sábado, 31 de diciembre de 2011

Los comedores escolares como barómetro de la crisis económica en USA...

La crisis económica está llevando a más y más familias a las filas de los pobres y los "casi pobres" como poco a poco ocurre recibiendo cheque tras cheque de beneficencia. Este patrón de progreso está escalofriántemente claro desde que el aumento del número de niños que antes estaban clasificados de clase media, ahora se sitúan a un nivel que lo clasifican para recibír comidas gratis o a precio reducido, bajo el Programa Federal de Financiación de almuerzos escolares.
Un análisis reciente de los datos federales realizado por "The Times", mostró que el número de niños que reciben almuerzos subvencionados aumentó a 21 millones de dólares en el último año escolar desde los 18 millones en el curso 2006-7, un aumento del 17 por ciento. Durante ese período, cerca de una docena de estados - incluyendo Nevada, Florida, Tennessee y Nueva Jersey - experimentaron aumentos del 25 por ciento o más. En Nueva York, el mes pasado, un poco más de un 62 por ciento de los niños de la ciudad fueron propuestos para almuerzo gratis - desde un 57 por ciento en 2007.
Bajo las normas federales, los niños de familias con ingresos de hasta un 130 por ciento del nivel de pobreza - 29.055 dólares para una familia de cuatro - son elegibles para recibir comidas gratis, las familias de cuatro miembros que ganan hasta 41.348 dólares se sitúan en un nivel de ingresos dentro de los baremos para recibir un almuerzo a un costo reducido.
Los sistemas escolares de todo el país están mejorando su trabajo mediante el registro de familias necesitadas para el programa de almuerzo, gracias a una ley de 2004 que les obliga a registrar en las listas de inscripción otra lista de asistencia social y de los que son beneficiarios de cupones de alimentos. Mientras que los datos muestran que ha aumentado a más estudiantes, los expertos dicen que la mala situación económica es el principal factor causante de ese aumento.

El gobierno federal gastó casi 11 millones de dólares en este programa en el año fiscal 2010 y es probable que gaste más en 2011. Mientras que los críticos de los programas de protección, inevitablemente, se quejan de los costos, el verdadero problema es por qué tantos millones de niños estadounidenses necesitan esta ayuda. ver la noticia en el NYT, 30-12-2011.Naturalmente, eso mismo está ocurriendo, además de en USA, en nuestro país. ¿Con qué extensión e intensidad? No se sabe, porque como en tantas cosas, no se disponen de datos públicos al respecto.

Keynes tenía razón

"El boom, no la depresión, es el momento adecuado para la austeridad en el Tesoro." Entonces, en 1937 cuando lo declaró John Maynard Keynes, era así como Franklin Delano Roosevelt estaba a punto de darle la razón al tratar de equilibrar el presupuesto demasiado pronto, él llevaba a la economía de Estados Unidos - que se había ido recuperando hasta ese momento - a una grave recesión. Recortar el gasto del gobierno en una economía deprimida deprime aún más la economía, la austeridad debe esperar hasta que una fuerte recuperación esté en marcha.
Por desgracia, a finales de 2010 y principios de 2011, los políticos y los encargados de formular políticas en gran parte del mundo occidental creían que ellos sabían más, que hay que centrarse en el déficit, no en los empleos, a pesar de que nuestras economías apenas había empezado a recuperarse de la crisis que siguió a la crisis financiera. Y al actuar con esa creencia anti-keynesiana, se terminó demostrando que Keynes tenía de nuevo razón.
Al proclamar la economía keynesiana reivindico que estoy, por supuesto, en desacuerdo con el conocimiento y "sabiduría" convencional. En Washington, en particular, el fracaso del paquete de estímulo de Obama para producir un auge del empleo es generalmente visto como si hubiese demostrado que el gasto público no puede crear puestos de trabajo. Pero aquellos de nosotros que hicimos los cálculos, desde el principio, sobre que la Ley de Recuperación y Reinversión de 2009 (más de un tercio de los cuales, por cierto, tomó la forma relativamente ineficaz de los recortes de impuestos) era demasiado pequeña, dada la profundidad de la crisis. Y también se predijo la reacción política resultante.
Así que la prueba real sobre la veracidad de la economía keynesiana no ha venido de los esfuerzos a medias del gobierno federal de los EE.UU. para impulsar la economía, que se anularon, en gran parte, por los recortes en los niveles estatal y local. Estas, en cambio, provienen de países europeos como Grecia e Irlanda, que tuvieron que imponer austeridad fiscal salvaje como condición para recibir préstamos de emergencia - y que han sufrido a nivel de la Gran Depresión, depresiones económicas, con una caída del PIB real en ambos países por los dos dígitos.
Esto no tenía que suceder, de acuerdo con la ideología que domina gran parte de nuestro discurso político. En marzo de 2011, el personal republicano de la Comisión Económica Conjunta del Congreso publicó un informe titulado "gastar menos, pagar menos, hacer crecer la economía." Es ridícula la proposición de que la reducción del gasto en una depresión no podría empeorarla, argumentando que los recortes de gastos mejorarían el consumo y la confianza de las empresas, y que esto podría conducir a un más rápido, no lento como ocurre, crecimiento.
Que se debería haber conocido mejor, incluso en el momento: los ejemplos históricos de supuesta "austeridad expansionista" que se utiliza para fundamentar su caso ya habían sido completamente desacreditados. Y también estaba el hecho vergonzoso de que muchos, en la derecha, había declarado antes de tiempo a Irlanda un historico ejemplo de éxito, pretendiendo demostrar con ello, las virtudes de los recortes de gastos, a mediados de 2010, sólo para ver la caída profunda de Irlanda y contemplar como la confianza que los inversores podía haber sentido se evaporaba.
Sorprendentemente, por cierto, sucedió de nuevo este año. No hubo proclamas generalizada de que Irlanda había doblado la esquina, lo que demuestra que las obras de austeridad - y luego los datos numéricos que vinieron,-  eran tan depresivos como antes.
Sin embargo, la insistencia en la reducción del gasto inmediato siguió dominando el panorama político, con efectos malignos sobre la economía de los EE.UU. Es cierto que no hubo grandes medidas nuevas de austeridad a nivel federal, pero había un montón de "pasiva" austeridad, como el estímulo de Obama se desvaneció y con problemas de liquidez en el estado y los gobiernos locales continuaron cortando gastos.
Ahora, se podría argumentar que Grecia e Irlanda no tuvieron otra opción que la de imponer la austeridad, o, en todo caso, no hay otras opciones que el impago de sus deudas y salir del euro. Pero otra lección de 2011 fue que Estados Unidos tenía y tiene otra opción, Washington puede estar obsesionado con el déficit, pero los mercados financieros son, en todo caso, lo que indican que debemos pedir más dinero prestado.
Una vez más, esto no debería ocurrir. Entramos en 2011 en medio de advertencias sobre una crisis de deuda al estilo griego que iba a suceder tan pronto como la Reserva Federal dejasen de comprar bonos, o las agencias de calificación terminasen con nuestra triple A como estado, o el super commité no logrrase llegar a un acuerdo, o algo así. Sin embargo, la Fed puso fin a su programa de compra de bonos en junio, a los Estados Unidos Standard & Poor le rebajó en agosto la calificación, el super commité estaba estancados en noviembre, y los costos de los préstamos EE.UU. seguía cayendo. De hecho, en este punto, protegidos contra la inflación, los bonos de EE.UU. pagan interés negativo: y los inversores están dispuestos a pagar a los Estados Unidos para mantener su dinero.
La conclusión es que 2011 fue un año en el que nuestra clase política sigue obsesionada con el déficit a corto plazo, que no es realmente un problema y, ese proceso, ha hecho que el problema real sea en aún peor- una economía deprimida y  desempleo masivo -.
La buena noticia, ante tal situación, es que el presidente Obama, finalmente ha vuelto a la lucha contra la opinión que llama a la austeridad - y parece estar ganando la batalla política. Y uno de estos años, en realidad podría terminar tomando el consejo de Keynes, que es tan válido hoy como lo fue hace 75 años. Por PAUL KRUGMAN. NYT, 30-12-2011. (Fotos del autor, patinando en Central Square, SFCO. Navidad. Cohetes y fuegos de fin de año en la Bahía de SFCO.)

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Bound for Local Glory at Last

