabilidad b de Luis Bárcenas para distintos cometidos. Aznar enmarcó esas aportaciones en ayudas para solventar problemas relacionados con amenazas de la banda terrorista ETA. Generosidad que ahora repetiría.

Aznar, a gusto como diputado
El expresidente Aznar se fue sintiendo cada vez más a gusto en su olvidada faceta parlamentaria, rememoró que estuvo 20 años de diputado en el Congreso, y no desperdició la ocasión para derivar el debate hacia revanchas que tenía pendientes. En uno de esos pasajes se entretuvo en hacer chanzas sobre que el actual presidente llame “proyectiles de alta precisión” a las bombas que se han vendido a Arabia Saudí y que han provocado la desautorización de la ministra de Defensa, Margarita Robles, o a mofarse de su debilidad parlamentaria con tan solo 84 diputados.

Simancas resucitó, a su vez, el escándalo que se desató en el verano de 2003, cuando él mismo ganó unas elecciones autonómicas en Madrid y se disponía a gobernar. Dos diputados del PSOE se ausentaron y posibilitaron luego la elección de Esperanza Aguirre. Simancas insinuó muy directamente que Aznar y el PP tuvieron mucho que ver con aquella actuación. Aznar ironizó con que Simancas debería intentar “superar todas sus frustraciones y disgustos” y “reinventar” su vida.

La tensión se desbocó cuando tomó la palabra Gabriel Rubián, diputado de ERC. Acusó a Aznar de mentir y le recriminó la participación de 2.600 soldados españoles en la guerra de Irak, la muerte del cámara de Telecinco José Couso (del que Rufián llevaba una camiseta) y hasta el ingreso en prisión y la fuga al extranjero de varios políticos catalanes presos. Y le preguntó en tono directo y provocativo: “¿Tiene usted vergüenza?”. Aznar se atrevió a recomendar al diputado separatista que no tirase de “histrionismo” en sus debates parlamentarios y le recriminó formar parte de “un partido golpista que quiere destruir el orden constitucional” y que tiene a sus máximos dirigentes en prisión.

Aznar relató que durante sus mandatos en La Moncloa (presumió de haber sido el primero en terminar los los dos) nombró 71 cargos ministeriales y solo ha visto a uno condenado con sentencia firme y por una actuación posterior. Y se agarró, en lo demás, a la presunción de inocencia. También pidió solidaridad ante la situación de Eduardo Zaplana, en la cárcel, que ha pedido su libertad condicional por padecer leucemia. Rufián afeó a Aznar defender a un partido que no condena el golpe de 1936 y lo etiquetó como “el padrino del cartel” de la trama Gürtel. Aznar se remontó al golpe de 1934 y a que un exconsejero catalán de ERC fue condenado por contrabando de tabaco.

En ese ritmo frenético de increpaciones y ataques, Rufián sacó toda la lista de miembros de los equipos de Aznar salpicados por corrupción, narró una escena mítica de El Padrino, los relacionó con la boda en el Escorial de su hija y hasta lo interrogó sobre a qué se dedica su yerno, Alejandro Agag, al que definió como “el Steve Jobs de Gürtel”. Aznar tampoco eludió ese terreno pantanoso. Bromeó con que él no se casó aquel día, con que cumple ahora 40 años de feliz matrimonio con Ana Botella, y se desmarcó de los apuntes de Bárcenas donde aparecen pagos a J. M.: “No tengo noticia, ni estoy en nada ni tengo nada que ver con esos papeles ni con esas siglas; yo no tengo que probar mi inocencia”. Y piropeó a su yerno: “Es un empresario de éxito en el Reino Unido y en el mundo”.

El duelo con el portavoz de Bildu, Oskar Matute, se enfangó cuando Aznar relacionó a esa formación directamente “con Batasuna y una parte de ETA” y el diputado vasco lo menospreció como una reliquia del pasado. No contestó a nada de lo que le preguntó el representante del PNV, pero sí le confesó que se lo estaba pasando bien. Por parte de Ciudadanos, su diputado Toni Cantó subrayó que no entendía el “tono y la actitud chulesca, no humilde y ocurrente” del expresidente llamado a declarar en una comisión de investigación sobre financiación ilegal y criticó el combate sobre el “y tú más” emprendido con el portavoz del PSOE. Aznar se defendió preconizando que nadie puede aventurar lo que puede llegar a hacer mal un compañero de partido varios años después de dejar su cargo.

El expresidente del Gobierno recogió unas alusiones a su frase “Váyase, señor González”, en un debate de la nación, para constatar que ahora se lleva mejor con el exlíder del PSOE “pese a haber discutido mucho”, que colaborarán juntos en un acto este jueves y para extrapolar que les une un “consenso sobre la transición democrática” que se mantuvo durante los ejecutivos del PSOE y del PP.

Enfrentamiento con Podemos
En la traca faltaba la intervención más esperada del líder de Podemos, Pablo Iglesias, que no es portavoz en esa comisión pero quiso asumir este martes esa función. Iglesias se quiso ceñir al objeto de la comisión, pero Aznar lo estaba esperando hace tiempo. El líder de Podemos le tocó en el orgullo más sensible, además, cuando le recordó todo el rato que estaba obligado a no mentir. Iglesias se interesó por aspectos tan concretos como si Aznar había detectado alguna irregularidad durante sus mandatos en el PP y el expresidente replicó con alusiones a que Podemos se benefició de financiación de gobiernos extranjeros y condonaciones. Iglesias le cuestionó sobre si en su día tuvo acceso a las escuchas de otro extesorero del PP, Rosendo Naseiro, y el líder popular retomó la acusación de la financiación de 270.000 euros a Podemos desde Venezuela o Irán. Iglesias quiso saber por qué Aznar había escrito artículos en el Instituto de Estudios Financieros con Ramón Blanco Balín, uno de los cerebros de la trama Gürtel, y el exdirigente del PP afirmó que nunca fue su amigo y que le conoció menos que el líder de Podemos a Nicolás Maduro. Y así más.