TULSA, Okla. — Oklahoma has always had a troubled relationship with her native son Woody Guthrie. The communist sympathies of America’s balladeer infuriated local detractors. In 1999 a wealthy donor’s objections forced the Cowboy Museum in Oklahoma City to cancel a planned exhibition on Guthrie organized by the Smithsonian Institution. It wasn’t until 2006, nearly four decades after his death, that the Oklahoma Hall of Fame got around to adding him to its ranks.
But as places from California to the New York island get ready to celebrate the centennial of Guthrie’s birth, in 2012, Oklahoma is finally ready to welcome him home. The George Kaiser Family Foundation in Tulsa plans to announce this week that it is buying the Guthrie archives from his children and building an exhibition and study center to honor his legacy.
“Oklahoma was like his mother,” said his daughter Nora Guthrie, throwing back her tangle of gray curls as she reached out in an embrace. “Now he’s back in his mother’s arms.”
The archive includes the astonishing creative output of Guthrie during his 55 years. There are scores of notebooks and diaries written in his precise handwriting and illustrated with cartoons, watercolors, stickers and clippings; hundreds of letters; 581 artworks; a half-dozen scrapbooks; unpublished short stories, novels and essays; as well as the lyrics to the 3,000 or more songs he scribbled on scraps of paper, gift wrap, napkins, paper bags and place mats. Much of the material has rarely or never been seen in public, including the lyrics to most of the songs. Guthrie could not write musical notation, so the melodies have been lost.
The foundation, which paid $3 million for the archives, is planning a kickoff celebration on March 10, with a conference in conjunction with the University of Tulsa and a concert sponsored by the Grammy Museum featuring his son Arlo Guthrie and other musicians. Although the collection won’t be transferred until 2013, preparations for its arrival are already in motion. Construction workers are clearing out piles of red brick and wire mesh from the loading dock in the northeast end of the old Tulsa Paper Company building, in the Brady District of the city, where the planned Guthrie Center is taking shape. The center is part of an ambitious plan to revitalize the downtown arts community.
Now that the back walls are punched out, workers trucking wheelbarrows of concrete can look across the tracks to the tower built by BOK Financial, which George Kaiser, whose foundation bears his name, presides over as chairman. Forbes magazine ranks Mr. Kaiser as the richest man in Oklahoma and No. 31 on its Forbes 400 list.
Ken Levit, the foundation’s executive director, said he thought of doing something for Guthrie after the Hall of Fame induction. Nowhere in Tulsa, he said, is there even a plaque paying homage to this folk legend, who composed “This Land Is Your Land”; performed with Pete Seeger and Lead Belly; wrote the fictionalized autobiography “Bound for Glory”; and sang at countless strikes and migrant labor protests in the 1930s and ’40s. Mr. Levit began a more than three-year campaign to win the consent of Ms. Guthrie, who had taken custody of the boxes that her mother, Marjorie Guthrie, had stowed away in the basement of her home in Howard Beach, Queens.
Ms. Guthrie, who as one of Guthrie’s youngest children, didn’t really know her father until Huntington’s disease began to rob him of his sanity, movement and speech many years before his death, in 1967, said she only rediscovered the kind of man he once was when she started to page through the boxes about 15 years ago.
“I fell in love through this material with my father,” Ms. Guthrie, 61, a former dancer, said from her office in Mount Kisco, N.Y.
Her older brothers Arlo and Joady were happy to have her take custody of the papers. Of Arlo, she said, “He was filled up with being Woody Guthrie’s son, so he was glad the responsibility moved to me.”
She said the information contained in the archives can clear up misconceptions about her father that she has frequently heard at scholarly conferences and read in articles, including that he didn’t write love songs or sexually provocative lyrics. She has also opened up his notebooks to contemporary musicians like Billy Bragg and Wilco, Jackson Browne, Rob Wasserman, Lou Reed and Tom Morello so that they could compose music to her father’s words.
One of those artists, Jonatha Brooke, is starting off the Guthrie Foundation and Grammy Museum’s yearlong centennial celebrations on Jan. 18 at Lincoln Center with a concert of new songs she wrote for the lyrics.
Woody Guthrie’s music has also had added play time this year as Arlo Guthrie, Mr. Seeger, and other musicians have sung his protest songs at Occupy Wall Street demonstrations in New York and elsewhere.
While this poor folks’ hero and the richest man in Oklahoma might not seem to have much in common, Mr. Kaiser’s foundation, with its $4 billion endowment, is dedicated to helping Tulsa’s most disadvantaged. “I cried for an hour after meeting George Kaiser,” Ms. Guthrie said. “This uts together what I’ve always dreamed of.”
Brian Hosmer, a history professor at the University of Tulsa who is organizing the March conference — ironically titled “Different Shades of Red” — said Guthrie’s legacy is contested in some quarters.
“There is no doubt there will be some voices in opposition to the way Guthrie is being emphasized — Oklahoma is about the reddest state you can have,” Mr. Hosmer explained, referring to its conservatism. “And when Woody Guthrie was a boy, Oklahoma was also the reddest state because we had more socialists elected to public office than any other.”
Guthrie always said he was influenced by the songs he had heard his mother sing in his hometown, Okemah, about an hour’s drive from Tulsa, with a population of 3,000. His radicalism offended local officials, who scorned Guthrie until an Okemah resident, Sharon Jones, decided to do something about it in the late 1990s. One of her cousins, an avid Guthrie fan, came to visit and was shocked there wasn’t a single mention of her idol. So Ms. Jones, who died in 2009, created the Woody Guthrie Coalition, which organized an annual folk festival, called WoodyFest, around his birthday on July 14, as well as a statue, a mural and a memorial. Sensitive to the area’s Baptist beliefs (including Ms. Jones’s), no alcohol was permitted at the celebration until this year.
Dee Jones, Sharon’s husband, explained that Guthrie “was kind of taboo because some influential people in this town thought Woody Guthrie had communist leanings.” But once the community realized that the 3,000 or so attendees brought in business, everyone got behind it, Mr. Jones said.
A couple of blocks from the memorial statue, visitors can run a finger along the fading letters “W-O-O-D-Y” on a fragment of Main Street’s original sidewalk, where the 16-year-old Guthrie signed his name in wet cement in 1928.
Mary Jo Guthrie Edgmon, Woody’s 90-year-old sister, always hosts a pancake breakfast during the four-day music festival. A white-haired, elfin woman with a persistent smile and a sharp wit, Ms. Edgmon remembered how her brother was always making music.
“You’d sit down at the dinner table, and there’d be glasses of water, and he’d pick up a fork and play the glasses all around the table,” she said. “If it made music, he played it.”
Reciting snatches of Guthrie’s poetry and songs, Ms. Edgmon said her brother never cared what people thought of him and did not necessarily hold a particular affection for his birthplace. “He didn’t get attached to anything,” she said. “Everywhere was his home.”
Still, after so many years of Oklahomans’ snubbing her brother’s memory, she said the whole family was thrilled he was being honored: “What we were all shooting for,” she said, “was acknowledgment.”By PATRICIA COHEN, NYT. Aquí una versión en español, Woody Guthrie. La tradicional River Valey. Con sonido de harmónica.

martes, 27 de diciembre de 2011

Hogar dulce hogar. Home Sweet Home.



Y Paco de Lucia en tve el 1976, Entre dos aguas.

Leadership Lessons From the Shackleton Expedition. Lecciones de liderazgo de la expedición (al polo Sur) de Shackleton

A HUNDRED years ago this month, the Norwegian explorer Roald Amundsen and four teammates became the first men to reach the South Pole, arriving in triumph five weeks ahead of Robert Falcon Scott. The Amundsen crew would return safely to its base, but, heartbreakingly, Scott and his four British companions died on the return journey.
The race to the pole has long attracted leadership experts, who like to contrast the Amundsen focus on efficiency and innovation with Scott’s more deliberate dedication to scientific pursuit.
But another polar explorer — Ernest Shackleton — faced harsh conditions in a way that speaks more directly to our time. The Shackleton expedition, from 1914 to 1916, is a compelling story of leadership when disaster strikes again and again.
Consider just a handful of recent events: the financial crisis of 2008; the gulf oil spill of 2010; and the Japanese nuclear disaster, the debt-ceiling debacle and euro crisis this year. Constant turbulence seems to be the new normal, and effective leadership is crucial in containing it.
Real leaders, wrote the novelist David Foster Wallace, are people who “help us overcome the limitations of our own individual laziness and selfishness and weakness and fear and get us to do better, harder things than we can get ourselves to do on our own.”
Shackleton exemplified this kind of leadership for almost two years on the ice. What can we learn from his actions?
As a historian at the Harvard Business School, I wrote a case study about him that has drawn more interest from executives than any other I have taught.


24 de diciembre, Hace cien años este mes, el explorador noruego Roald Amundsen y sus cuatro compañeros de equipo se convirtieron en los primeros hombres en llegar al Polo Sur, que llegan a triunfar cinco semanas por delante de Robert Falcon Scott. El equipo de Amundsen que regresó a salvo a su base, pero, desgarradoramente, Scott y sus cuatro compañeros británicos murieron en el viaje de regreso.

La carrera por el polo ha atraído a expertos en liderazgo, que les gusta contrastar el enfoque de Amundsen en la eficiencia y la innovación con una dedicación más deliberada de Scott por la búsqueda científica.

Sin embargo, otro explorador polar - Ernest Shackleton - ante las duras condiciones tiene una manera que apunta directamente a nuestro tiempo. La expedición de Shackleton, de 1914 a 1916, es una historia convincente de liderazgo cuando el desastre golpea una y otra vez.

Consideremos tan sólo un puñado de acontecimientos recientes: la crisis financiera de 2008, y el derrame de petróleo del Golfo de 2010, y el desastre nuclear de Japón, la debacle de la deuda-techo y la crisis del euro este año. Turbulencia constante parece ser la nueva normalidad, y el liderazgo eficaz es esencial para que lo gestione.

Los verdaderos líderes, escribió el novelista David Foster Wallace, son personas que "nos ayudan a superar las limitaciones de nuestra propia pereza individual y el egoísmo, la debilidad y el miedo y hacer mejor, las cosas más difíciles de lo que podríamos llegar nosotros mismos a hacer por nosotros mismos."

Shackleton es un ejemplo de este tipo de liderazgo durante casi dos años en el hielo. ¿Qué podemos aprender de sus acciones?

Como historiador de la Escuela de Negocios de Harvard, he escrito un estudio de caso sobre Shackleton que ha atraído más el interés de los ejecutivos que cualquier otro caso que he enseñado.

Ya que algunos asistentes de investigación con talento y yo trabajamos en el estudio, me llamó la atención la capacidad de Shackleton para responder a las circunstancias en constante cambio. Cuando su expedición encontró serios problemas, tuvo que reinventar las metas del equipo. Había comenzado el viaje con una misión de exploración, pero rápidamente se convirtió en una misión de supervivencia.

Esta capacidad es fundamental en nuestro tiempo, cuando los líderes con frecuencia deben cambiar el objetivo en curso - rechazar las normas anteriores de éxito y redefinir sus propósitos y planes.

SHACKLETON puede servir como un modelo a seguir a pesar de que su expedición, a juzgar por sus objetivos iniciales, fue un fracaso colosal. Su barco, el Endurance, nunca llegó a la Antártida. Ninguno de los 28 miembros de la tripulación puso el pie en el continente. Las dificultades en las finanzas del viaje de Shackleton estuviero a punto de la ruptura, y al final del mismo, a finales de 1916, su fama en busca de protagonista encuentra eclipsado sus logros por los horrores de la Primera Guerra Mundial.

En agosto de 1914, Shackleton tenía una meta audaz, que podría hacer historia: él y su equipo serían los primeros en cruzar el continente, a partir de la costa del Mar de Weddell, atravesando el Polo Sur y terminando en el Mar de Ross.

Pero desde el principio, la expedición encontró dificultades desconocidas. A fines de 1914, la nave llegó a un acuerdo sobre la caza de ballenas en la isla Georgia del Sur, el último puerto del sur del viaje antes del Círculo Polar Antártico. Los marineros locales le instaron a posponer su aventura a causa de hielo inusualmente grueso que podría atrapar el barco si el viento y la temperatura cambiaba de repente.

Impaciente por empezar a moverse, Shackleton ordenó que el buque continuara hacia el sur, navegando a través de los rompecabezas de hielo. En enero de 1915, el buque llegó a la vista del continente antártico. Pero los vientos fuertes y bajas temperaturas descendieron rápidamente, y el hielo atrapó al buque, como los marineros de Georgia del Sur le habían advertido.
Fue inmovilizado, rehén de los témpanos de hielo a la deriva. Shackleton se dio cuenta de que sus hombres tendrían que esperar el paso del invierno en el hacinamiento de la nave hasta el deshielo del verano.

Shackleton temía los posibles efectos de la ociosidad, el tedio y la disidencia entre sus hombres más de lo que haría el hielo y el frío. Se requiere que cada uno mantenga sus deberes ordinarios en la mayor medida posible. Los marineros tomaron muestras de la cubierta, los científicos recogieron muestras de hielo, mientras que otros fueron asignados a la caza de focas y pingüinos para tener la carne fresca, una protección contra el escorbuto.

También se mantuvo una estricta rutina para las comidas e insistió en que los hombres socializan después de la cena, como un tónico para la moral baja. Sin embargo, la decepción colectiva, y los ánimos, estallaron.

A través de las rutinas, el orden y la interacción, Shackleton logró manejar el miedo colectivo que amenazaba con apoderarse cuando el viaje no sale según lo planeado. Sabía que en este entorno, sin puntos de referencia tradicionales y soportes, sus mayores enemigos eran los altos niveles de ansiedad y la separación, así como un pesimismo de combustión lenta.

Los días se convirtieron en semanas y el hielo siguió siendo el lugar de la nave. En junio de 1915 - el grueso de invierno en el hemisferio sur - las maderas de la nave se fueron debilitando bajo la presión creada por el hielo, y en octubre el agua comenzó a vencer la resistencia.

Shackleton ordenó a la tripulación que abandonara el barco que se hundía y llevar el campamento a un témpano de hielo cerca. A la mañana siguiente, se anunció un nuevo objetivo: "los buques y las tiendas han desaparecido - por lo que ahora vamos a ir a casa."

Un día después, en la intimidad de su diario, fue más franco sobre el desafío frente a él. "Un hombre debe la forma a una nueva marca, directamente el viejo va al suelo", escribió. "Ruego a Dios, sea capaz de conseguir todo el partido de la civilización."