Aznar estaba más tenso en ese pasaje, y al final le soltó a Iglesias: “Usted me parece un peligro para la democracia en España y lo demuestra todos los días”. Iglesias tampoco se cortó: “Esto no es un tribunal de justicia, y no se le pide ninguna responsabilidad penal pero sí política. Usted ha mentido y usted es el máximo responsable de la corrupción del PP”. Ya no hubo tregua. Aznar reprendió a Iglesias ser “un antisistema y anticapitalista, no fiable e incapaz de decir la verdad hasta el final”. Iglesias concluyó que la intervención del expresidente le había parecido “triste” y proclamó: “Trabajaré para que en mi patria nadie se tenga que avergonzar de expresidentes como usted”. Aznar aclaró: “Me da igual, su partido quiere destruir el sistema de 1978”.

https://elpais.com/politica/2018/09/18/actualidad/1537262272_803440.html?autoplay=1

* Post Data y Comentario:
Lo que me ha causado mucha impresión es la prepotencia e incluso chulería y desprecio con que el compareciente se mostraba en todo momento, y la falta de reacción por parte de la comisión, como por parte de los representante de los partidos le pararan con firmeza los piés y le recordaran sus obligaciones.  Vimos como en múltiples ocasiones adoptó el rol de los diputados investigadores, haciéndoles preguntas en vez de contestar a las que le hacían, incumpliendo sus obligaciones ciudadanas de comparecer, colaborar en la investigación y no mentir.

En muchas ocasiones, se permitió juzgar a los diputados con juicios de valor no solo fuera de lugar -ni era el lugar ni era la ocasión ni tenia autoridad para ello en su calidad de compareciente- saltándose e incumpliendo todas las normas. El presidente de la comisión no lo llamó al orden, ni con la autoridad que legalmente poseía, cortó de raíz y tajantemente estos comportamientos y actitudes y no le hizo en ningún momento rectificar, como era de rigor y su obligación de presidencia neutral y no sesgada. Solo en una ocasión, con Pablo Iglesias, al que el compareciente le repetía una y otra vez acusaciones ya demostradas ante los tribunales, falsas, el Presidente le hizo un comentario, que no rectificación, ni llamada al orden.

Es un ejemplo más de las actitudes y comportamientos a los que la derecha de este país nos tienen habituados. Desde el levantamiento criminal contra la legalidad republicana del 18 de julio del 36, (sin justificación real ninguna, más que la defensa de sus privilegios injustos de clase, mientra el pueblo padecía toda suerte de injusticias, desprecios, hambre y necesidades de una educación y salud gratis para todos.) al que mintiendo de entrada llamaron cruzada, y en el que durante años se permitieron juzgar a los defensores de dicha legalidad como sublevados dándole una vuelta a toda la verdad, la justicia y el sentido común sino también a todo el ordenamiento jurídico con leyes injusta y con utilización del sistema "legal" civil y militar como un obsceno fraude de ley y venganza. Lo que supuso una represión sin par, con cientos de miles fusilados, desaparecidos, torturados, apaleados sin precedentes, con prohibición, persecución y represión de todo intento de asociación obrera de autodefensa; partidos o sindicatos, durante más de 40 años. Después esa derecha alardea de constitucionalista, de ser respetuosa con las normas y legal,... 

He subrayado y puesto en negrita las partes de la crónica en las que el compareciente adopta el rol de investigador o portavoz y se le permite, ¡¡¡una y otra vez con todos los portavoces!!! No contesta a las preguntas, miente, utiliza el insulto, la ironía, la mentira, acusa falsamente, pregunta, sentencia, se niega a contestar reiteradamente y en definitiva se ríe del Congreso, de las normas sobre la comisión y de todos nosotros con una prepotencia y chulería inadmisible. No podemos olvidar que nos metió en una guerra injusta y criminal basada en mentiras que repitió múltiples veces y de la que todos los otros de las Azores se han arrepentido, pedido disculpas y lamentado, menos él. Terrible.

Lee íntegra la condena a Ana Botella y siete ex altos cargos por malvender pisos públicos.

domingo, 27 de mayo de 2018

El eslabón Zaplana. El político representa la época aznarista del enriquecimiento rápido.

La detención de Eduardo Zaplana, años después de abandonar la política, retrotrae a aquellos años del aznarismo del enriquecimiento rápido y la avaricia de políticos sin escrúpulos; la mayoría de ellos, del partido gobernante. A Zaplana se le atribuyó —erróneamente porque lo dijo en realidad otro político del mismo partido— el principio de estar en la política para forrarse, pero su avidez por el dinero, su afición a impulsar megaproyectos millonarios que supusieron importantes pérdidas de fondos públicos y su estrecha relación con políticos y empresarios involucrados en asuntos de corrupción han mantenido extendida sobre él la sombra de la sospecha. La investigación de la Guardia Civil impulsada por la Fiscalía Anticorrupción apunta la posibilidad de que tales sospechas estuvieran fundamentadas. Solo el PP parece haberse visto “sorprendido”.