Después de la Resistencia se hundió, dejando a los hombres atrapados en el hielo con tres botes salvavidas pequeño, varias tiendas de campaña y suministros, Shackleton se dio cuenta de que él mismo había de encarnar la nueva misión de supervivencia - no sólo en lo que él decía y hacía, sino también en su porte físico y en la energía que emanaba.

Sabía que cada día, su presencia tenía un impacto enorme en la mente de los hombres. Logró gestionar su propia inteligencia emocional - para usar un término moderno - para mantener su propio valor y el alto grado de confianza, y cuando estos bajaban, nunca dejó que sus hombres lo supieran.

Andrew Little, director general del grupo para la unidad de Melbourne de DDB, la agencia de publicidad, ha sido fuertemente influenciada por Shackleton en su propio trabajo con su equipo. El señor Little leyó el caso hace varios años en un curso ejecutivo de una compañía patrocinada por la educación. "Lo que me di cuenta del caso es que como un líder, usted tiene que tener una fe inquebrantable en su misión, en usted y sus habilidades", dijo. "La parte más difícil del liderazgo no es sólo alimentar a su equipo con las ideas y la motivación, sino alimentarse. A la vista de los enormes obstáculos, Shackleton encontró una manera de hacer esto."

Igual de importante fue que Shackleton mantuvo su enfoque de los hombres en el futuro. El barco se había ido, los planes anteriores eran irrelevantes. Ahora, su meta era llevar el equipo a casa de forma segura, e improvisó, adaptó y utilizó todos los recursos a mano para lograrlo.

Cuando algunos hombres expresaron su escepticismo acerca de sus planes, actuó rápidamente para contener la oposición y la negatividad, tratando de ganar más de ellos y mantener estrecha vigilancia sobre ellos. Asignó a varios alborotadores potenciales a su propia tienda de campaña sobre el hielo, lo que demuestra el valor de la frase, "Pon a tus amigos cerca y a tus enemigos más cerca".

En abril de 1916, el hielo comenzó a romperse para arriba, y Shackleton ordenó a los hombres ir a los botes salvavidas, con la esperanza de llegar a tierra a lo largo de la punta de la Península Antártica. Tras una semana de mares tormentosos, llegaron a la isla desierta Elefante. Estaban agotados, mareados y deshidratados. Pero consiguieron una "alegría infantil", un científico escribió en su diario, "en el estudio de las rocas negras y recogiendo las piedras, ya que no había pisado la tierra desde el 05 de diciembre 1914."

Casi de inmediato, Shackleton comenzó a planear su próximo movimiento. Junto con otros cinco hombres, se las arregló para guiar a un bote salvavidas de 22 pies al sur de George Island, a partir de ahí, una partida más pequeña llegaría a una estación de caza de ballenas y pediría ayuda. Después de una comida, un baño y una muda de ropa, Shackleton dijo, "habían dejado de ser salvajes y se habían convertido en el hombre civilizado de nuevo."

Entonces él comenzó a buscar un barco capaz de rescatar el resto de su tripulación. Durante los próximos meses, se embarcó en tres barcos diferentes, pero ninguno pudo cortar a través de la capa de hielo alrededor de la Isla Elefante. Finalmente, el 30 de agosto de 1916, a bordo del Yelcho, un vapor chileno, Shackleton zarpó a la vista de la isla y rescató a los 22 hombres restantes. "Yo lo he hecho", escribió a su esposa, Emily. "No es una vida perdida, y hemos estado en el infierno".

Sin duda, Shackleton estaba lejos de ser perfecto, como los ejecutivos y estudiantes de MBA a menudo me señalan a mí. Ordenó que el buque se dirijiera al sur, incluso en enfrentado a las advertencias de los balleneros sobre el hielo. Y la expedición podría haber ido mejor si hubiera dado más que una atención esporádica a la formación de sus hombres cómo manejar y conducir los perros de trineo (60 y pico) de a bordo.

Luego está la cuestión de la responsabilidad del Aurora, cuya tripulación había sido acusada de que establecía los depósitos de abastecimiento para la parte de resistencia a su paso por el continente. Después de descargar los hombres y los suministros a principios de 1915, el Aurora fue atrapado también en el hielo y llevado a aguas abiertas, dejando varados a 10 hombres. Tres de ellos murieron antes de Shackleton y otros llegaron en enero de 1917 para rescatarlos.

Habría sido el resultado diferente si Shackleton hubiese dedicado más tiempo, energía y dinero a la preparación de la Aurora y su tripulación? El registro histórico no ofrece respuestas definitivas. Sin embargo, he enseñado este caso más de 60 veces, y la mayoría de los participantes les dan calificaciones a Shackleton baja o media en la planificación.

Frente a estos errores en la conducta de Shackleton después de resistir estaba atrapado. Una vez que renunció a su primera misión, caminar a través de la Antártida, y abrazó la segunda, para que todos los 28 hombres volvieran a casa con seguridad, su liderazgo se convirtió en mucho más eficaz.

Shackleton asume la responsabilidad última de su equipo. Tal vez reconoció que era en parte culpable de la crisis que afectó a la resistencia. Quizás su formación naval le inculcó un profundo sentido de lealtad y obligación hacia los miembros de su tripulación. Los hombres entiende esto, y más, a su vez, le ofreció su compromiso.

Shackleton se dedicó a una meta digna. "Tan pronto como leí por primera vez acerca de Shackleton, me llamó la atención lo importante que es el compromiso personal de un líder con su misión", dijo Lynne Greene, presidente mundial de las marcas de belleza Clinique, Origins y Ojon, parte de las Compañías Estée Lauder. (La Sra. Greene se encontró con el caso cuando hablé en una sesión de la compañía del liderazgo ejecutivo.)

"El equipo de Shackleton sabía que lo que vinieron antes que ellos en el hielo, su líder daría todo para traerlos a casa con vida", dijo. Este conocimiento, agregó, "fue crucial para el logro de la misión, y este compromiso es la clave hoy, cuando tantas cosas están cambiando tan rápido."

El sentido de Shackleton de la responsabilidad y el compromiso llegó con una gran flexibilidad de medios. Para llevar a sus hombres a casa con seguridad, los condujo a través del hielo, mar y tierra con todas las herramientas que pudo reunir. Esta combinación - un compromiso creíble con un propósito más grande y métodos flexibles e imaginativos para lograr un objetivo - es cada vez más importante en nuestros tiempos tumultuosos.

Nancy F. Koehn es historiador y profesor de administración de empresas en la Harvard Business School. Es un colaborador habitual de la Plataforma de reseña de la columna de libros en Sunday Business.
Del NYT,
http://www.rtve.es/alacarta/videos/documenta2/docufilia-capitan-shackleton/1834347/

sábado, 24 de diciembre de 2011

Descomunal hipocresía en el paraíso fiscal alemán

Y el presidente alemán en la picota por una minucia

El escrúpulo nacional no impide que el público alemán lo desconozca todo sobre sus bancos, entre los más opacos del mundo

Desvergüenza en el sur, por la tolerancia con el festival inmobiliario, e hipocresía en el norte, por la falta de transparencia económica, sobre todo bancaria, y el desvío de la atención hacia temas anecdóticos. Podría ser el epitafio de la actual Europa en crisis. En el centro de la imagen, una Alemania que pone en la picota a su presidente, Christian Wulff, por una minucia.

¿Que pasa con Wulff? En enero de 2010 se fue de vacaciones con su joven esposa a Florida, a casa del millonario alemán, Egon Geerkens, que les pagó los billetes de avión en primera. Al saberse, dos diputados le preguntaron si tenía alguna "relación de negocios" con el millonario. La respuesta fue "no". Ahora se ha conocido que la mujer de Geerkens prestó en 2008 a los Wulff un crédito de medio millón de euros para comprar una casa bastante discreta. El crédito a un amigo no es delito. No fue una mentira, pero tampoco era toda la verdad, lo que no es bonito para un presidente.

La prensa, especialmente la sensacionalista, se le ha echado al cuello, quizá para cobrarle a Wulff una frase que dijo en un discurso el año pasado y que creó gran escándalo en las filas conservadoras: como consecuencia de la emigración turca y árabe, "el Islam también pertenece a Alemania".

Anatema. El presidente abre ahora los telediarios y está en la portada de Der Spiegel ("El presidente fallido"). Se examina hasta el último rincón de su trayectoria y se descubren otras minucias, como el pago de los anuncios de un libro del político por otro millonario, que dice que Wulff no estaba al tanto. Wulff también dice que no sabía nada del asunto. El 70% de los alemanes no consideran que el presidente tenga que dimitir.

Visto desde el ladrillo español y sus impunes y desvergonzados alrededores, el rigor de este caso provoca una triste envidia. Pero más allá del sano escrúpulo asoma un ejercicio de descomunal hipocresía, en una sociedad que lo desconoce todo sobre sus opacos bancos y su condición de paraíso fiscal.

El noveno paraíso
Alemania figura en el noveno puesto mundial de opacidad en la lista de 73 países del mundo publicada por la organización Tax Justicie Network (TJN). Los primeros quince de su lista son; Suiza, Islas Caimán, Luxemburgo, Hong Kong, Estados Unidos, Singapur, Jersey, Japón, Alemania, Bahrein, Islas Vírgenes, Bermuda, Reino Unido, Panamá y Bélgica. La desvergonzada España figura en el puesto 53.

Los bancos alemanes administran 1,3 billones de euros de capital extranjero, lo que representa casi el 5% de las transacciones financieras globales. Actúa como reclamo, el hecho de que el país, "no ha firmado ningún acuerdo bilateral en materia de intercambio de datos fiscalmente relevantes", lo que, "combinado con el atractivo de las exenciones fiscales para compradores extranjeros de bonos del gobierno alemán, atrae una gran cantidad de dinero negro", señala un comentario del centro Política Exterior Alemana.

"Que Alemania se encuentre entre los diez principales centros financieros en la sombra, se debe a su peso como centro financiero para los no residentes y a sus débiles requisitos de información. También a que concede una amplia desgravación fiscal a residentes en el extranjero, incluso de países en desarrollo, lo que atrae grandes sumas de dinero", explica Markus Meinzer, coautor del índice de opacidad de TJN.

El mundo en desarrollo abre cuentas aquí
Esta situación explica la popularidad que los bancos alemanes tienen entre los dictadores de países en desarrollo. El fallecido caudillo de Turkmenistán, Saparmurad Niyasov, colocó, a su nombre, en el Deutsche Bank los ingresos del gas de su país que administraba como una finca particular. Muhammar el Gadafi y su clan, tuvieron unas doscientas cuentas repartidas en bancos alemanes, con un total de 6000 millones de euros.

En el Bundestag, los diputados más relacionados con las cuentas públicas reconocen que no saben nada sobre la situación de los bancos salvados con dinero del contribuyente. Uno de ellos explicó a este diario la respuesta que recibió a su interpelación parlamentaria por escrito sobre generalidades del rescate bancario: "secreto corporativo". ¿Qué percepción tiene el ciudadano alemán de esta situación?