En los años de Zaplana en Benidorm y en la Generalitat, España crecía a buen ritmo, era alumno aventajado en Europa, liberalizaba la economía, privatizaba las grandes empresas y abundaba el dinero; sobre todo en Valencia y en Madrid, comunidades gobernadas por el PP y en las que se han producido los casos más lacerantes de corrupción política. El megalómano proyecto de Terra Mítica costó 300 millones de euros a las arcas públicas, pero se vendió por 65. Zaplana llevó a Valencia a Francisco Correa, según su sucesor al frente de la Generalitat Francisco Camps, y se sirvió de la Caja Mediterráneo (CAM), que con el tiempo fue intervenida por el Banco de España tras años de nefasta gestión y dietas millonarias de su consejo de administración.

Aunque con notable retraso, el cerco judicial se ha cerrado en torno a una presunta red corrupta de políticos y empresarios que rodearon a Zaplana, cuyo nombre ha asomado en los escándalos de corrupción más importantes que acosan al Partido Popular: del caso Lezo a la Gürtel o la Operación Púnica. Muchos de sus colaboradores y/o correligionarios cayeron antes que él mientras que Zaplana —aparente eslabón de la cadena corrupta— quedaba libre de toda culpa.

Investigado ahora por presunto blanqueo de capitales y delito fiscal, el caso Zaplana, destacado militante del PP hasta ayer por la tarde, vuelve como un bumerán contra el partido de Mariano Rajoy. El PP es uno de los máximos responsables del enorme expolio que han sufrido diversas Administraciones públicas en manos de sus gestores corruptos. El partido protegía a los suyos lamentando ser víctima de una trama contra el PP mientras se financiaba ilegalmente, como las diversas piezas del caso Gürtel están demostrando. Ha sido una vergonzosa manera de hacer política que el electorado no parece dispuesto a perdonarle de nuevo.

A este partido se le debe también fundamentalmente el desprestigio de la política y la escasa confianza de los ciudadanos en sus instituciones democráticas. La justicia es lenta, el PP solo reacciona cuando aquella actúa y lo hace siempre con irritante retraso. Son circunstancias que aumentan la desconfianza y hacen temer que los desmanes no sean solo cosa del pasado.

viernes, 23 de marzo de 2018

15 años de la guerra de Irak: ¿quiénes justificaron y quiénes se opusieron al inicio de la invasión que dividió al mundo?

http://www.bbc.com/mundo/media-43476921

Fue uno de los episodios de mayor división en el panorama internacional de la historia reciente.

El 20 de marzo de 2003, una coalición liderada por Estados Unidos junto a países aliados como Reino Unido y España, dio inicio a la invasión de Irak.

La principal justificación para esta operación fue la afirmación de que Saddam Hussein poseía y desarrollaba armas de destrucción masiva.

El líder iraquí fue derrocado. Sin embargo, nunca se encontraron armas.

El conflicto que Estados Unidos aseguró que no se prolongaría más de unos meses no finalizó hasta más de siete años después.

Los principales líderes mundiales evidenciaron sus posturas enfrentadas sobre esta guerra, pero ¿recuerdas lo que dijeron en aquel momento?

BBC Mundo recuerda las declaraciones clave a 15 años del inicio de la guerra de Irak.



http://www.bbc.com/mundo/media-43476921#

miércoles, 12 de abril de 2017

_---El peor presidente de España

_--ALBERTO SANTOS
 12 ABR 2017 -

Cuando Aznar era presidente del Gobierno, se aprobó la ley de liberalización del suelo, punto de partida de la burbuja inmobiliaria con la que se ha arruinado muchísima gente. También fue uno de los asistentes a las reuniones para iniciar la guerra del Golfo. Como todos sabemos, esa fue la excusa perfecta para que esos canallas de islamistas mataran a tanta gente en Madrid. La trama Gürtel pagó parte de la boda de su hija, y 18 de los invitados a ese enlace están imputados o han tenido problemas con la justicia. Son famosos sus ataques a los ecologistas, a los que llamó “abanderados del calentamiento global que tratan de restringir libertades”. También tenemos los 40.000 millones a devolver a la UE para sufragar los disparates (no son disparates, son delitos graves de gestión dolosa, con consecuencias muy costosas para los clientes y ciudadanos del Estado español, fueron robos de cuello blanco que pagamos todos, principalmente los más humildes, son delitos condenables que parecen, hasta ahora, sin consecuencias de prisión) de Caja Madrid y el agujero de las radiales de Madrid, autopistas que llenaron los bolsillos de algunos terratenientes y benéficas constructoras. Y por las que ahora nosotros tenemos que devolver 5.000 millones de euros. Aznar decía: España va bien. Visto ahora el desbarajuste de todo lo que hizo, se le puede considerar el peor presidente de España de todos los tiempos.

— Alberto Santos. Lezo (Guipúzcoa). En cartas al Director de El País.

http://elpais.com/elpais/2017/04/11/opinion/1491922584_607167.html

sábado, 8 de abril de 2017

_-TRIBUNA. Miente Aznar. Una vez más, el expresidente perdió la oportunidad de disculparse por haber involucrado a España en la guerra de Irak

_-

El expresidente José María Aznar visitó el miércoles la casa que Bertín Osborne mantiene abierta en Telecinco. Con un presentador que más parecía un cofrade, que proclamó haberle votado siempre y se medio quejó de que nunca le hubiera convocado a jugar la liga del PP, Aznar hizo un insólito despliegue de narcisismo en personaje tenido por austero. Lástima que le faltara público. Su autoproclamación como mejor presidente de España pilló a la audiencia en otra parte. Nunca antes Osborne había caído tan bajo en el share.