Desviando la atención
El informe de TJN no ha tenido el menor eco en Alemania. La influyente prensa sensacionalista continúa centrando la atención sobre los desmanes meridionales. "Los griegos han almacenado en Suiza 200.000 millones de euros", tituló a toda plana el diario Bild, baluarte del nacional populismo en la actual crisis. Ante la perspectiva de una quiebra, los griegos no se fían de sus bancos y se llevan el dinero fuera. Pero la cantidad mencionada es superada, en 50.000 millones, por el dinero que los propios evasores fiscales alemanes tienen en países como Luxemburgo, Liechtenstein o Suiza, según la estimación divulgada por el sindicato alemán de funcionarios de hacienda (DSTG), de la que los medios no se hicieron eco. Se pierde de vista así el complejo panorama europeo de la evasión y el delito fiscal, del que Alemania es pieza mucho más importante que Grecia.

El ministro de defensa Karl-Theodor zu Guttemberg, que mintió y encubrió la muerte de cien civiles en Afganistán soltando a dos altos cargos de su entorno como lastre, dimitió porque se descubrió el plagio de su tesis doctoral, no por aquella masacre. Richard Nixon cayó por espiar a sus rivales en un hotel de Washington, no por los varios millones de muertos que propició en Vietnam, lo que fue en su día celebrado como paradigma de una prensa poderosa. Ahora, el presidente alemán está en la picota por una minucia, en medio del mayor desembolso de dinero público hacia el sector privado de la historia, del que apenas se conoce nada. Es una caricatura de lo mismo.

Falta de voluntad hacia el delito fiscal
En Alemania se persigue, y con gran rigor, el pequeño fraude fiscal, pero algunos funcionarios de hacienda denuncian falta de voluntad para investigar grandes delitos fiscales, mientras se persigue con lupa el pequeño fraude relativo a la ayuda social o el seguro de desempleo, explica Frank Wehrheim, ex inspector de hacienda del Land de Hesse.

Wehrheim, que acaba de publicar un libro titulado "Inside Steuerfahndung" (La investigación fiscal por dentro), estima que Alemania pierde anualmente entre 200.000 y 300.000 millones de euros en evasión de impuestos y fraude con subvenciones. Su compañero Thomas Eigenthaler, presidente del sindicato de funcionarios de hacienda, reprocha al gobierno de Merkel que, "más allá de las declaraciones" se ha torpedeado, "una acción coordinada a nivel europeo" contra el fraude fiscal.

A mayor fraude, menor posibilidad judicial
"En Alemania es muy difícil ser acusado de evasión de impuestos, para ello hay que ser muy descuidado y tener muy mala suerte, dice Wolfgang Neskovic, ex magistrado del Tribunal Supremo y diputado del Bundestag.

"Ningún delito es tan difícil de aclarar como el fiscal. Los flujos de efectivo son velados, los registros importantes, el poder judicial es insuficiente y está mal dotado. Se necesita una perfección matemática y un trabajo duro y persistente para lograr llevar el delito de evasión de impuestos hasta un proceso judicial. La regla de oro es: cuanto más rico el acusado, tanto más complejo es el delito y más difícil su aclaración", explica Neskovic en un artículo publicado por el semanario "Der Freitag".
"En la sala del tribunal hay que vérselas con la caballería de abogados bien formados y bien pagados que amenazan con un caso de varios meses y plantean un acuerdo rápido a cambio de una sentencia indulgente. Aquí la regla de oro es: cuanto más complejo sea el delito, más costosa es la investigación de la parte acusada y más suave el castigo que esta recibe", explica el diputado.

Fuente: Rafael Poch, La Vanguardia, corresponsal en Berlín. http://www.lavanguardia.com/internacional/20111222/54242641629/presidente-aleman-picota-minucia.html

jueves, 22 de diciembre de 2011

El BCE, el banco central europeo

Este artículo señala que el mal llamado problema de la deuda pública con los intereses exagerados que los países tienen que pagar para cubrir su deuda tiene poco que ver con la confianza de los mercados y mucho que ver con la manera como se diseñó el Banco Central Europeo, impidiendo que los Estados se protegieran frente a la especulación de los mercados financieros. El artículo señala que este diseño se hizo para potenciar los intereses del capital financiero, utilizando el Banco Central Europeo como mecanismo de reducción de los salarios y privatización del Estado del Bienestar.

¿Para qué sirve un banco central? Una de las actividades que un Banco Central realiza en un país es imprimir dinero, y con él comprar la deuda pública de su Estado, y con ello bajar los intereses que tenga que pagar su Estado para poder vender sus bonos públicos. De esta manera, cuando los mercados financieros quieren especular sobre el precio de tales bonos públicos (promoviendo en los medios de información –ayudados por las agencias de calificación de riesgos, como Standard & the Poors- que los Estados no podrán pagar los intereses de tales bonos, forzándoles a pagar unos intereses muy altos para poder vender sus bonos -lo que se llama la prima de riesgo), entonces el banco central hace funcionar sus imprentas y produce moneda con la cual comprar su deuda pública, defendiéndola frente a la especulación. Esto es lo que hace un banco central digno de su nombre. Ni que decir tiene que hay también riesgos en imprimir mucho dinero, porque cuando hay mucha moneda puede incrementarse la inflación. Pero la inflación en la Eurozona no es un problema. Antes al contrario, es demasiado baja, dificultando el crecimiento económico, que es el mayor problema de tal comunidad monetaria.

El problema con la deuda pública de los países de la Eurozona es que sus bancos centrales no pueden imprimir dinero ni tampoco pueden comprar su deuda pública. Los Estados están totalmente desprotegidos De ahí que todos (desde Grecia hasta Alemania) tienen o tendrán problemas con su deuda pública. El único banco central que puede imprimir dinero es el Banco Central Europeo (BCE). Pero el problema con este BCE es que no actúa como un banco central, es decir, no compra los bonos públicos de los Estados miembros, ni tampoco presta dinero a los Estados. El famoso artículo 123 de su Reglamento lo dice muy claro. El BCE no podrá comprar deuda pública de los Estados. Éstos están totalmente desprotegidos. No pueden hacer nada frente a la especulación de los mercados financieros.

Los que sí, en cambio, pueden pedir prestado dinero al BCE, son los bancos privados, y lo pueden conseguir a unos intereses bajísimos, al 1,25%. En cambio, los Estados tienen que pedir prestado dinero a los bancos, pagando unos intereses elevadísimos, incluso del 7% como es el caso de Italia (en España es el 6,5%). Este arreglo es una bonanza para los bancos privados. Consiguen dinero fácilmente del BCE y con ello compran bonos públicos que les producen una rentabilidad del 6% o del 7% de lo que compran. El BCE actúa de esta manera, privilegiando a los bancos privados sobre los Estados, transformando el BCE en un lobby de la banca.

Como consecuencia de esta situación, los Estados se tienen que endeudarse más y más, debiendo mucho dinero a los bancos privados. Y ahí está la raíz del mal llamado problema de la deuda pública, que es incluso más acentuada en aquellos países, como Grecia, Portugal, Irlanda, España e Italia, que habiendo estado gobernados por las derechas por la mayoría del periodo post II Guerra Mundial, tienen Estados muy pobres (sus ingresos al Estado son muy bajos. España, por ejemplo, sólo representa un 34% del PIB, frente al 44% en el promedio de la UE-15, o el 52% en el caso de Suecia), resultado de unas políticas fiscales muy regresivas y un enorme fraude fiscal (En España se calcula que alcanza unos 65.000 millones de euros).

La deuda pública de estos Estados ha ido creciendo, no porque su gasto público haya ido creciendo (como los autores neoliberales erróneamente indican), sino porque han cambiado de banco. En lugar de conseguir dinero de su propio banco central, ahora tienen que pedir prestado dinero de los bancos privados. En realidad, si pudieran prestar dinero del BCE a unos intereses de 1,25% (como los bancos privados) no habría ningún problema con su deuda pública. (Ver Ellen Brown, “The European Central Bank withholds relief while Rome Burns”). Y ahí está la raíz del problema. Se ha diseñado un sistema en la Eurozona en que los Estados dependen de la banca privada para conseguir dinero. Y ésta es una realidad que el lector raramente leerá en la prensa financiera o económica.


Los bancos se forran a costa del endeudamiento de los Estados. Un círculo virtuoso para la banca. Pero la situación es incluso peor que la ya descrita, pues el BCE al romper con el espíritu del famoso artículo 123, comprando deuda pública a los Estados, tales como España e Italia, ha puesto como condición que los salarios y la protección social disminuyan, acentuando la necesidad de privatizar el Estado del Bienestar, tanto sus transferencias públicas como las pensiones, así como los servicios públicos como la sanidad. Estas condiciones están escritas en una carta, no conocida por el público, que el gobernador del BCE, el Sr. Trichet, y el gobernador del Banco de España, el Sr. Fernández Ordóñez, le escribieron al Presidente Zapatero condicionando la compra de bonos públicos del Estado español a la toma de tales medidas por parte del Estado Español.

Un tanto semejante ha ocurrido con Italia. ¿Por qué hacen tal petición en su carta? En teoría, esta reducción de los salarios y de la protección social se exige para aumentar la competitividad de la economía española y salir así de la recesión. Este es el argumento neoliberal hoy en boga. Es fácil de demostrar que este argumento carece de credibilidad. Suecia es el país con salarios más elevados y con mayor protección social, y su tasa de crecimiento económico es de un 5,6%, uno de los más elevados de la Unión Europea. La explicación real es que, por una parte el descenso de los salarios aumenta el endeudamiento de la población (lo cual es bueno para la banca) y por otra, la privatización de las transferencias y de los servicios del Estado del Bienestar es la generalización de la deseada privatización de las pensiones públicas y la privatización de la sanidad, el sueño de la banca y de las compañías aseguradoras. Y lo están consiguiendo.

lunes, 19 de diciembre de 2011

Cesarea Évora murió, el sábado 17, en su Cabo Verde natal

Este blog nació en el tiempo en que descubrí a Cesarea. Me había deslumbrado no sólo su voz, sus canciones, su música y también su vida, los avatares que la llevaron al éxito mundial desde una aldea en una pequeña isla perdida en el océano, hasta el Olimpia de París. Descalza y con una edad en la que se ha perdido todo sueño de ser reconocida como lo ha sido y alcanzar el éxito que ha logrado. Si existen los milagros, el discurrir de su carrera lo ha sido sin duda. Parte de la letra de una de sus canciones figuran en el lateral de la página como una declaración de principios,...
Cuanto más conocía su música, más me gustaba. "La reina descalza de la morna" se ganó un lugar en mi corazón. Sus canciones, que parecen tristes, me animaban, me daban fuerza, alegría de vivir, me reconciliaban con la vida, con lo más bello de ella, con la pasión por la belleza, con la alegría por lo nuevo, por lo que nace, lo que crece, lo que florece y se alimenta constantemente, el ciclo de la vida, me animaban a luchar, a disfrutar, me emocionaban con el "verde, el color más bello, el color de la esperanza",...
Sus canciones y discos fueron aumentando; Regresso, donde su voz, la trompeta, el piano, la percusión y las guitarras suenan magníficas, Sodade, Uma pincelada, Fado, Carnaval, Negué, Tango, aparecieron sus colaboraciones con conocidos artistas; Pedro Guerra, Goran Bregovic, Caetano Veloso, Sakamoto, Marisa Monte, Sakif Keita, Compay Segundo, Bonnie Raitt, Erykah Badu, Chucho Valdés, ... buscando en internet he colgado ese album con 29 de sus canciones para poder escucharlas disfrutando de ellas en cualquier sitio que tenga una conexión.
Fallece la cantante Cesárea Évora‎ Publico.es En El País. Crónica en Clarín aquí.



domingo, 18 de diciembre de 2011

10+1 habilidades que los estudiantes necesitan en cualquier mercado de trabajo

Molly Mitchell 14-12-2011.
 Cada pocos años,  el mercado de trabajo cambia y la educación cambia junto con él. A medida que las nuevas carreras suben, siempre hay un título nuevo y un nuevo programa para ellas. Pero ¿sabía usted cuales son las habilidades esenciales que todos los estudiantes, graduados y candidatos para un puesto tienen que tener para darle la mejor oportunidad de conseguir un trabajo? A continuación, hemos recopilado una lista de sólo diez (+1) de los must-haves que todos los estudiantes universitarios deben estar adquiriendo a la vez que se dedican a sus estudios.