Una vez más Aznar perdió la oportunidad de disculparse ante los españoles por haberles involucrado en la guerra de Irak, algo que de forma más o menos elíptica han hecho ya sus dos colegas de las Azores: George W. Bush y Tony Blair. Lejos de eso, Aznar proclamó con énfasis que repetiría cien, diez mil veces, aquel pacto que, según él, permitía a España sentarse a la mesa de las grandes potencias. Ninguna referencia a las armas de destrucción masiva que se invocaron para aquella guerra, aquellas de las que dijo entonces en televisión: “Créanme, hay armas de destrucción masiva”, y que Aznar prefiere olvidar para poner de relieve cómo se codeaba con Bush o cómo le envidiaba Clinton por los ataques que le dirigía Chávez.

Y a los olvidos añadió alguna mentira sobre el 11-M que forma parte ya de su repertorio. Insistió como suele en que no hubo ninguna manipulación por su parte y que se limitó a transmitir en directo a la opinión pública la información de la que disponían las fuerzas de seguridad, poniendo el acento en que fue el último en comparecer tras las declaraciones de Ibarretxe, Zapatero y tutti quanti que señalaban a ETA.

En ese proceso mencionó la ronda de llamadas que mantuvo con los directores de los periódicos de Madrid y Barcelona. Y una vez más mintió al manifestar que el director de EL PAÍS le había expresado que 15 minutos antes de esa llamada había decidido cambiar el titular de primera página incorporando la autoría de ETA. Matanza terrorista en Madrid se había transformado en Matanza de ETA en Madrid.

Aunque en su día (21 y 27 de marzo de 2004) expliqué a los lectores de EL PAÍS con el máximo detalle cómo se había producido este desdichado cambio, retomo hoy el asunto porque a nadie cabe pedirle tal esfuerzo de memoria y para que la mentira de Aznar no quede acuñada definitivamente, como ya lo ha pretendido al incorporar esta versión a su segundo tomo de memorias.

Entonces y hoy el argumento principal de Aznar y sus ayudantes es que la edición especial del periódico del 11-M estaba datada a la una de la tarde y que la llamada de Aznar se produjo hacia las 13.10. Todos los que nos hemos dedicado a hacer periódicos sabemos que la hora de cierre es con demasiada frecuencia más una aspiración que una realidad. De hecho, aquella primera página fue filmada a las 13.53 y el primer ejemplar salió de la rotativa a las 14.28, como demostramos en su día con la reproducción de los correspondientes registros informáticos.

Los hechos ocurrieron de la siguiente forma. A las 12.59 de aquel 11 de marzo el secretario de Estado de Comunicación, Alfredo Timmermans, me devolvió una llamada que yo le había efectuado dos minutos antes y le urgí a que me diera una versión oficial del Gobierno dado el retraso que estaba produciéndose en la comparecencia del ministro de Interior. Me informó de que el Gobierno tenía la absoluta seguridad de que era ETA la autora del atentado y que así lo iba a proclamar Acebes en unos 10 minutos. Señaló los antecedentes de la maleta con explosivos capturada en Nochebuena en el tren Irún-Madrid y la furgoneta con 500 kilos de explosivos interceptada unas semanas antes en Cuenca.

Tras este breve diálogo introduje un cambio en el titular que quedó registrado a las 13.02. A las 13h 06m y 45s se produjo la llamada de Aznar, que duró 1 minuto y 51 segundos, según los registros de nuestra central telefónica. El presidente repitió casi literalmente la línea argumental seguida por Timmermans y estableció que la autoría de ETA no era una deducción, ni tampoco la “hipótesis principal”, como ha pretendido luego: era un hecho.

Un equipo de Antena 3 TV había filmado minutos antes la versión inicial de la primera página y tuvimos que cazarlo a la puerta del periódico para que registraran la definitiva. En la entrevista que me habían grabado yo había aludido a las Torres Gemelas y a recientes atentados en Oriente Próximo en busca de antecedentes que ayudaran a entender la barbarie de Atocha.

Estos son los hechos y no podrá cambiarlos la mentira interesada de Aznar, que pasado el tiempo trata de atribuirse una falsa neutralidad informativa. Aznar mintió a los españoles en aquellos tres días de marzo y es probable que esto le costara la derrota a su partido. Para ello no hay que apoyarse en citas de Churchill sobre el desagradecimiento en el que incurren a veces las grandes naciones. En su caso fue el resultado de tres días de mentiras, una práctica a la que sigue aferrado, aunque haya abandonado la política.

http://elpais.com/elpais/2017/04/07/opinion/1491586368_120602.html


OTROS ARTÍCULOS DEL AUTOR
Gernika: el laboratorio del terror

El veraneo interrumpido de Bertín El dandismo 'old fashion' de Osborne era inofensivo hasta que le ha salido de pronto un ramalazo de reaccionarismo agrio que le resta simpatía. Elvira Lindo.

viernes, 15 de julio de 2016

Autopsia o venganza. Investigaciones como el ‘informe Chilcot’ son impensables en nuestro país

Una democracia sana necesita autopsias. Disecciones profundas, con acceso a todo tipo de documentos y testigos de las acciones políticas más relevantes. Pero investigaciones como el informe Chilcot, solicitado por Gordon Brown sobre la participación británica en la guerra de Irak, son imposibles en nuestro país.

Primero, los españoles anteponemos la lealtad partidista a la lealtad a la comunidad. Es inaudito que un presidente español pida a una autoridad prestigiosa que examine la labor de un Gobierno de su propio partido. Auditaremos todo lo que haga falta de los adversarios políticos. Ya sea deuda ilegítima o facturas en los cajones. Pero no cuestionaremos a los nuestros.

Segundo, los españoles no analizamos las decisiones, sino que juzgamos a los decisores. La comisión Chilcot evaluó la política británica antes, durante y tras la invasión de Irak. El objetivo era evitar que los desastres encadenados en la política exterior británica que llevaron a la guerra de Irak se vuelvan a repetir. Aprender de los errores. Ciertamente, se nombra a los responsables de actuaciones concretas, como Blair. Pero la meta de estos informes no es juzgar a un primer ministro del pasado, sino mejorar los protocolos de actuación que ayuden a tomar mejores decisiones a los primeros ministros del futuro.

En España es difícil que invirtamos tiempo y recursos en desentrañar el fondo de decisiones políticas complejas. Cuando estamos descontentos, nosotros vamos directos al juzgado alegando crímenes contra la humanidad o contra la Constitución. Denunciamos a los políticos frente a unos tribunales que no tienen ni los medios ni el mandato para ofrecer una fotografía completa del problema.

Para resolver cualquier fallo colectivo, necesitamos detectar las instituciones, y no sólo las personas jurídicas, responsables. Los agujeros negros, en política exterior o en corrupción interior, son el resultado de procesos llenos de detalles. De pequeñas decisiones, algunas justificables y otras no. Pero es más cómodo señalar con el dedo a alguien.

 Queremos venganza, no aprender. Como Bush en 2003.

sábado, 9 de julio de 2016

Jung y los tres superhéroes

A medida que profundizo en el formidable laberinto de la psicología de Jung, aumentan mi respeto y admiración por aquel pensador suizo —dicen que mitad psicólogo, mitad campesino—, rebelde discípulo de Freud. Y su idea de esa “sombra” que, ajena a la luz de la consciencia, se proyecta sobre el mundo desde la profundidad del alma humana, me parece más preclara. En su inagotable análisis, dibujó Jung un panorama poco halagüeño para el futuro de la humanidad si ésta seguía ignorando a esa creciente “sombra”, habitante del reino del inconsciente. Y es que ahora que al exmandatario británico Tony Blair sus compatriotas le han repasado la plana, no puedo evitar pensar en la tenebrosa sombra que siempre vi proyectada por aquellos tres superhéroes que, sonrientes, posaron para la posteridad en las islas Azores. Me preguntaba entonces, y aún lo hago, cómo serían sus sueños, cuál su contenido, qué monstruosa arquetípica deidad zarandearía aquellos egos, ante la puerta que, siempre sonriendo, abrían. En fin, lo que después aconteció es ya parte de la historia.— Alberto Morales Moreno. Granada.

martes, 14 de junio de 2016

¿Austero Aznar? La austeridad neoliberal empieza siempre por los demás, jamás por ellos mismos.

Y va Josemari Aznar y le pega un rapapolvo a Mariano Rajoy por “relajar la corrección del déficit”. Y le instruye a hacer lo contrario: “España debe acelerar el proceso de consolidación fiscal”, reduciendo el gasto público. O como, más claro, dejó escrito: el Gobierno tiene “el deber” de aplicar “políticas de máxima austeridad” (España puede salir de la crisis, Planeta).

Más vale reír que llorar. El incumplidor fiscal, el que vocea que denunciará a Cristóbal Montoro por revelar sus infracciones y sanciones, el amigo de sobrios de lujo como Rupert Murdoch, Bernie Ecclestone, Flavio Briatore, Paco Camps, Jaume Matas, Rita Barberá y la tribu gurtélida-escurialense, dando lecciones de frugalidad. La austeridad neoliberal empieza siempre por los demás, jamás por nosotros mismos.

Pincha Aznar a Mariano con que la bonanza económica de su tiempo se debió a esa política; le replican la vice y Luis de Guindos que ellos lo han hecho mejor. Oculta un factor clave del crecimiento económico bajo el aznarato: su ley del suelo. Fue esa la que disparó desde 1998 la burbuja inmobiliaria, bajo el principio de que todo era urbanizable salvo lo prohibido, y que incubó la Gran Recesión a la española. Pero el máximo austero lo olvida.

Como, generoso, obvió en las 219 páginas de ese libro siquiera mencionar a Rodrigo Rato, quien algo tendría que ver con aquella recuperación. Para nada, el generoso Aznar se autoatribuyó el fugaz mérito: “El milagro soy yo”, declaró a The Wall Street Journal. Modesta frase que “era precisamente lo contrario a cualquier planteamientro egocéntrico”, según nos asegura en El compromiso del poder, su segundo volumen de desmemorias selectivas.

Cuando las invectivas de estilo Rottenmeier atenazan a Mariano, asalta a muchos la compasión de minimizar sus fracasos, la pérdida de un ejercicio presupuestario por culpa de bajar los impuestos para subir los votos, el patético papelón ante Europa para evitar la multa por incumplimiento del déficit... Al fin y al cabo, es un tipo apacible que no suele ofender.