1. Experiencia laboral - No importa qué tipo de trabajo tenga, sólo tiene uno. Los estudiantes con brillantes carreras académicas pueden dar una buena impresión, pero su futuro jefe, probablemente no quiere ser el primero en emplearlo. Acepte mientras estudia cualquier oportunidad de trabajar, incluso si es un trabajo de salario mínimo, aún así puede enseñarle habilidades valiosas de la realidad del mundo del trabajo que necesitará después en un entorno profesional. Lo que nos lleva a:
2. Experiencia relevante - Si usted puede conseguir un trabajo en la industria y trabajar durante los estudios, hágalo mientras pueda hacerlo. Incluso prácticas no remuneradas le puede dar una valiosa experiencia, así como demostrará con ello lo interesado que estás en tu carrera.
3. Escritura - Usted no tiene por que ser un gran escritor inglés pero tiene que aprender a escribir. Todo, desde su currículo a las notas entre oficinas serán minuciosamente analizadas por los errores, así que asegúrese de saber cómo comunicarse en forma escrita, aunque sean modelos sencillos y limitados pero que sean correctos, así como:
4. Comunicación verbal - Como estudiante, usted disfruta de la libertad de decirle a alguien que algo "apesta". En el mundo de los profesionales, que la declaración puede ser una mina. Aprender a decir que algo "necesita mejorar" o tiene "oportunidad de crecimiento" y la jerga de otros de cuello blanco puede evitar que tenga el aspecto de un aficionado. Es decir emplee, en las relaciones profesionales, un lenguaje profesional, no vulgar y sobre todo no mezcle los modos de expresión coloquial, como cuando habla con sus amigos, con el técnico o profesional..
5. Hablar en público - Casi todo el mundo lo odia, pero casi todo el mundo tiene que hacerlo con el tiempo. Ya sea para hacer una presentación en el trabajo o ser entrevistado por un grupo de personas, o defender o argumentar una posición o una opinión. El hablar en público se necesita más de lo que cree, así que tome clases de ello o alguna relacionadas, como de debate o de actuación, para obtener el máximo provecho de sus optativas.
6. Tecnología - No hace falta decir que esta generación de estudiantes es la más inteligentemente preparada en tecnología que nunca. Estar seguro y utilizar todas las técnicas que pueda mientras pueda. Mientras que los elementos básicos como Microsoft Office se requiere en casi todas partes, teniendo un conocimiento de la seguridad informática, HTML, blog o páginas web y otras prácticas de tecnología realmente puede ayudarle a destacar.
7. Finanzas - Usted no necesariamente tiene que saber cómo escoger las acciones, pero usted tiene que saber cómo administrar el dinero. Incluso en un puestos inicial de entrada tiene que hacer peticiones a los de arriba para cosas como artículos de oficina, equipos nuevos, etc Tener un conocimiento de lo mucho que importan estas partidas de gastos, si son factibles, y todo lo relacionado con el presupuesto puede ayudar en cualquier carrera.
8. Crítica - En la universidad, ¿por qué no tomar una clase de tipo taller, tales como la escritura creativa para ayudarle a aprender la valiosa lección de la crítica? Si usted aprende a criticar y ser criticado efectivamente puede ayudarle no sólo avanzar en una carrera, sino para que no pierda la paciencia si alguna vez se encontró con críticas en el trabajo, ya sean de jefes, compañeros o clientes .
9. Redes - Puede suponerle un tiempo enorme, pero dedique tiempo para socializar - y no sólo a través de Facebook - realmente puede ganar ese tiempo. No sólo puede conocer a futuros contactos, sino que también puede ayudarle a hacer amigos, conectar a las personas con los mismos intereses, y prepararse para el mundo profesional. Sea prudente pues también se está retratando, definiendo y sus posibles empleadores lo pueden investigar.
10. Investigación - No sabe cómo hacer algo? Es probable que haya pasado mucho tiempo en Google y otros sitios mirando un montón de cosas para los estudios. Estos principios pueden ayudar en cualquier trabajo y en los problema en el trabajo. Incluso si es sólo la forma de arreglar una impresora rota, con la investigación adecuada, en el momento adecuado, le puede ayudar a destacar.
11. Cuidar y fomentar las habilidades para crear un buen clima de trabajo en grupo. En síntesis a las empresas le interesa aquellos que saben crear y mantener buenos grupos. (Esta habilidad, muy valorada y rentable para la empresa, los sujetos y los clientes, no está tomada de la web)

Molly Mitchell es un estudiante graduado de Ciencias Económicas y también posee el sitio Escuela de Economía. Su sitio ayuda a los estudiantes Licenciados en Económicas a encontrar y satisfacer sus necesidades. Más en La economía de Nuevos Talentos

El Ministerio de Agricultura identifica 10 medidas con las que cree posible crear 321.000 empleos en dos años

Crear puestos de trabajo no es tarea tan difícil si nos atenemos al análisis sobre las oportunidades de empleo en el medio rural elaborado por un grupo de expertos compuesto por empresarios, catedráticos, una consultora, expertos en desarrollo rural e industria agroalimentaria bajo la coordinación de la Dirección General de Desarrollo Sostenible del Medio Rural. Las cifras manejadas no son nada despreciables. Nada menos que 321.000 empleos directos y estables en un periodo de dos años y hasta 559.500 en un plazo de seis.
Para el director general de Desarrollo Sostenible del Medio Rural, Jesús Casas, las bases más importantes para la creación de esos puestos de trabajo se hallan en una mayor coordinación entre todas las administraciones que afectan a los territorios, una mejor utilización de los recursos existentes, más simplificación de los procedimientos administrativos y nuevos marcos reguladores.
Desde la perspectiva financiera, la propuesta no contempla ayudas públicas directas, y las exigencias solamente se concretan en una reducción de diferentes impuestos como el IVA o el IRPF, que en las cuentas del Estado se compensarían con el aumento de las cotizaciones por el aumento del número de ocupados y por el afloramiento de mucho empleo sumergido.
Lo que se conoce como medio rural supone aproximadamente el 80% del territorio español y solamente el 35% de la población, con miles de pueblos en proceso de abandono por la carencia de infraestructuras y servicios, sobre todo en educación.
El análisis sobre las oportunidades para la creación de empleo en el medio rural se concreta en una decena de actividades.

Una primera actuación sería la rehabilitación de viviendas para impulsar su recuperación, pensando en la vuelta al medio de viejos vecinos, y para evitar el deterioro de ese patrimonio. Entre los apoyos reclamados se contempla una deducción del 10% en el IRPF por la compra de la misma, rebajas en el impuesto de transmisiones del 7% al 3%, ventajas fiscales en el IVA o deducciones del 10% del IRPF en los gastos de alquiler.
Una segunda medida es la rehabilitación energética de las viviendas, con lo que ello supondría para la mejora de la eficiencia de los combustibles. Los incentivos a esta actuación se centran también en un IVA reducido del 8% y una deducción del 10% en el IRPF por los gastos de rehabilitación.
Una tercera actuación es la apuesta por el desarrollo de servicios a las personas, desde los de guardería hasta la atención a los mayores, con ayudas fiscales y rebajas en las cotizaciones sociales, lo que supondría un afloramiento de empleo sumergido. Una cuarta sería el apoyo al desarrollo de una agricultura más competitiva, potenciar el relevo generacional, economías de escala, la comercialización en común, así como impulsar una ganadería extensiva.
Se ve como otra salida el desarrollo de una industria agroalimentaria artesanal que incorpore un valor añadido a los productos agrarios con marchamo de calidad y con apoyos públicos para su entrada en los mercados.
Con 27 millones de hectáreas forestales, se propugna un impulso a los servicios y aprovechamientos para dar más valor, proteger y restaurar esos espacios como productores de madera y por la fijación de 80 millones de toneladas de CO2. Se propone establecer el llamado céntimo forestal, una tasa del ... Leer más en El País.

sábado, 17 de diciembre de 2011

Debacle ético global y el papel de Europa

En la década de los ochenta se aceptó sustituir los principios democráticos por las leyes mercantiles. Ahora, el poder se aleja de Occidente y las batallas que hay que ganar no son económicas sino, sobre todo, políticas
... producción, inyección de fondos, escalonamiento en el tiempo de la formalización del déficit acumulado… La crisis financiera ha dado paso a la crisis de la deuda soberana. El euro no puede competir con el dólar o el yuan porque ambas monedas —como sucede con la libra en el seno de la Unión Europea— pueden “fabricarse” a voluntad. Y se cumple la paradoja de que China es el único país que puede ofrecer abundante liquidez.
El poder se aleja de Occidente. Para corregir las presentes tendencias, Richard Youngs, en su libro sobre el declive de Europa propone una “UE más abierta, internacionalista y universal en sus valores”. Y añade: “Es urgente poner en práctica políticas adecuadas para enderezar las presentes tendencias en cinco áreas: multilateralismo, seguridad, identidad, valores democráticos y economía”. Las batallas que hay que apresurarse a ganar no son económicas sino, sobre todo, políticas. Como resultado de la crisis, el G-20 ha desplazado al G-8… que ha intentado, sin éxito, llevar las riendas de la economía mundial, con un claro predominio europeo, ahora diluido.
Europa puede hoy dar al mundo el mensaje de los grandes referentes de la acción política
Sucede que con frecuencia analizamos las consecuencias, pero no las causas: la ambición hegemónica representada sobre todo por el presidente Ronald Reagan y la primera ministra Margaret Thatcher en los años ochenta; la sustitución de los valores democráticos por el mercado; la gobernación plutocrática; la corrupción; las burbujas… En Europa nos hemos quedado en CEE, en una comunidad económica asimétrica y sin pautas de interacción y equilibrio. La Unión Europea no puede ser solo un título sino una realidad. Con carácter de urgencia. Y, para ello, el pluralismo y la diversidad que son la riqueza cultural y creadora de Europa, deben aunarse alrededor de unos valores éticos comúnmente aceptados, que constituyen la inmensa fuerza potencial de Europa. Es imperativo ser Unión Europea. A estos efectos, debe federarse y aceptar, como corresponde a una estructuración política de esta índole, una serie de directrices inherentes a la Unión: en política exterior, en política de seguridad, en política fiscal y económica, en ordenamiento jurídico, en prioridades básicas (salud, medio ambiente…). Este “compromiso federal” exigiría, entre otras cosas, que los representantes en el Parlamento Europeo fueran votados en unos comicios en los que la participación mínima fuera del 51%. Lo que sucede hoy con la representatividad de muchos de los miembros del Parlamento es un auténtico escándalo y una afrenta a la “democracia”.
Concretamente:
— Reducción de los medios destinados a armamento y gastos militares, con una política europea de seguridad que evite la obligación de adquirir artefactos propios de guerra pretéritas y permitir a Europa ser un gran interlocutor de Estados Unidos, Rusia y China, especialmente, no solo para evitar conflictos sino para luchar contra el terrorismo y el crimen organizado.
— Promover alianzas internacionales y contribuir a la refundación de un Sistema de Naciones Unidas adaptado a la gobernación mundial, dotado de los recursos personales, financieros y técnicos adecuados. La inclusión de la Organización Mundial del Comercio y de las instituciones de Bretton Woods a las nuevas Naciones Unidas permitiría recuperar las funciones que exigen coordinación global (catástrofes naturales o provocadas; medio ambiente; respeto al derecho internacional, evitando la actual impunidad…). La modernización del multilateralismo implica incorporar representantes de la sociedad civil a la Asamblea General y demás órganos, y disponer —sin veto pero con votación ponderada— de dos Consejos de Seguridad adicionales: Consejo de Seguridad Socioeconómico y Consejo de Seguridad Medioambiental.
— Regulación de los flujos financieros a escala mundial, con inmediata desaparición de los paraísos fiscales, máximo exponente de la insolidaridad social a escala local y colectiva.
— Financiación económica y fiscal, con emisión de eurobonos y avales, evitando asimetrías y comportamientos indebidos en el seno de la Unión.
— Fuentes de financiación alternativa dedicadas sobre todo a la cooperación internacional, lucha contra la pobreza y en favor de la igualdad, ayuda al desarrollo y a la innovación.
— Educación, que forme a ciudadanos “libres y responsables”.
— Adoptar políticas de educación ciudadana y atención sanitaria cuando así se requiera, de tal modo que el consumo de alcohol, tabaco y drogas, dependa de la responsabilidad ciudadana, sin limitar el acceso por el precio, que estimula el tráfico ilegal y carece de efecto disuasorio alguno.
— Políticas de integración y respeto a la igual dignidad ciudadana. Es precisamente en tiempos de crisis cuando no debe abdicarse de los valores éticos esenciales.
— Energías renovables y fomento de la agricultura, pero disminuyendo los subsidios agrícolas tradicionales que llegan a ser ocho o 10 veces superiores a lo invertido en I+D+i.
— Observatorio de evaluación y calificación económica, de gran rigor.
— Relocalización ponderada de la economía productiva.
— Evitar la evasión fiscal y la economía sumergida…
Corresponde a Europa el gran papel de restablecer las referencias éticas universales de la acción política, a través de los derechos humanos, y procurar el establecimiento de democracias firmes y eficaces en todo el mundo, no como un “modelo occidental” sino como “principios” aceptados a escala planetaria. Una Declaración Universal de la Democracia, podría ser ahora —como lo fue la Declaración Universal de los Derechos Humanos en 1948— especialmente oportuna. Cito de nuevo a Youngs: “Debilitar el apoyo europeo a los derechos humanos y la democracia es una de las dimensiones más desalentadoras de la deriva de Europa”. El Consejo de Europa y la Unión Interparlamentaria podrían aportar los esfuerzos ya realizados a este respecto, para que en muy poco tiempo fuera posible disponer de un texto que orientara los rumbos de la gobernación mundial y liberara a los políticos del acoso actual de los mercados.
Los problemas globales que afecten al destino común requieren soluciones basadas en principios globales.
Un aspecto a destacar, muy positivo, porque representa, por fin, la capacidad de expresión popular y dejar de ser espectadores pasando a ser ciudadanos participativos, es el de las movilizaciones a favor de sistemas plurales, con una mayor contribución popular a la toma de decisiones, gracias a lo moderna tecnología de la información y la comunicación. Hay que escuchar su voz.
Europa puede hoy, ahora, puesta en pie, dar al mundo en su conjunto —tan necesitado de horizontes y asideros éticos— el mensaje de los grandes referentes de la acción política.
Es tiempo de alzarse. (Fuente: Federico Mayor Zaragoza)

viernes, 16 de diciembre de 2011

En España no sobran funcionarios sino defraudadores y los dirigentes patronales que los encubren

El presidente de la patronal española ha vuelto a insistir en que sobran funcionarios en España y que hay que poder despedirlos igual que a los trabajadores de la empresa privada (Nada nuevo, pues desde que llegó al cargo viene diciendo que en "Hay más de 150.000 funcionarios del Estado que no tienen trabajo que hacer").
Veamos qué hay de verdad en ello.
En España el porcentaje de personas adultas que trabajaban para el sector público en 2008 era del 13% del total de la población activa, uno de los más bajos de la UE-15 (16%). En los países europeos cuyas economías son de las más competitivas y eficientes del mundo, según la OCDE, ese porcentaje era aún mayor: 26% en Dinamarca, 22% en Suecia o 19% en Finlandia.
En España, pues, no sobran sino que faltan funcionarios, al menos en comparación con nuestros países vecinos en donde las cosas funcionan mucho mejor. Y eso es el resultado, principalmente, de que nuestro Estado de bienestar está menos desarrollado porque el gasto social es aquí bastante más bajo que en la Europa de los 15 (aproximadamente el 72% de su media).
Pero eso no es lo peor de lo que no sabe o de lo que oculta el líder de la patronal.
El número de empleados públicos en España es de unos de 3,1 millones y se calcula que el coste de sus nóminas es más o menos de unos 115.000 millones de euros anuales.
El colectivo de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) estima que la evasión fiscal de las grandes fortunas, corporaciones empresariales y grandes empresas alcanzó los 42.711 millones de euros en 2010 (Actualidad Gestha: El 72% del fraude fiscal lo hacen grandes empresas). O sea, el 37% de lo que cuestan los más de tres millones de empleados públicos españoles, y casi la mital de los 92.000 millones de deficit público de ese ejercicio.
Es evidente, pues, que la patronal no propone reducir el número de funcionarios (como también recortar el gasto en educación, en salud, en pensiones o en servicios a las personas dependientes) porque aquí se gaste mucho en esos conceptos sino porque quieren que las grandes fortunas y los grandes capitales defrauden aún más y paguen todavía menos a Hacienda.
Y, por otra parte, es verdaderamente aberrante y demencial que un dirigente empresarial prefiera que haya 115.000 personas menos sin ingreso en la economía, debilitando así la demanda y los beneficios de miles de pequeños y medianos empresarios afiliados a su propia organización patronal, solo para evitar que la exigua minoría de privilegiados a quien defiende (que no la totalidad de los empresarios) contribuya como los demás al progreso social.
La conclusión es sencilla: en España no sobran funcionarios sino defraudadores que usan para encubrirse a los dirigentes de la patronal. Y dicho esto, no hay que olvidar que es imprescindible -como en cualquier otro ámbito que tenga que ver con la asignación de recursos- que la administración pública sea lo más útil y eficiente posible. Lo que sucede es que en el caso español esto, como acabamos de ver, no tiene que ver con proporcionarle menos recursos sino más (por ejemplo, España es uno de los países europeos que menos gasto público dedica a luchar contra el fraude y a obtener ingresos fiscales) y con emplearlos mejor y más al servicio de la creación de riqueza y bienestar, que es algo muy distinto a los recortes que se vienen realizando y que se quieren seguir llevando a cabo.  Fuente: Juan Torres López http://www.juantorreslopez.com/impertinencias/154-impertinencias-de-diciembre-de-2011/2543-no-sobran-funcionarios-sino-defraudadores

Escuela pública y libertad de expresión

Me he decidido a escribir una carta después de ver varios días a mis dos hijas profesoras tristes y cabizbajas. Las veo ir y venir, manifestarse con una camiseta verde, corregir, preparar clases, hablar con padres de adolescentes despistados... Siempre estuve orgullosa de que trabajasen en la enseñanza pública. El otro día les pregunté si habían conseguido algo. Una de ellas me respondió con desasosiego. Sí, que nos persigan por llevar la camiseta verde con el lema de "Educación pública de tod@s y para tod@s".
Yo que viví de niña una guerra y una posguerra en la que todo el mundo me decía "no te metas en nada y vivirás tranquila" recordé lo que era no poder manifestarse, no poder decir lo que uno pensaba, no poder quejarse, asumir sin rechistar...
Al parecer 200 personas han sido requeridas por la Junta Electoral de Madrid por acudir a las urnas con las camisetas verdes luciendo tan peligroso lema.
En otra ocasión unas profesoras se tuvieron que despojar de ellas y lucir sus interiores para poder entrar en su Dirección de Área Territorial. ¡Hasta hay tiendas en las que se prohíbe entrar a los que llevan esta prenda!
Me pregunto en qué país vuelvo a vivir al cabo de los años. Creí que no volvería a presenciar cómo se impedía la libertad de expresión y sin embargo, me cuentan mis hijas, hay varios profesores desplazados fulminantemente por haber salido en la prensa explicando que daban materias diferentes a aquellas para las que se prepararon, directores expedientados por permitir exhibir en sus centros pancartas contra los recortes, profesores que no pueden pasar con la camiseta verde casi ya por ningún sitio.
Espero que la crisis y la mayoría absoluta de un partido no den paso a un recorte en los derechos fundamentales que tanta sangre y que tanto tiempo han costado conseguir.
No quiero volver atrás, no quiero ver cómo mis nietos regresan a la mordaza y a la falta de derechos fundamentales, la educación y la libertad de expresión, incluidos.- Luisa Molina Maeso. El País 10-12-11.

jueves, 15 de diciembre de 2011

Gestha: "el 71% de la evasión fiscal anual la cometen las grandes empresas y fortunas de España"

Según un informe publicado ayer por el Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda, que también señala que un control efectivo del fraude fiscal eliminaría la necesidad de aumentar los impuestos y exigir nuevos sacrificios a los españoles.

España es el tercer país más defraudador en el ranking de economías sumergidas de la UE-15, con un 23,3% de su PIB, según un informe publicado por los técnicos de Hacienda (Gestha) que también señala la "poca ambición" del Ministerio de Economía y Hacienda en la lucha contra el fraude, ya que "dedica el 80% de la plantilla a la comprobación e investigación de los pequeños fraudes e irregularidades de autónomos, pequeñas empresas y de algún trabajador que haya olvidado alguna partida en su declaración", mientras que el 71% de la evasión la cometen las grandes fortunas y las grandes empresas.
Fuente:
http://tercerainformacion.es/spip.php?article31939

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Dar gato por liebre o el fin de la guerra civil y la traición de Casado

Mentiras y traiciones envuelven la historia de la sublevación del general Segismundo Casado en marzo de 1939, en contra del Gobierno de la República dirigido por el Dr. Juan Negrín. Engañó a los historiadores y “confirmó” los mitos esenciales de los vencedores.

En estos días tan tumultuosos políticamente el Ministerio de Defensa publica un libro cuya carencia se hacía sentir agudamente. Bajo la dirección y coordinación del catedrático Javier García Fernández aparece un grueso tomo titulado 25 militares de la República. Son biografías, escritas por otros tantos historiadores de primera fila, de una selección de generales o almirantes y jefes que permanecieron leales al Gobierno republicano en o después de la sublevación militar de 1936. Entre ellos figuran Aranguren, Asensio Torrado, Batet, Buiza, Casado, Cordón, Escobar, Gámir, Hernández Saravia, Hidalgo de Cisneros, Mangada, Martínez Cabrera, Menéndez, Miaja, Núñez de Prado, Pozas y Rojo. La lectura será imprescindible tras tantos años de desfiguración y desvirtuación de su papel en la guerra civil, acrecentadas en algunos casos por el malhadado  Diccionario Biográfico Español que en la nueva legislatura probablemente no tardará en distribuirse.