Pero entonces comprueban que les promete en España volver a reducir impuestos y al tiempo escribe a la Comisión asegurando que una vez pasen las elecciones volverá a aplicar recortes; qué digo recortes: “nuevas medidas”. Y se sienten burlados.

http://elpais.com/elpais/2016/05/23/opinion/1464021800_997153.html

sábado, 7 de septiembre de 2013

Ana Botella, el inglés y para qué sirven los cascos. La alcaldesa de Madrid responde hablando de infraestructuras al ser preguntada por el paro

El Intermedio, espacio humorístico de La Sexta, rescató en su programa de anoche pasajes de una rueda de prensa de la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, el día anterior en Buenos Aires. En un momento de la comparecencia, que comparte con el presidente de Madrid, Ignacio González, y con el presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco, un periodista le pregunta en inglés si cree que un país con una tasa paro tan elevada debe organizar unos Juegos.

En su respuesta, Botella obvia completamente el tema y habla de las infraestructuras deportivas, que primero dice que están hechas al 90% y luego, al 80%. Blanco, consciente de que esa no era la pregunta, decide echarle un capote a Botella y le dice a Botella al oído que era sobre el paro y que si quiere que la complete... con la mala suerte de que lo hace a micrófono abierto

El conductor del programa, El Gran Wyoming, también bromea sobre el uso que hace la alcaldesa de Madrid, en plena promoción ante la prensa internacional de la candidatura de Madrid 2020, de los cascos de traducción. En las imágenes, se ve que Botella prescinde de ellos para el inglés pero sí se los pone para el español. En un discurso de presentación de la candidatura en marzo, que dio en inglés y que leyó como suele hacer, la alcaldesa, que no es precisamente una oradora en castellano, ya mostró importantes problemas de pronunciación.

Para ser justos, el programa añade otro momento de la rueda de prensa, en el que el que demuestra sus problemas con el inglés es el propio Blanco. "No listen the ask", responde a un periodista, literalmente, a lo comanche, "no escuchar la preguntar".

Botella y Blanco son los últimos ejemplos de un mal que aqueja a todo el país. Son famosos ya el "it’s very difficult todo esto"! de Mariano Rajoy de Mariano Rajoy a David Cameron, el "morry crismas" sevillano de Sergio Ramosel rocambolesco acento de José María Aznar, el desconocimiento del idioma de José Luis Rodríguez Zapatero y la pronunciación de Emilio Botín.


MÁS INFORMACIÓN



lunes, 27 de mayo de 2013

Aznar mesiánico

Aznar cree* que el milagro es él, como ya dijo en una ocasión, no le vale ni su delfín, pero la base de su egolatría es débil. Se erigió en adalid contra la corrupción y ahora se ve salpicado.

 Se vanagloria de la bonanza económica durante su mandato que venía favorecida por la situación mundial, pero en vez de aprovecharla para cambiar el modelo económico potenciando el I+D, sentó las bases para que la crisis se cebara especialmente con España. Con su ley de liberación del suelo propició la burbuja que es la mayor causa de nuestros males presentes. Por cierto, los socialistas son igualmente culpables porque en vez de pincharla, la inflaron aún más.

Fue uno de los máximos responsables de la guerra de Irak, basada en falsedades obvias. Hans Blix dijo claramente en la ONU que no existían armas de destrucción masiva, pero el acólito de Bush ya había tomado su decisión. Perdieron la vida de forma violenta cientos de miles de iraquíes. La historia le juzgará.

Ahora amenaza con volver. No, por favor.— Javier Goicoechea Roso. El País, cartas al director, 27-05-13.
*(El sabe que no, en aquella ocasión que el micro estaba abierto se comprobó que pensaba diferente a como hablaba. Y las armas llamadas de destrucción masiva -nombre que ya hacia desconfiar de su exactitud por propagandístico-, resultaron una invención para ir a por el petróleo de Irak, sin importarle lo injusto de la guerra y la muerte de tantas personas inocentes)

jueves, 27 de octubre de 2011

Maruja Torres

José María Aznar: cuarto consejero más votado, en la junta de accionistas del negocio de Rupert Murdoch. Ustedes se asombrarán. Yo, no.
En primer lugar, por las características de News Corporation, que es lo que en el argot actual se conoce como “un conglomerado mediático”, para no decir un superpoder que actúa por encima de la ley cuando le conviene. En mi juventud, conglomerado era esa materia hecha con desperdicios de madera que, presionados, se convertían en tablas para estanterías baratas. No sé si en Ikea se sigue utilizando. En el mundo de la comunicación, sí.
Entre los materiales que News Corporation comprime para sacar el máximo beneficio con destino a sus accionistas se encuentran todo tipo de virutas: el espionaje telefónico, la coacción a víctimas del terrorismo, la explotación del escándalo, la connivencia con políticos a alto nivel, mediante chantaje o soborno, y la mentira. Sobre todo, la mentira. Sin complejos. Ahí es donde el consejero español da la talla. La da también en otro requisito imprescindible para el grupo, al que pertenece la ínclita cadena Fox News: su afinidad con el sionismo y con el Tea Party.
En la misma junta en donde se premió a Aznar por sus méritos —y por lo que puede conseguirles cuando la derecha y su FAES se hagan del todo con este país—, se castigó levemente a los responsables del espionaje telefónico. Pero no se hagan ilusiones. No fue porque los inversores descubrieran, horrorizados, que habían cometido delitos en su nombre. Fue por dejarse pillar.

Todos sabían. Todos saben. Ser accionista —de un conglomerado, de una empresa, de un banco— es también, hoy más que nunca, una cuestión moral.