No se recupera el honor de todos los biografiados. Para uno al menos, y que el Diccionario ha tratado de salvar por todos los medios, la evidencia primaria documental de época lo hunde en las simas del embuste y de la traición. A muchos españoles de las generaciones más jóvenes su nombre no les dirá nada. Se trata del general Segismundo Casado, el hombre que el 5 de marzo de 1939 se levantó en armas contra una República a punto de colapsarse, que creó un sedicente Consejo Nacional de Defensa, que aglutinó en torno suyo a un pequeño arco de figuras de segundo o tercer nivel (salvo Miaja, el anciano socialista Julián Besteiro y el exsubsecretario de Gobernación y destacado miembro del PSOE Wenceslao Carrillo).

La sublevación casadista ha dado origen a discusiones sin cuento. También abrió inmensas heridas en las filas del exilio. Profundizó hasta límites infranqueables las divisiones entre socialistas, comunistas, anarquistas y republicanos. Estuvo basada en una patraña de Casado y en una estrategia política de Franco.

La patraña consistió en acusar a Negrín de hacer el caldo gordo a los soviéticos y sus sicarios españoles y de prolongar la guerra sirviendo exclusivamente el interés de Stalin. De aquí la subpatraña que la sublevación se llevó a cabo para impedir que Negrín y los comunistas se hicieran con el control de los mandos de lo que quedaba de Ejército Popular.

La estrategia de Franco consistió en engañar a Casado haciéndole ver que una rendición inmediata no provocaría represalias entre los mandos militares que no hubieran cometido delitos de sangre. Lo que había detrás es fácil de identificar: Franco deseaba evitar cualquier evacuación de dirigentes políticos, militares y sindicales. Para ello necesitaba que alguien hundiera, desde dentro, las pequeñas posibilidades de resistencia. Así podría liquidar fácilmente la flor y nata republicana.

Casado se tragó el anzuelo. Engatusó a sus compañeros haciéndoles ver que no tendrían que temer demasiado de la victoria franquista y buscó aliados para su golpe en unidades próximas a Madrid. Las encontró en el Cuerpo de Ejército de Cipriano Mera, probado líder anarquista y políticamente analfabeto. Aprovechó el sordo rencor contra los comunistas y manipuló a la Agrupación Socialista Madrileña.

Franco terminó la guerra en beauté, gracias a una operación político-estratégica que le permitió copar a una inmensa cantidad de dirigentes republicanos. También a la masa combatiente. Todos formaban parte de aquella Anti-España cuya eliminación física, política y psíquica había constituido el alfa y el omega de la rebelión de 1936. Casado se escapó a Inglaterra tras una serie de proclamas preconizando la resistencia numantina si no se recibían condiciones satisfactorias de paz. No las obtuvo.

En Londres, Casado escribió unas autojustificativas y falaces memorias, nunca traducidas al español. El manuscrito lo entregó el 21 de julio. Era profundamente anticomunista pero no ponía en solfa a las democracias occidentales que tan poco habían hecho por la República. Hay que sospechar que alguna mano foránea le ayudó en su concepción. Como tras el final de la Segunda Guerra Mundial y en el comienzo de la guerra fría los servicios secretos británicos le hicieron algunas ofertas, es posible que en 1939 ya estuvieran a favor de una labor de intoxicación.

Se conserva el borrador de una carta a Franco que Casado agregó a una misiva fechada el 9 de marzo de 1940 y dirigida al duque de Alba, a la sazón embajador en Londres. No se sabe si este la remitió a su destinatario, pero en ella Casado dejó constancia de la decepción que le había producido el comportamiento de Franco. El motivo de la carta fue el fusilamiento del general Escobar por quien Casado debió de tener un gran respeto. Acusó al Caudillo/ Generalísimo/ Jefe del Estado de haber faltado a la palabra dada. Una terminología dura entre militares.

Casado trapicheó como pudo, con trabajitos en la BBC, uno de los lugares en que los servicios especiales británicos solían aparcar a personajes y personajillos que pudieran ser útiles. Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, emigró a América Latina. Allí pasó más de 15 años, en parte tratando de volver a España. Cuando lo hizo, en septiembre de 1961, nadie le molestó, pero dos años más tarde se le ocurrió solicitar el reconocimiento de sus derechos pasivos y la máquina judicial militar se puso en movimiento. Se le trató con guante blanco hasta cierto punto, pero no obtuvo lo que quería.

Enfermo, encerrado en su piso madrileño durante años y años, fue apañándose con sus ahorros hasta que amenazaron con agotarse. Entonces entró en contacto con el Ministerio de (Des)Información. Se prometió un gran éxito económico de una nueva versión de sus memorias. El problema es que no se acordaba de los hechos de 1939. Tampoco podía ir a hemerotecas. No sabemos si desde el Ministerio, entonces regentado por Manuel Fraga Iribarne, alguien le echó una mano. Sí sabemos que le ayudó uno de los subordinados de Cipriano Mera, también anarquista, un tal Liberino González.

En consecuencia, la nueva versión acentuó hasta extremos delirantes la presunta conspiración comunista, la vesania de Negrín y la larga mano de Stalin sobre la República. Todo muy en consonancia con el furibundo anticomunismo anarquista y franquista y, en particular, las necesidades de la guerra fría. Ya se habían expresado en términos similares renegados comunistas tan caracterizados como Jesús Hernández, Enrique Castro Delgado y Valentín González, el Campesino. También los inevitables poumistas, a la cabeza de los cuales se situó Julián Gorkín.

Casado no quedó muy contento con el resultado, una indicación tal vez de que la nueva versión no era únicamente de su propia pluma, pero no tenía escapatoria. Enfermo y sin dinero, se sometió. Cuando se almuerza con el diablo conviene manejar una larga cuchara. Casado no la tuvo. Jugó con los hechos, engañó a historiadores, “confirmó” los mitos esenciales de los vencedores, encubrió la gran operación político-estratégica de Franco, fue corresponsable de la hecatombe final republicana y, como buen traidor, hizo todo lo posible por desfigurar sus huellas en la historia. Un historiador anglo-norteamericano, Burnett Bolloten, le creyó y sentó escuela. Sus colegas pro y neo-franquistas se frotaron de gusto las manos durante años.

Al final, si se encuentra la evidencia primaria relevante de época, los hechos del pasado quedan iluminados bajo nueva luz.

La pregunta es: ¿por qué ha habido durante tanto tiempo un segmento de la literatura que ha hecho caso a la versión de Casado, que siempre fue en sí inverosímil? La respuesta se encuentra, a nuestro entender, en la conjunción entre las necesidades ontológicas del franquismo, su dependencia de una mitología ad hoc y la ideología de la guerra fría.
De Ángel Viñas, El País 10-12-2011. Seguir la lectura aquí.

Leer más sobre el tema aquí.

Gabriel Jackson. 2008. JUAN NEGRÍN. Médico, socialista y jefe del Gobierno de la II Républica española. Edt. Crítica.

Enrique Moradiellos. Negrín. Biografía de la figura más difamada de la España del siglo XX. Barcelona: Península, 2006.

Búsqueda de libros aquí.

La última cumbre europea, consecuencias. Análisis por el economista Jorge Fonseca de la UCM.

Jorge Fonseca.
Catedrático EU de Economía Aplicada de la Universidad Complutense

El pacto fiscal de la cumbre de la Unión Europea apenas fue celebrado. El comportamiento errático de las bolsas después del anuncio refleja incertidumbre e inquietud, porque, después de tanta expectativa creada, la solución fue acordar un tratado que bajo el eufemismo de pacto fiscal recoge esencialmente lo que ya disponía el pacto del euro, y que España incluye desde septiembre en su Constitución: supresión del déficit fiscal. Esto significa recortes en pensiones, salarios, subsidios, sanidad y educación, con el fin de pagar la deuda. La deuda pública y, también, la privada gradualmente estatizada, que se generó para compensar con créditos la reducción de salarios de los últimos años, endeudando a las familias y alimentando la especulación financiera. El pacto fiscal se completa con armonización tributaria, una reforma laboral que creará condiciones de trabajo similares a las de China y la privatización de los sistemas sanitario y educativo, que encarecerá esos servicios esenciales sin resolver el problema del déficit. Tampoco el fondo de rescate de medio billón de euros atajará la crisis de deuda, pues sólo las de Italia, España y Grecia suman tres billones.

En pocas palabras, “más madera” a la hoguera neoliberal del precario Estado del bienestar, que fue la base de la prosperidad europea de posguerra. Los nuevos recortes provocarán más recesión, que generará más paro y menos capacidad de compra, reducirá la recaudación de impuestos y aumentará el gasto en seguro de desempleo, el déficit y la deuda pública (y la prima de riesgo que supone tasas de usura), forzando más recortes y un círculo vicioso hacia el abismo infinito. Este círculo, junto a cuantiosas ayudas a la banca, transformó el superávit fiscal de España de 2,2% del PIB en 2007 en déficits (4% en 2008, 11% en 2009 y 9% en 2010).

La estrategia que el directorio germano-francés impone a Europa recuerda a la que el FMI impuso al Gobierno argentino de la Alianza en 2000, en un contexto de recesión y crisis de la deuda provocadas por una política monetaria similar a la europea actual, que sobrevaloraba el peso (atado al dólar por el esquema de convertibilidad), lo que abarataba los productos importados que desplazaban a los locales, destruyendo masivamente fuentes de empleo y generando recesión y déficit comercial externo (igual que el euro fuerte en Europa, excepto en Alemania).

La Alianza, en vez de devaluar, forzó brutales recortes de gastos sociales (similares a los que se dan en Grecia) y aumentó el IVA, generando un círculo vicioso similar al descrito más arriba: recortes, recesión, más desempleo, menos recaudación, más déficit y deuda. El Gobierno, presionado por el FMI, sancionó en 2001 una ley del déficit cero (similar al pacto fiscal europeo) y otra de flexibilidad laboral, que agravaron la economía y la dificultad de pagar la deuda a pesar de sucesivos rescates del FMI, que en la práctica servían para facilitar la fuga de capitales desde el peso hacia el dólar (igual que el fondo de rescate europeo permite a bancos y especuladores un fuga de capitales del euro al dólar, con alto beneficio). Esto hundió el PIB, y el desempleo superó el 20% (más el 15% de subempleo), la pobreza el 50%, la deuda el 140% del PIB y la prima de riesgo los 5000 puntos. Los depósitos cayeron un 20% por el temor de quiebra bancaria, lo que empujó al Gobierno a decretar el corralito (retención de depósitos bancarios), lo cual provocó masivas protestas populares y forzó la dimisión del Ejecutivo.

En pocos días se sucedieron varios cambios de Gobierno que suspendieron el pago de la deuda y, posteriormente, anularon la convertibilidad peso-dólar con una devaluación del 40% y una nueva retención de depósitos (corralón), que provocó un brutal despojo a la población.

Es evidente la similitud entre las medidas acordadas por los gobiernos europeos y las que llevaron a Argentina al desastre en 2001. Ni siquiera la compra masiva de deuda por el BCE resolverá el problema de fondo si se acompaña con las mismas medidas neoliberales aplicadas en Argentina, que buscan abaratar salarios convirtiendo a un mileurista en dos quinientoseuristas en el vano intento de hacer competitiva la economía emulando a China en condiciones laborales. Privatizar la sanidad, la educación y las pensiones encarecerá esos servicios y los hará inaccesibles para muchos, y es pan para hoy y ruina para mañana, como muestran el sistema educativo de Chile, privatizado por Pinochet y hoy en grave crisis, o el de pensiones privados, que fue rescatado.

La alternativa es devaluar el euro (el modelo es el yuan chino; el euro sobrevalorado sólo beneficia a la banca y a grandes monopolios) para favorecer la competitividad y frenar la destrucción de empresas y empleos –que se desplazan a China– en toda Europa. También cancelar los recortes, mantener los salarios para generar demanda y, además, forzar una renegociación justa de la deuda, que previamente debe auditarse.

La actual estrategia que se está imponiendo en la Unión Europea nos lleva hacia el abismo económico y social, lo que provocará una fuerte reacción popular para defender derechos conseguidos en décadas. Paradójicamente, el intento de imponer un grave retroceso social desmontando el precario Estado del bienestar, además de causar graves daños a la población, puede ser también, como en Argentina, la sepultura del neoliberalismo.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Lise London, la última brigadista.

Hace 75 años, más de 35.000 hombres y un puñado de mujeres de 54 países llegaron a España para luchar contra Franco. Estaban convencidos de que si frenaban el fascismo podían evitar una guerra mundial. Esta es una historia de valor y solidaridad a través de la memoria de Lise London, la última mujer voluntaria con vida.

El Ejército del Ebro / rumba la rumba la rumba la / el Ejército del Ebro / rumba la rumba la rumba la / una noche el río pasó / ¡Ay Carmela! ¡Ay Carmela! / Y a las tropas invasoras / rumba la rumba la rumba la / y a las tropas invasoras / rumba la rumba la rumba la / buena paliza les dio / ¡Ay Carmela! ¡Ay Carmela!".

Cuando el compacto grupo de ancianos franceses con acento español y ancianos españoles con acento francés se arranca a entonar con rabia el vibrante himno de batalla de nuestra Guerra Civil, se hace un silencio doloroso y toca tragarse las lágrimas. Son los testigos de una historia que se acaba. Una gesta de ideales y lucha por la libertad que pronto, cuando sus últimos protagonistas desaparezcan, quedará enterrada en los manuales de historia. Hoy están aquí. Quizá por última vez. Tienen el pelo blanco y las manos nudosas como una vid; ondean sobre sus cabezas pálidas banderas tricolores; un centenar de veteranos de la guerra se han reunido esta tarde de noviembre en un rincón sin turistas de París en homenaje a los miles de camaradas que llegaron a este lugar hace justo 75 años, procedentes de 54 países, para alistarse en las Brigadas Internacionales y luchar durante más de dos años contra Franco en los frentes de Madrid, el Jarama, Guadalajara, Brunete, Teruel y el Ebro. Fueron más de 35.000. Casi un tercio reposa en España en tumbas sin nombre. Muchos iniciaron malheridos la retirada a finales de 1938 y murieron en campos de concentración franceses y alemanes. Los que sobrevivieron formaron una estrecha comunidad de sangre que nunca nadie ha conseguido romper.

Eran jóvenes y no eran soldados; nunca habían sostenido un arma; habían militado en el pacifismo y la solidaridad entre los pueblos. Eran unos soñadores. Metalúrgicos, estibadores, estudiantes, campesinos e intelectuales; aventureros, revolucionarios; activistas negros americanos y judíos perseguidos por los nazis. Por encima de su origen, combatir en la Península al Caudillo suponía para todos plantar cara a Hitler. Creían que la Guerra Civil era el primer asalto de una contienda mundial que se podría frenar si Franco y sus compañeros de viaje eran derrotados en España. Para los brigadistas, no se trataba de una simple guerra fratricida aislada en un país frontera con África. Era el aperitivo de la catástrofe. El tiempo les daría la razón.

Aquella guerra concluiría el 1 de abril de 1939 con el triunfo de Franco y los ejércitos del Eje y el éxodo de medio millón de derrotados; cuatro meses más tarde, Hitler, según el plan previsto, invadía Polonia; doce meses más tarde, Francia, y dos años más tarde, en mayo de 1941, la Unión Soviética. Cincuenta millones de personas perecerían en la II Guerra Mundial. La perspectiva que proporciona el tiempo confirma que los brigadistas fueron unos visionarios. Antes de que existieran el derecho humanitario y la declaración de derechos humanos, apostaron por la solidaridad internacional con un Gobierno legítimo cuya democracia estaba siendo pisoteada. Se adelantaron. Una idea que sintetizaría Artur London, brigadista hasta las últimas horas de la República y uno de los protagonistas de este reportaje, con una frase: "Se levantaron antes del alba".

Muchos eran parias de la tierra. Tenían poco que perder porque no tenían nada. Dieron un paso al frente aquel otoño de 1936. Rompieron con todo. Se convirtieron en proscritos en sus países de origen. Era un instante crucial en el que la democracia se resquebrajaba; no solo Alemania e Italia habían caído bajo el yugo del fascismo. En Polonia, Hungría, Rumanía, Grecia, Lituania, Bulgaria, Checoslovaquia, Austria y Portugal se estaban incubando regímenes dictatoriales. La extrema derecha había mostrado sus colmillos en Francia. En sectores del Partido Republicano estadounidense y el establishment británico se aplaudía a Hitler. En ese instante, la mitad de España se había rebelado contra el golpe de Estado del 18 de julio. La guerra había comenzado. La República carecía de ejército y lo improvisaba a diario; mientras, Franco, al mando de unas fuerzas fogueadas en África, había alcanzado en semanas los arrabales de Madrid. Hitler humillaba a las democracias y enviaba sus bombarderos contra los españoles saltándose los acuerdos internacionales. Para apaciguarlo, Francia y Reino Unido habían abandonado a la República. La Península ardía. El mundo asistía mudo a la tragedia. Dentro de ese macabro decorado, miles de hombres habían reaccionado y enfilado París como primera escala hacia España. ¿Por qué estaban dispuestos a jugarse la vida en un país del que no conocían ni la lengua? Artur London daría la clave: "En Madrid, el checo iba a luchar por Praga; el francés, por París; el austriaco, por Viena; el alemán, por liberar su país de Hitler, y el italiano, por expulsar a Mussolini de su país".

El número 8 de la calle de Mathurin-Moreau era en 1936 un descampado salpicado de barracones que albergaban sindicatos de izquierda y comités obreros. A ese París proletario comenzaron a llegar en octubre los voluntarios. Los partidos comunistas de todo el mundo (de los que había surgido la idea de crear las Brigadas a través de la Internacional, la organización que hacía de correa de transmisión entre las consignas de Stalin y sus cuadros) habían prestado su infraestructura como banderín de enganche. En esta calle comenzaría el largo viaje hasta el frente. Más allá, vencer o morir.

Aquí se levanta desde los años setenta la sede del Partido Comunista Francés, un bello edificio de hormigón y cristal proyectado por el arquitecto brasileño Oscar Niemeyer como regalo a sus camaradas franceses. Todo aquí remite al combate contra el fascismo. La plaza en la que desemboca el cuartel general comunista lleva el nombre de uno de los más legendarios veteranos de las Brigadas Internacionales: el coronel Fabien, líder desde 1941 de la Resistencia francesa contra Hitler y el primer partisano que acabó durante la ocupación con la vida de un oficial hitleriano. En este ambiente de familia nos encontramos con una de sus viejas camaradas de guerrilla, Cécile Le Bihan, viuda de otro mítico brigadista: el coronel Rol-Tanguy, el partisano al que se rindió el ejército alemán que ocupaba París en 1944. Cécile tiene 93 años; es una anciana erguida, digna y lúcida, con una boina calada hasta las sienes y la Legión de Honor en la solapa. Durante cuatro años se jugó la vida y la de su familia en la Resistencia contra la ocupación nazi. Pasaba documentos en el cochecito de su hijo (hoy ese bebé es un sexagenario que sonríe a su lado) y participó en sabotajes. Su compañero, Rol-Tanguy, es un héroe nacional en Francia. "Nunca olvidó España", relata Cécile; "afirmaba que la experiencia más grande y enriquecedora de su vida fue la Guerra Civil. Era un sindicalista, un hombre de acción. Me decía: 'Tengo dos patrias, Francia y España; nunca me he podido sacar a los españoles del corazón'. España era para Henri como esa bala que recibió en la espalda en el frente del Ebro, se le quedó alojada en el omoplato y no le pudieron extraer: era parte de él".

-¿Por qué se enroló en las Brigadas?
-Quería aprender a luchar contra el fascismo y enseñar a otros. Se empeñó en ir a Madrid. Era un tipo duro, un metalúrgico. No era un idealista, era un militar. Sabía que el siguiente capítulo de aquella tragedia era París. Y no se conformaba. Quería estar en primera línea; volvió de España herido. Nos casamos en abril del 39. Un año más tarde, Hitler invadía Francia y volvió a combatir.

Aquellos jóvenes brigadistas que comenzaron a concentrarse a mediados de octubre de 1936 en París eran tipos jóvenes, grandes, ruidosos, románticos, vitales; sin gran formación (aunque hubiera entre ellos un grupo de escritores como Malraux, Hemingway, Orwell o Koestler), pero muy politizados; gente del pueblo, directos, juerguistas; cariñosos con los españoles que los recibían como salvadores. Se sintieron como en casa. Tras escuchar las grabaciones con decenas de testimonios de brigadistas, leer sus memorias y charlar con los supervivientes y sus familias, se advierte un hecho sorprendente: nunca renegaron de su aventura española; los veteranos recordaban los años de la Guerra Civil como los más enriquecedores, intensos y altruistas de su vida.

No había amargura en sus palabras. Ninguno se quejaba del pobre armamento e instrucción que recibieron; las penosas condiciones de vida en el frente; la crueldad de las batallas. No hay ninguna crítica a la discutible conducción política y militar de la guerra por parte de la República. Ni siquiera a su retirada de España como moneda de cambio. Para ellos, la única tragedia fue abandonar a los republicanos a su suerte. Me lo confirma la hija de uno de ellos que prefiere no dar su nombre: "Mi padre me contaba que cuando la República decide a finales de 1938 que los brigadistas se vayan para intentar un agónico acuerdo de paz, estos no querían que los españoles les dieran las gracias; las daban ellos por haber tenido la oportunidad de compartir el ideal de la República. Los brigadistas eran muy queridos en España. Llegaron aclamados por el pueblo, y cientos de miles de personas les despidieron entre flores de la misma forma el 15 de noviembre de 1938 en la Diagonal de Barcelona. Algo bueno debieron de hacer. Consideraban a los españoles sus hermanos. Por eso, los tres centenares que vivían en 1996 aceptaron como un honor la decisión del Gobierno de Felipe González de concederles la nacionalidad española".

De los más de 35.000 voluntarios extranjeros que lucharon en nuestra Guerra Civil no quedan más de veinte. Los más jóvenes han superado los 90 años...

Leer todo aquí en el País de 11-12-11