El mundo que trabaja lo hace actualmente para ellos. En medio, los capataces fieles. Esa y no otra es la nueva carrera de Aznar.

miércoles, 19 de octubre de 2011

La España de Aznar… la España del PP

No paran de decir los voceros de Mariano Rajoy que van a hacer con España lo que ya hicieron en el 96. Que aplicarán las misma recetas que entonces. Que ellos saben lo que es levantar un país… ¿Levantar un país? Los gobiernos de Aznar llevan a sus espaldas (sin que nadie, o casi nadie se lo diga, lo cual es alucinante teniendo en cuenta que los que voy a resumir a continuación son hechos contrastables, conocidos y asumidos por todos) la mayor dilapidación de recursos económicos de la historia de España, y es posible que del mundo:
1. España recibió enormes transferencias de dinero, que se realizaron desde la Unión Europea, tanto que entre 1.995 a 2.003 el importe neto de dichas transferecnias fue de un 1,6% del PIB. Fueron cantidades que, en ése extraordinario período (1995-2005), convirtieron a España en el país del mundo que históricamente más se ha beneficiado por una corriente de solidaridad proveniente de otros países, representando las transferencias de dicho período una cifra más dos veces superior a lo que supuso el Plan Marshall para todos los Estados beneficiados tras la Segunda Guerra Mundial (leer ”La mayor operación de solidaridad de la historia”. Descarga de documentos
. Durante aquellos años se recibieron ingentes cantidades de dinero por las privatizaciones de prácticamente todas las empresas públicas. El balance de privatizaciones de grandes empresas durante aquellos años fue espectacular, llendo a un ritmo de 5 en 1.996, 14 en 1.997, 5 en 1.998, 11 en 1.999, 3 en 2.000, 3 en 2.001 y 1 en 2.002… hasta sumar más de 40 grandes empresas privatizadas (privatizaciones realizadas además, aunque ése es otro cantar, a precios muy bajos y a un selecto grupo de empresarios afines) incluyendo a Gas Natural, Aceralia, Repsol, Endesa, Telefónica, Tabacalera, Enatcar, Iberia, Indra, Red Eléctrica, Casa, Enatcar, Transmediterránea, etc.
3. Heredó una economía lanzada, en todos sus grandes números, porque no olvidemos qué le hizo a Felipez González perder las elecciones de 1.996. Fue el desgaste de la corrupción y del GAL, y no la economía, lo que puso a Aznar en la Moncloa. Porque la de 1.996 era una economía que volvía a crecer después de una larga crisis, una economía que ya creaba empleo después de una larga etapa de destrucción del mismo… una economía saneada y que se encontró con una de las mayores etapas de crecimiento internacional de las últimas décadas.
¿Qué hizo Aznar con todo eso?: la burbuja inmobiliaria.
Aznar aprovechó todo ése dinero caído del cielo (del cielo de la UE y del cielo de las privatizaciones) y ese magnífico entorno internacional para potenciar un modelo económico de rápidos beneficios y escasamente productivo ¿o acaso nos vamos a creer que la burbuja se formó sola?, ¿o acaso nos vamos a creer que los responsables económicos no sabían que el modelo que estaban “pariendo” podía devorarlo todo?
¿De nuevo las recetas económicas de 1.996? sin transferencias de la UE, sin privatizaciones y sin el viento a favor ¿de verdad es posible?, y, aunque lo fuese ¿de verdad es eso lo que queremos?
Fuente: http://unabocaydosorejas.wordpress.com/2011/10/17/la-espana-de-aznar-la-espana-del-pp/

sábado, 23 de abril de 2011

La última de Aznar

Como lector habitual de prensa y espectador de los informativos en diferentes cadenas de televisión, a veces tengo la impresión de que el expresidente José María Aznar nos ha acostumbrado a un goteo calculado de reflexiones estridentes. Dudo mucho que los medios extranjeros le concedan el menor interés (la versión digital del New York Times ni menciona la reciente conferencia de Aznar en la Universidad de Columbia), pero invariablemente los medios españoles se hacen eco de las extravagancias del personaje con una atención inusitada. Y esto me plantea algunas dudas sobre la lógica informativa en este caso.

Entiendo que se trata de la persona que ha ocupado la presidencia de este país durante ocho años, y que además es el actual presidente de honor del principal partido de la oposición.

Pero, en el otro lado de la balanza, su afán de notoriedad y su resentimiento parecen tan enfermizos que, en mi opinión, los medios deberían tener un filtro de calidad para no convertirse en su altavoz. Porque, el pensamiento de Aznar, sus ideas y sus análisis ¿merecen realmente el lugar que ocupan en los medios? ALBERTO GIL, El País, 22/04/2011


Aznar marca el paso a Rajoy
Que Aznar cometió un terrible error con la intervención en la invasión de Irak, la foto de las Azores, las armas de destrucción masiva y, posteriormente, con la desastrosa gestión del horrible atentado del 11-M, es algo que no niegan ya ni algunos medios de la derecha.

Que el PP perdió, muy posiblemente, las elecciones de 2004 por esa misma gestión, también es reconocido por tirios y troyanos, exceptuando, claro, a los que piensan que decir una mentira mil veces puede convertirla en verdad.

Y, desde entonces, el expresidente parece vivir en un estado de irritación constante: su discurso, a la par que sus facciones, se ha endurecido y radicalizado hasta extremos que le hacen manifestarse en términos que le perjudican notablemente y tampoco favorecen en nada al PP.

Parece que su voz es única en la derecha, desde la más radical a la más sensata; nadie discrepa, nadie le contradice, marca el paso a Mariano Rajoy y se cree en posesión de la verdad absoluta. Aznar se equivoca y está contribuyendo notablemente a la crispación que se está instalando de una manera peligrosa en la sociedad española. Quienes le quieren bien deberían hacérselo notar. ÁNGEL VILLEGAS BRAVO, El País, 20/04/2011


Las declaraciones de Aznar
Siendo jefe del Gobierno, José María Aznar puso de manifiesto ante el mundo entero que le gustaban las formas de hacer las cosas de George W. Bush en política exterior; en cambio, a la ONU y a la inmensa mayoría de los ciudadanos españoles y de otros muchos lugares, nada en absoluto. Hoy también sabemos que al presidente de honor de los populares le agradan las maneras del "amigo" Gadafi; sin embargo, a la ONU, a la mayor parte de los Gobiernos de los países democráticos y a su propio partido, maldita la gracia que les hace. Además, el gran patriota conservador ha tenido el gusto de sembrar dudas sobre la solvencia económica de España; justamente lo contrario de lo que, a juicio de los españoles en general, debería haber hecho.- Enrique Chicote Serna. Arganda del Rey, Madrid. El País, 19-04-2011

No hay mucho que desvelar sobre Aznar. Pero me parece cuanto menos curioso que vea en Gadafi al adalid que luchó contra el terrorismo islamista cuando fue precisamente Gadafi quien cometió el mayor atentado terrorista en Europa, con 240 muertos en el atentado de Lockerbie.

Este tipo de crímenes no prescriben ni se olvidan ni se redimen ni nada de nada. Se pagan. Y por mucha estabilidad geopolítica que pueda garantizar el "amigo", por muy productivo que sea como proveedor de petróleo y por muchos caballos que pueda regalar, ha de ser llevado ante la justicia.

Las resoluciones lentas, burocráticas y deliberadas de los organismos internacionales que puede llevar a cabo la comunidad internacional deberían hacer algo para que el susodicho esté cuanto antes ante el Tribunal Internacional de La Haya para poder evitar todo tipo de divagaciones, en este caso del otrora adalid del PP. Sergio Molina Palamós, Girona, El País, 19-04-2011

El expresidente José María Aznar es responsable de una campaña de "sospechas, insidias y mala intención" que perjudica a la economía española; y el actual líder del PP, Mariano Rajoy, "no le corrige seguramente porque le debe su puesto". Lo dijo ayer la dirigente socialista Elena Valenciano antes de reclamar a uno y otro que no socaven la confianza internacional en España.

"Cuando la deuda nacional se encuentra en dificultades en los mercados esperaríamos del PP justamente lo contrario de lo que hace", dijo Valenciano. En su opinión, el principal partido de la oposición "prefiere apostar contra España" con fines electorales, al tiempo que mantiene un "programa oculto" que pasará por el deterioro de servicios públicos como la sanidad y la educación.

Las críticas de Valenciano también iban dirigidas al responsable económico del PP, Cristóbal Montoro, que poco antes había abundado en las tesis de Aznar sobre las dificultades que podría tener España para pagar su deuda...

Ver video aquí.

viernes, 3 de marzo de 2000

Aznar, arropado por el mundo del espectáculo



José María Aznar aprovechó la mañana de ayer para reunirse con figuras del mundo de la cultura y el espectáculo en el Palacio de Cristal de la Arganzuela, en Madrid, ante los que detalló las propuestas culturales de su programa. Hubo asistentes de clara adscripción popular, como los escritores Fernando Sánchez Dragó y Luis Racionero, y los actores José Luis López Vázquez, Pepe Rubio, Rosa Valenty, Pedro Osinaga y Norma Duval; y otros vinculados a TVE, como José Manuel Parada y José Luis Moreno. A ellos se sumaron Nati Mistral, Ramiro Oliveros, Mariano y Antonio Ozores, Quique Camoiras, Teresa Rabal, Victoria Vera, Silvia Tortosa, las hermanas Valverde, Eduardo Rodrigo, Paloma San Basilio, la bailarina María Rosa y el torero Pedro Moya, Niño de la Capea. También había caras menos habituales en actos del PP: Tina Sainz, Pepe Sancho, Assumpta Serna y Fernando Méndez Leite. Manuel Gutiérrez Aragón acudió como presidente de la SGAE, y también ostentaban representación institucional los directores de las Reales Academias de Historia, Gonzalo Anés, y de Bellas Artes de San Fernando, Ramón González de Azúa, o el rector de la Complutense, Rafael Puyol.Los compromisos fundamentales del líder del PP en materia cultural son la promesa de elaborar una nueva ley de fundaciones y otra de mecenazgo, mediante la que se establezcan incentivos y beneficios para las empresas y particulares que quieran colaborar con donaciones, inversiones y gastos en instituciones y actividades de "indudable interés cultural".

Asimismo, el líder del PP se comprometió a tramitar la próxima legislatura, si gana el 12-M, la ley de Promoción del Cine que ha pactado recientemente con el sector. También se comprometió a crear la Red de Teatros y Auditorios Iberoamericanos sobre la base del programa Ibermedia, impulsor de la acción exterior de España en materia cultural.

Aznar afirmó que el Gobierno podrá embarcarse en este esfuerzo al disponer de "unas cuentas públicas en orden, a punto de eliminar el déficit público y con una economía en expansión".

https://elpais.com/diario/2000/03/02/espana/951951617_850215.html